Connect with us

Más de Honduras

Un inspector de policía goleador

Fotos: Estudio 0703

El fútbol es una pasión en Honduras, muchos jóvenes sueñan con jugar en Liga Nacional, pero además tienen otras aspiraciones que también pueden ser compatibles con la práctica del rey de los deportes,

Hoy contaremos la historia de un inspector de policía que ha cumplido ambos sueños, seguir en su pasión policial como profesional y además jugar con Real de Minas en Liga Nacional.
Su nombre es Williams Orlando Moncada Torres, nacido hace 29 años, en Jutiapa, Danlí, quien desde niño quiso jugar fútbol y hacerlo profesionalmente y cumplió ese sueño ante los lobos de la UPNFM el pasado 31 de octubre: “el futbol me gustó desde niño, mi sueño era jugar en primera división, pero no tuve la oportunidad de hacerlo en ningún equipo de reserva, pero poco a poco se me fue dando el fútbol, ya que exactamente a los 17 años, en mi último año de secundaria había un equipo de Segunda División en la zona, el San Isidro, allí ocupaban menores de edad para formar parte del mismo, fuimos aprobarnos con otro amigo. El técnico era Ramón Aceituno”, recordó

A pesar de esa brillante oportunidad  lamentablemente tuvo que decidir muy joven entre su sueño de ser cadete y policía o jugar fútbol: “no pude debutar en esa fecha porque  se acercaba los exámenes en la Academia Nacional de Policía, otro sueño de niño, ser oficial porque me inspiraba mucho cuando miraba desfilar a los cadetes y los oficiales, por eso en 2010 me sometí a las pruebas, logrando mi otro gran anhelo de niño”, confesó.

A pesar de que dejó ir la posibilidad de jugar en la Liga de Ascenso no abandonó la idea de jugar en los tiempos justos al fútbol, y es que el gol lo tenía marcado en su mente y alma: ” en la Academia formé parte del equipo de fútbol, incluso fui el capitán. Recuerdo que en mi segundo año de estudio se realizaron los juegos universitarios, allí participamos e hicimos un gran torneo, quedamos eliminados en semifinales por la UPNFM dirigida por Arnold Cruz”, agregó.

En ese momento tomó otra decisión difícil, se le presentó la posibilidad de ir a unos juegos universitarios invitados por Arnold Cruz, pero de nuevo su amor por la policía parecía cerrarle el camino en el fútbol: “estaba en mi casa, en mi descanso de ese tiempo y de pronto leo en Diario La Tribuna la convocatoria de Arnold Cruz para viajar a unos juegos en Brasil, allí apareció mi nombre y la del portero. En eso me llamó Marco Tulio “Tundy” Medina , el encargado del equipo de la Academia que me presente a Tegucigalpa para aceptar el viaje, pero lo pensé mucho, era apenas mi segundo año, allí no hay mucho chance de permisos, por los estudios y decidí no ir por no abandonar o complicar mi carrera policial”, aseveró.

Ese segundo momento fue meditado, aunque en el fondo quería ir a jugar, pero pensó en su futuro, además Dios y la vida le darían otras opciones y así fue, le llegó el chance en el Estrella Roja:: “en mi cuarto año en la Academia, que ya tenía el rango de alférez y policía próximo a salir, me surge  otra oportunidad cuando un amigo me invitó en un día libre a un colectivo del Club Estrella Roja de Danlí, yo estaba libre, pero tenía que irme esa misma noche a Tegucigalpa. Jugué y anoté goles, pero me fui después del juego. En pleno viaje recibí una llamada de un directivo, invitándome a que fuera parte del equipo, le expliqué mi situación que no podía entrenar y que jugaría en mis días libres”, acotó.

Moncada fue muy sincero y les dijo que ya era un cadete activo y que tenía muchas aspiraciones policiales y que le era imposible estar a tiempo completo: “uno tiene compromisos porque uno debe estar al servicio del pueblo en cualquier momento. Lo bueno es que ellos aceptaron mis condiciones, y me pidieron fotos y datos generales para inscribirme. Estuvimos un campeonato en la liga Mayor Pedro Nufio, al año siguiente ascendimos a segunda y la mayoría de goles yo los aportaba. No entrenada con ellos solo iba a jugar, algunos técnicos sabían de mi capacidad física, pero otros no, pero al verme en los entrenos aceptaron y me aconsejaron correr todos los días”, dijo.

Un hecho significativo que marca su futuro en el fútbol es la participación en la Copa Presidente, allí fue su vitrina definitiva, hasta clubes grandes el país quisieron ficharlo: “me llegaron oportunidades de varios equipos, eliminamos al Olimpia en Danlí, pero perdimos en semifinales con Marathon. De allí hubo propuesta de ellos para hacer la pretemporada, pero por mi trabajo no pude, y dije una vez más, no, porque tengo claro que yo amo a la institución policial, me gusta mucho su labor de servicio. Aquí está una parte de mi vida, ese era mi sueño, que se me diera la oportunidad de estar en la institución policial y practicar el fútbol, tal como los he llevado a ambos”, señaló.

 

Pero no todo estaba dicho en el fútbol, Dios le tenía preparada otra sorpresa, debutar en Liga Nacional, quizás en el momento menos esperado, pero por fin lo hizo y le cayó como cumpleaños el pasado 31 de octubre: “el debut siempre soñado, aunque uno como delantero desea que sea con gol, pero mi vino como regalo de mi cumpleaños 29. Fue una experiencia inolvidable, le doy gracias al profe Israel Canales y a la directiva por la oportunidad, de jugar. Para mi es complicado cumplir como cualquier otro jugador, pero desde el inicio de la invitación se lo dije al gerente, llegué a pretemporada porque estaba de vacaciones, pero justamente se terminaron, aunque espero jugar más partidos, de alguna manera se podrá seguir cumpliendo este sueño” apuntó.

Ese debut es inolvidable, incluso sus superiores en la policía nacional lo felicitaron por esa primera actuación en Liga Nacional: “la mayoría lo vieron bien, me felicitaron y me apoyan, ya que un miembro los represente a ellos en la Liga Nacional. Pese a ello tengo mis aspiraciones en la institución y es llegar a ser general director de la policía nacional”, indicó.

Sin duda alguna Moncada es un apasionado de su carrera policial, ha transitado un camino importante en su pasión: “tengo una licenciatura en investigación criminal (4 años),  allí cursé 64 clases de todo tipo, policiales mezcladas con derecho. Actualmente salí de mi curso de ascenso de seis meses de estudio para actualizar y aprender otras cosas, sacando post grados. La meta siempre es ser un profesional en lo que desempeñamos.  Logré mi ascenso en base a mi labor policial, cumplir con los  derechos humanos, este es un  proceso de cinco años. En el transcurso se nos dan capacitaciones en el país y en el exterior”, comentó.

 

Y es que ser policía no es solo tener la ilusión y el gusto, Moncada ha demostrado que hay otros puntos muy importantes que él ha sabido llevar: “en nuestra labor tenemos que darle atención a los  ciudadanos, desde cosas personales o situaciones como cuando hay que auxiliarlos en un tema de un carro descompuesto u otros percances. Hay que ser solidario con el ciudadano, un ejemplo de ello es lo que estamos viviendo en esa crisis de huracanes, donde nos toca atender a muchas a personas que han sido afectadas. Da mucho dolor ver niños y ancianos que perdieron todo y uno como institución de servicio siempre se solidariza apoyándolos en colaborarles en sacar  sus cosas. Lo más triste es sacar niños, ancianos y hasta salvar animalitos, pero es nuestra labor, servir y proteger, la que hacemos con mucho gusto y cariño, por eso es muy lindo pertenecer a la institución policial, porque nos identifica con el pueblo, ojalá salgamos adelante de esta crisis.

El inspector William Moncada no quiso terminar  esta bonita historia sin enviar un mensaje a los buscatalentos del fútbol nacional, ya que generalmente solamente se fijan en jugadores de las grandes ciudades del país, pero en mucha plazas humildes hay talentos perdidos que tienen muchas ilusiones de ser parte de los clubes profesionales y la selección nacional: “muchos jóvenes de lugares donde no hay apoyo han quedado con las ganas de ser futbolistas profesionales. Hay muchos de buena calidad para jugar en Liga Nacional, necesitamos apoyo para estas zonas como El Paraíso, ya que el fútbol está un poco abandonado. Necesitamos  personas que aprovechen ese semillero. Me pongo de ejemplo, debutar en primera división es algo inolvidable para mi familia, mi esposa y mi hija. Yo he tenido esa dicha y espero que muchos paisanos hagan lo mismo, cumplan sus sueños lógicamente todo requiere sacrificio y voluntad”, finalizó. (GG)