Connect with us

Más de Honduras

Doloroso adiós a grandes del fútbol hondureño

Un legado inolvidable han dejado varios futbolistas que han sido llamados a la paz de Nuestro Señor en este 2020, el recuerdo queda en la mente y retina de los que tuvimos el honor de verlos jugar de una forma extraordinaria en canchas nacionales e internacionales durante su época de apogeo en el fútbol nacional.

También se marcharon entrenadores destacados como Hernán García  e íconos de los clubes ceibeños como Francisco “Pololo” Sevilla de Vida y Hernán “Nango” Martínez de Victoria.

En otros deportes, Honduras sufrió el más grande impacto con la muerte del rey del jonrón, Horacio “Chito” Reina.

La más grande baja del 2020 es la del recordado ex mundialista de España 1982, José Roberto Macho Figueroa, quien cayó abatido por un infarto el 26 de mayo en San Francisco California, Estados Unidos, donde radicó desde hace más de tres décadas. El famoso “patada de mula” como lo bautizaron en el Real Murcia de España ya no volverá  a fusilar a ningún portero con su potente remate de derecha. El 10 de Honduras en el Mundial de España 1982 y leyenda del Club y Social Vida, ya no sonreirá más ni mostrará su tradicional humildad que siempre tuvo desde que llegó al  cuadro rojo a mediados de los setentas. “Macho” representó para nuestra generación a un Carlos Pavón o David Suazo de esta época, el goleador de la Selección, el internacional orgullo catracho que llevó al Real Murcia a primera división, que se codeó con los grandes y que nunca cambió su forma de ser.

Otro grande de la historia, de los primeros legionarios y uno de los mejores zagueros de la historia, Wil García, falleció el 24 de julio a los 87 años en la ciudad de Nueva York. Nacido en el Club Municipal y luego afamado en el Abacá pasó al Federal y luego al Olimpia donde se inmortalizó y viajó al Lusitano de Évora de Portugal junto a Enrique “Coneja” Cardona. Fue indiscutible en la Selección Nacional en su época de jugador.

En otros deportes, es imposible olvidar al rey del jonrón, don Horacio “Chito”· Reina, quien además de gran jugador de béisbol de la Selección de Honduras y la Fuerza Aérea Hondureña, fue un caballero del deporte que nos dejó el ejemplo de humildad y superación que muy pocos atetas tienen. La muerte le sorprendió al recordado jonronero el 30 de abril en Tegucigalpa.

 

Otra muerte muy dolorosa se dio el 5 de marzo, Hernán “Temerario” García luchó desde el 2002 con un cáncer de vejiga, lo superó un tiempo pero no pudo más y entregó su Alma al Creador. Hernán fue un hombre de mucha fe, la misma que le inculcó su madre, doña Lastenia Martínez (QDDG), quien desde niño le creó la devoción a Dios, la Santísima Trinidad y María Santísima, lo que le hizo ser un ser humano bueno que vivía en paz y con la presencia de Dios. Al momento de su muerte era el técnico del Boca Juniors de Tocoa de la Liga de Ascenso. Como jugador tuvo un brillante paso por el Marathon, campeón de 1979, aunque jugó además para Broncos, Real España y Sula de la La Lima. Además fue seleccionado nacional en la hexagonal que nos llevaría al mundial de España 1982.

El 7 de septiembre se dio otra gran baja del fútbol nacional, el goleador del Vida, Victoria, Super Estrella y Marathon en la décadas de los ochenta y noventa, Cipriano Dueñas, falleció lamentablemente en la ciudad de La Ceiba en medio de una crisis sanitaria grande, donde tuvo que lidiar con la diabetes y otras complicaciones, terminando su vida en forma lamentable y triste. Lo más importante de Dueñas lo vivió en las canchas deportivas de Honduras, siendo uno de los animadores más grandes del fútbol nacional anotando goles inolvidables, pero además en el Pérez Zeledón de Costa Rica y Dragón de El Salvador, donde también dejó su huella como legionario.

Otra sorpresiva muerte fue la del legendario delantero del Marathon, campeón en 1979 con Ángel Ramón “Mon” Rodríguez y en 1985 con Gonzalo “Chalito” Zelaya, Jorge Alberto “Cuca” Bueso, quien falleció de un infarto en La Lima, Cortés el pasado 29 de noviembre. El “Cuca” Bueso fue verdugo de equipos como Olimpia y Real España,  anotándoles goles decisivos en los distintos clásicos, ya sea en San Pedro Sula o Tegucigalpa.

Otra impactante muerte del 2020 fue la del ex capitán campeón con Platense FC en 1965, Roosevelt Garbutt (79), quien pereció a causa del COVID-19 en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos el pasado 11 de abril. El ex defensor se había mudado desde hace años a Nueva York, EEUU, pero realizaba visitas esporádicas a Honduras. Garbutt también defendió la camiseta de la selección de Honduras en la década de los 60, jugando las eliminatorias al mundial de México en 1970.


También en Nueva York, Estados Unidos, pero el 31 de marzo llegó la triste noticia del fallecimiento del ex jugador hondureño, Geovanni “Mirandiña” Smith por Coronavirus, incluso su sepelio fue rápido y sin familia en esa ciudad norteamericana donde residía desde hace algunos años como confirmaron sus parientes más cercanos.  “Mirandiña” fue un pimentoso futbolista que jugó para el Independiente FC de San Pedro Sula dirigido por Roberto “Che” Scallese y Flavio Ortega y que participó en Liga Nacional entre 1981 y 1982 con el mote de los “millonarios”.

De un cáncer terminal falleció el 8 de abril, el recordado zaguero del Broncos y de la Universidad,, con quién fue subcampeón nacional en 1983, Samuel “Chucho” Armijo, quien posteriormente fue entrenador en Liga de Ascenso, siempre con su adorado Broncos.

 

Ïcono del Vida de La Ceiba, campeón como utilero, el famoso Francisco “Pololo” Sevilla nos abandonó sorpresivamente por un infarto el pasado 9 de julio, en un hecho que dejó con profunda tristeza a la familia del Vida. Un día después su esposa también falleció de la misma causa. “Pololo” fue participe de los títulos del Vida en los ochenta como parte de la utilería del club y murió pensando que ya se acercaba otro título para los rojos.

Otro impacto doloroso en La Ceiba fue la partida del recordado Hernán “Nango” Martínez, un verdadero ícono del Club Deportivo Victoria por más de 40 años desde que ascendió el Club por segunda vez a Liga Nacional en 1977 hasta su bajada en 2017 a la Liga de Ascenso. La noticia inesperada sucedió el 8 de septiembre en el hospital Atlántida de La Ceiba, donde por la Covid 19, el recordado “Nango” Martínez entregó su alma al Creador, después de luchar como un guerrero hasta el final, pero su cuerpo no resistió más y dejó a su familia y amigos sumidos en la tristeza. (GG)