Connect with us

Fútbol Internacional

Razones que pesarían para salida de Rueda de Selección de Chile

La derrota con Venezuela por 2 a 1 caló profundo en Chile, al punto de ser tema de conversación en medio de otras discusiones importantes por la situación social y los efectos de la pandemia que golpean al país andino. Sin embargo, ha habido tiempo en los medios y las redes sociales para discutir las consecuencias de lo que se ha consignado como “histórico”, pues nunca se había perdido en eliminatorias frente a la “vinotinto”. Por lo anterior la discusión de hoy se instaló en el cuestionamiento de si Rueda debe seguir o no de la Selección.

Si bien el actual Director Técnico de la Selección de Chile, Reinaldo Rueda, tiene contrato hasta el fin de las eliminatorias, su vínculo fue firmado durante una presidencia anterior, lo que ha traído diferencias en su relación con la actual directiva. Según trascendidos la comunicación entre el actual presidente de la ANFP, Pablo Milad y el colombiano es nula. Además, se suma que el estratega no estaría conforme con el proceso administrativo que ofrece la actual directiva y estaría mirando de reojo a su natal Colombia.

1- Sin respaldo firme de la conducción

Hay que recordar que Reinaldo Rueda llegó a trabajar a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) cuando el organismo era presidido por Arturo Salah. Tras la salida del timonel, Rueda nunca más logró encajar de una forma afectiva con algún dirigente del nuevo directorio encabezado, en ese momento, por Sebastián Moreno. Cercanos al entrenador describen que la relación con Arturo Salah era bastante directa, sin intermediarios, situación que cambió con la llegada de Moreno. Sin embargo, sí fue posible mantener un ambiente aceptable de trabajo con el vicepresidente de la asociación, Andrés Fazio, con quien Rueda logró una relación profesional. El problema se presentó cuando Fazio también dejó sus funciones en el organismo. En adelante y con la llegada de un nuevo directorio, el estratega se ha mantenido en constante evaluación, más allá de la duración de su contrato. El mal resultado obtenido en Caracas, no contribuyó en nada para acercar confianzas con sus jefes.

2- Proyecto debilitado

Desde que inició su trabajo en 2018, Reinaldo Rueda fue designado como el encargado de liderar un recambio generacional para una Selección de Chile que venía de cosechar los éxitos más importantes de su historia, con dos títulos de Copa América y buenas participaciones en las citas mundialistas, Sudáfrica y Brasil. Sin embargo, la eliminación del mundial de Rusia 2018 fue el golpe que terminó con la salida del anterior DT Juan Antonio Pizzi, con quien no se logró clasificar a un mundial en el que se esperaba se consagrara la denominada “generación dorada”. Reinaldo Rueda fue convocado con el propósito de aprovechar la base de estos jugadores de primer nivel, y levantar a nuevos nombres para incorporarlos de cara a un nuevo proceso clasificatorio, esta vez a Qatar 2022. La debilidad de Rueda, quedaría en evidencia al no lograr, después de casi dos años de trabajo, traer nuevos nombres que alcancen relevancia y capaces de sostener el juego del equipo cuando los más adultos no están. El relevo de los ya considerados históricos ha sido una tarea difícil y lo que más preocupa a los directivos del fútbol chileno es que por no lograrse esto, el rendimiento deportivo del equipo se ve vulnerado como pasó en Venezuela el martes.

3- Incomodidad

La contraparte del directorio de la ANFP, en este caso, el propio Reinaldo Rueda, también se ha mostrado incómodo durante su gestión a cargo de la dirección técnica de la Selección de Chile. De hecho, se especuló que el caleño renunciaría a su gestión después que se decidiera, contra su voluntad, que la Selección chilena Sub 23 que se preparaba para el preolímpico de Colombia, no participaría de un torneo amistoso previo en Europa, que estaba acordado previamente. En ese momento, además, se vivía en Chile un proceso social complejo que mantenía suspendido el fútbol en todo el país. En su oportunidad, Rueda declaró: “si vengo a trabajar en fútbol y no hay fútbol me tengo que ir. Si el talento humano, que es el jugador, no está disponible por una u otra razón, el espíritu de que yo no esté aquí se pierde”, dijo.

4- Relación quebrada con los hinchas

La Selección de Chile protagonizó resultados óptimos durante los años en los que se jugaron las Clasificatorias a Sudáfrica 2010, luego a Brasil 2014, y fue campeona de la Copa América de Chile en 2015 y la versión Centenario en 2016 jugada en Estados Unidos. El inicio del proceso a Sudáfrica lo encabezó Marcelo Bielsa, actual DT del Leeds de Inglaterra. La llegada del “Loco” fue una revolución en el país andino. Su metodología, su estilo y auspiciosos resultados lo hicieron ganarse el cariño y respeto de los hinchas. Para muchos, el argentino fue el precursor de un cambio de mentalidad en el estilo de juego de Chile, además haber sido responsable de lograr equilibrio en el camarín, que venía atribulado por numerosos escándalos. Rueda, al igual que varios de los siguientes técnicos posteriores a Bielsa, es uno de los que no se ha ganado tal respeto de la hinchada. La figura del “Loco” aún no la olvidan en Chile, al punto de hablar incluso de “Bielsamanía” o “Viudos de Bielsa”, por la añoranza de quien, según los especialistas, fue capaz de darle forma e identidad al juego de la Selección, contribuyendo a la consagración de varias figuras que triunfaron en Europa. Algo que con el, hasta ahora DT de Chile, Reinaldo Rueda no ocurre y nadie apostaría porque ocurra.

5- El llamado desde Colombia

Ante los malos resultados cosechados por la Selección de Colombia en los últimos partidos del proceso clasificatorio, en el país caribeño se ha levantado la discusión sobre el reemplazo para el actual DT, Carlos Queiroz. A juicio de expertos y comentaristas, el nombre de Reinaldo Rueda suena con fuerza y correría con ventaja para hacerse cargo del equipo. De hecho, ya cuando renunció José Néstor Pekerman, se admitió que hubo conversaciones con el actual DT de “La Roja”. Una eventual vacancia en el cargo de los cafetaleros, podría propiciar que Rueda deje Santiago para radicarse en su país natal. Todo dependería de una negociación entre ambas partes, para prescindir de ciertos pagos que puedan facilitar su llegada a Colombia. (GG) (Infobae)