Connect with us

De Todo Un Poco

“¡Vamos a festejar la vida!”, dice Branco tras vencer al covid

El exdefensor brasileño Branco, campeón del mundo en 1994, llamó a “festejar la vida” luego de dejar el hospital de Rio de Janeiro donde estuvo internado casi tres semanas por un cuadro grave de covid-19.

“¡Vamos a festejar la vida!”, dijo Claudio Ibraim Vaz Leal, más conocido como Branco, al programa Fantástico de la cadena Globo transmitido la noche del domingo.

“Quiero agradecer al pueblo brasileño, fueron muy bonitas las oraciones que hicieron por mí”, agregó el exlateral izquierdo.

Branco dejó el hospital Copa Star de Copacabana el sábado, un día antes de cumplir 57 años.

El exjugador estuvo recluido desde el 17 de marzo e incluso llegó a estar intubado por un “cuadro grave” del virus, según informó la clínica.

“Estaba muy, muy mal”, contó el antiguo camisa 6. “El trabajo del equipo de médicos, de enfermeros (…), tuve una asistencia espectacular”, añadió.

Tras recibir el alta hospitalaria, Branco fue conducido junto a su esposa e hijos a la base de la Confederación Brasileña de Fútbol, donde oficia como coordinador de las selecciones de menores, para recibir un homenaje.

En la fachada de su sede, la CBF instaló una pancarta con una imagen del exlateral vestido con la verdeamarela y portando la bandera brasileña.

“Que su ejemplo de superación inspire a los brasileños en la lucha por la vida”, reza un mensaje que acompaña el cartel.

Hombre destacado del Brasil tetracampeón en Estados Unidos-1994, Branco se habría contagiado en un viaje con la ‘Canarinha’ sub-18 a la ciudad de Recife (nordeste), en momentos en que Brasil, con más de 330.000 muertos, vive la peor arremetida de la pandemia.

Con pasos en grandes equipos brasileños como Corinthians y Flamengo, el exzaguero ganó fama involuntaria al protagonizar el episodio del “Agua bendita” durante el encuentro de octavos de final de la Copa Mundo de Italia-1990 en el que Brasil perdió 1-0 con la Argentina de Diego Maradona.

En el primer tiempo, Branco bebió agua de los bidones ofrecidos por el entonces utilero y masajista argentino Miguel Di Lorenzo y afirmó que luego empezó a sentirse mareado.

Tras el juego, denunció que el agua podría haber tenido alguna sustancia, lo que fue negado por Di Lorenzo.

Años después, en 2004, Maradona avivó la polémica al decir, en un programa televisivo y entre risas, que “alguien” le echó un somnífero al agua, lo que dejó “totalmente boleta (desorientado)” a Branco.

El entrenador de la albiceleste en el Mundial de 1990, Carlos Bilardo, negó lo dicho por el fallecido 10. AFP (HN)