Connect with us

Fútbol Internacional

Marquinhos: Con Tuchel llegué a un nivel que nunca hubiese imaginado

Baluarte del París Saint Germain (PSG) y de la selección de Brasil, el defensor Marquinhos confesó que Thomas Tuchel, su anterior entrenador en el club parisino y actualmente en el Chelsea, le hizo progresar a un nivel que “nunca hubiese imaginado”.

En una larga entrevista a la revista francesa ‘So Foot’, el exjugador del Corinthians y Roma también confiesa su lado más personal: prefiere ir a entrenar en taxi que en el Ferrari que se compró en 2013, que apenas usa y considera “un capricho de joven futbolista”.

“Respeto siempre las decisiones de los dirigentes, solo puedo decir que con Tuchel (cesado hace un poco más de un mes) he progresado mucho, he llegado a un nivel que nunca imaginaría, me ha hecho mejor jugador (…), pero en el fútbol todo va más rápido, tal vez muy rápido”, opina.

Con el técnico alemán, el internacional brasileño, central durante toda su carrera, se desempeñó gran parte de la temporada como medio centro.

“Jugando en el centro el peligro puede venir de cualquier lado, hay menos espacio, más incertidumbre y menos tiempos para pensar, me ha servido para mejorar mis cualidades de defensor, analizo más rápido lo que pasa”, añade.

Marquinhos, de 26 años, asevera que “no está en (su) ADN hacer lo que le dé la gana” fuera del campo: “Nunca tuve un comportamiento fuera de tono, preguntad a mis padres. He tenido una educación que me ha inculcado gran sentido de responsabilidad”.

Su colega de selección y de club Neymar ha sido criticado en varias ocasiones por su vida disoluta y por polémicas como la que trabó con el defensor español del Marsella Álvaro González, con quien ha intercambiado provocaciones en los últimos meses desde que el brasileño le acusase en septiembre de racismo.

El último dardo fue el 14 de enero, cuando Neymar se mofó de González cuando venció la Supercopa de Francia frente al Marsella.

“A Neymar le gusta dar espectáculo tanto dentro como fuera del campo. Es su manera de ser, le gusta provocar y, como tuvo ese problema con el jugador del Marsella ha bromeado un poco, nada más. Si se hubiese pasado (Neymar), yo le hubiese dicho algo, por su bien. Él sabe que le tengo mucho cariño”, dice.

Contrariamente a muchos de sus colegas de la elite del fútbol, Marquinhos evita signos de ostentación.

Cuenta que el Ferrari que compró en 2013, cuando fichó por el club parisino, lo usa “muy poco”, solo con la familia y amigos, y explica que no lo vende porque en su momento fue “un sueño que se materializaba” fruto de un “capricho de un joven jugador. EFE. (JL).