Connect with us

Más de Honduras

Rolando Vega: “Es momento de decir adiós al arbitraje”

Nacido en Cofradía, Cortés hace 45 años, el juez asistente Rolando Vega, se retira del arbitraje nacional con la conciencia tranquila de la labor realizada durante 15 años y medio y 295 partidos de Liga, en un historial que muy pocos pueden presumir, pero ya era el momento del adiós y él así lo entendió.

Lo bueno es que la comisión de arbitraje lo premio con su retiro con su cuarta final, la primera decisiva el domingo anterior en el estadio Yankel Rosenthal, donde el trabajo de la cuarteta fue impecable: “quería seguir, pero las autoridades han determinado que ya es tiempo de dar paso a los nuevos jueves asistentes que llegan al arbitraje como yo lo hice en 2003, invitado por unos amigos y que me fui formando en  cursos y charlas presenciales en San Pedro Sula”, apuntó.

Todo comenzó de la necesidad de tener árbitros de niños en su natal Cofradía, donde  le ofrecieron que ayudara en el tema, no se negó, lo hizo de central y luego vinieron los cursos y las invitaciones de personalidades ligadas al arbitraje como el ex internacional Efraín Vindel y luego el apoyo de René Alidio Hernández. “ellos marcaron mi carrera, allí entendí que mi camino era el arbitraje pero como línea, estaba el tema del porte, habían árbitros más grandes y de mucha experiencia como Oscar Javier Bardales, Vivian Rodríguez, Carlos Rodríguez Luna, Lucinio Rodríguez y otros, pero si había oportunidad como asistente y la aproveché·, recordó.

A pesar de su gran experiencia nacional nunca fue tomado en cuenta en el campo internacional, “en lo personal me asombró pero lo tomé a bien. Las autoridades mandan, aunque siempre me pregunté con mi familia del porque no, pero siempre cumplí las disposiciones que ellos decidieron”, apuntó.

No olvida su debut el 11 de agosto del 2005 en Puerto Cortés, un partido soñado: “no dormí como tres días, pero un amigo periodista de aquí me invitó a su programa y eso me calmó, pero había mucho nervio esa tarde. al final fue un partido bien llevado por los árbitros, recuerdo que ganó el Vida 1-0”, dijo sonriente.

Como todo árbitro tiene anécdotas curiosas, jocosas y de todo tipo, quizás la más difícil fue la de la supuesta pistola que andaba en un juego Real España-Universidad en el estadio Morazán: “ese hecho me llevó al apodo de pistolero, la afición y hasta la prensa me hacía burla por ese hecho, pero realmente nunca he tenido un arma en mis manos. El asunto fue que el asistente de la Universidad Javier Núñez y su preparador físico, Luis Cabrera llegaron después del juego a insultar al central Oscar Bardales, yo estaba con una llamada y la corté, metí el celular en la bolsa y llegué a defender a mi compañero,  ellos pensaron que lo que había guardado era una pistola, pero no es cierto eso”, recordó.

Fue tanto el escándalo de ese partido del 10 de octubre del 2006 que la comisión de disciplina lo castigó de oficio: “en todos lados me gritaban pistolero, yo me reía o me hacía el loco y seguía en mi trabajo, pero un señor que cuidaba el estadio Morazán que vio el momento de la discusión con la gente de la Universidad fue invitado a declarar y él dijo que era mentira de lo que me acusaron, pero el mote se quedó allí. la gente me decía ajá hijo de tal por cual, andas armado, no importa, ya vas ver lo que te va pasar. Al tiempo em encontré a Luis Cabrera en el estadio Olímpico y le dije que dijera la verdad delante de los periodista y no quiso aceptar que ellos lo habían inventado”, dijo sonriente el ahora ex árbitro.

Otra vivencia curiosa la vivió en un partido entre Atlético Olanchano y Victoria en el estadio Rubén Guifarro de Catacamas en donde le lanzaron un ladrillo: “soy tan flaco que me quedé asustado del pulso de ese aficionado, impresionante, al final el equipo local perdió 2-1 ante Victoria, pero si recuerdo ese ladrillazo en el codo”, dijo.

También recuerda que siempre lo confundían con su colega Omar Leiva, lo que el valió problemas en Santa Rosa de Copán: “una vez Leiva se equivocó o perjudicó al Deportes Savio en su estadio. La siguiente semana me nominan a mi,  me toca indicarle al central de un penal a favor de Real España que si era falta de once metros. En eso llegó el profesor Hernán García (QDDG) y los jugadores a decirme que ya no me iban a soportar esto, ya que una semana antes también los había perjudicado. Me confundieron con Leiva, pero vale más que el presidente del club Sergio Reyes (QDDG) en forma caballerosa se fue a disculpar en nombre del equipo porque me habían confundido con el compañero”, recordó.

En esa anécdota se suma otro partido donde iban ambos, Leiva y él a dirigirle un juego al Deportes Savio: “Leiva no quería fuéramos junto a saludar al profe, pero lo convencí y estando frente él nos vio a los dos y entendió que sucedió antes, pero no dijo nada. Para muchos somos como gemelos pero realmente no, tal vez flacos y de peinado similar”, comentó.

No desperdiciamos la oportunidad de consultarle el tema de moda, sobornos en la historia del arbitraje, refiriendo que él no tiene prueba de ello: “jamás me ofrecieron sobornos en mi carrera de quince años, por eso no tengo prueba de ello. No puedo hablar por lo que vivieron mis colegas como Omar Leiva y Gaspar Molina, sin pruebas no puedo hablar. Yo jamás recibí ningún obsequió de ningún equipo, incluso el balón de despedida fueron mis compañeros de la final que lo consiguieron con el equipo campeón. Agradezco el gesto pero yo no lo pedí porque nunca me gustó deber favores, a mis hijos los educo como lo hicieron conmigo, donde la honestidad y rectitud ante todo”, aseveró.

A pesar de que lucía nostálgico por el adiós al arbitraje ha aceptado su nuevo rol de ex árbitro, aunque espera estar  de cerca de los futuros árbitros para apoyarlos como lo hicieron con él:  “tocó decir adiós ahora me dedicará a negocios propios, mi familia tiene un vivero, pero yo debo hacer otras actividades para vivir sanamente , me voy agradecido por todo lo bueno que viví en el arbitraje”, concluyó. (GG)  

 

 

.