Connect with us

De Todo Un Poco

El Elche rentabiliza la depresión del Sevilla

El Elche supo rentabilizar la depresión de un Sevilla apático y sin chispa para sumar tres puntos (2-1) que le permiten mantenerse vivo en la lucha por la permanencia y, de paso, profundizar en la crisis del equipo hispalense.

El equipo de Fran Escribá, que solo pasó apuros en los últimos minutos, supo esperar su momento, ya en el tramo final del encuentro, para golpear a su rival, que tras el primer contratiempo no tuvo capacidad para levantarse de la lona.

El conjunto de Julen Lopetegui, pese a los nueve cambios con respecto a la Copa, arrancó el encuentro a un ritmo lento y sin energía, como si no hubiera superado el impacto anímico de los últimos resultados negativos.

El Elche, pese a sus problemas clasificatorios, se sintió muy cómodo en todo momento ante el juego previsible y plano de su rival, incapaz de conectar al partido a De Jong, Ocampos o Munir.

El equipo ilicitano, ordenado y solidario sin balón, no tardó en detectar la apatía y falta de ideas de su rival y comenzó a producir llegadas, sobre todo por los costados. Guido Carrillo, de cabeza, y Guti, tras un rechace, buscaron el gol, aunque sin acierto.

Con el paso de los minutos, el Sevilla monopolizó la posesión del esférico, pero solo fue capaz de generar sensación de cierto peligro a balón parado en un lanzamiento de falta de Escudero y un remate de cabeza de Rakitic, tras un saque de esquina, que no encontró la portería de Badía.

El Sevilla se desperezó en el inicio del segundo tiempo, cuando Munir, con la ayuda de un defensor, puso a prueba los reflejos de Badía.

Sin embargo, la mejor ocasión del partido la tuvo el Elche en las botas de Lucas Boyé. El argentino robó la pelota a Gudelj en zona de máximo riesgo y se marchó solo ante Vaclik, pero el disparo del ariete lo despejó el portero checo con un pie.

Lopetegui intentó despertar a su equipo con un triple cambio tras dar entrada a Torres, Jordán y Acuña. El Sevilla, en el que ganó protagonismo Papu Gómez, logró acelerar el ritmo del juego e inclinó el partido hacia el área ilicitana, aunque sin ocasiones.

Pero el Elche no se asustó y respondió con contundencia. Una conexión entre Guido Carrillo y Fidel la aprovechó Raúl Guti para marcar con un disparo cruzado.

El Sevilla no tuvo apenas tiempo para reaccionar ya que cinco minutos después Guido Carrillo, de cabeza, anotó el segundo con suspense, ya que tuvo que ser el VAR el que avisara al colegiado de que el balón había rebasado la raya de gol.

El segundo tanto espoleó por fin al Sevilla. En-Nesyri, tras un pase a la espalda de la defensa, tuvo la opción de recortar distancias, al igual que Oliver Torres, cuyo disparo ajustado al palo fue despejado con acierto por Badía.

El acoso final del Sevilla tuvo su premio con el gol de De Jong, tras un centro de Acuña, para maquillar el resultado. EFE. (JL).