Connect with us

De Todo Un Poco

Lemar, 25 años y un papel menguante en el Atlético

Llegó con 22 años, como campeón del mundo en Rusia 2018 y después de haber formado parte del sorprendente Mónaco semifinalista de la Liga de Campeones de la temporada 2016-17, lo que llevó al esfuerzo económico más importante hasta entonces del Atlético de Madrid. Este jueves, Thomas Lemar cumple 25 con un papel menguante en el conjunto rojiblanco.

El centrocampista zurdo, nacido en la isla caribeña de Guadalupe (Francia), festeja el cuarto de siglo en una situación seguramente muy diferente a la que esperaría cuando aterrizó en el conjunto rojiblanco a cambio de unos 70 millones de euros, por entonces la cifra más elevada pagada por el Atlético en su historia, superada un año después por los 126 abonados por el portugués Joao Félix.

Lemar se presentaba en el Atlético no solo como campeón mundial en Rusia -un título en cuya consecución tuvo un aporte testimonial, ya que solo jugó el último partido de la primera fase ante Dinamarca (0-0), aunque sí tuvo papel importante en la clasificación, con un doblete ante Países Bajos (4-0)-, sino como un jugador importante en el esquema de aquel Mónaco que sorprendió a toda Europa en 2017.

Con un equipo insultantemente joven, dirigido por el entrenador portugués Leonardo Jardim y liderado por el delantero galo Kylian Mbappé, hoy en el PSG, acompañado por el colombiano Radamel Falcao, el portugués Bernardo Silva (Manchester City), el brasileño Fabinho (Liverpool), o el propio Lemar, el conjunto del Principado llegó a estar a un paso de la final europea.

En su camino superó a un Manchester City que lo había goleado en la ida (5-3) ganando 3-1 en el Louis II, con goles de Mbappé, Fabinho y el decisivo tanto final del galo Tiemoué Bakayoko a pase de Lemar, que regaló otras tres asistencias entre los dos duelos de cuartos ante el Borussia Dortmund alemán (2-3 y 3-1), hasta que el atrevido conjunto monegasco se plantó ante la ‘Vecchia Signora’, el Juventus de Turín italiano, que se impuso con dos dobletes del argentino Gonzalo Higuaín (0-2 y 2-1).

Aquella temporada 2016-17 fue con mucho la más prolífica de Lemar, que marcó 14 goles y dio 18 asistencias en 55 partidos. No fue tan productiva la segunda, en un Mónaco ya sin Mbappé ni Silva, en la que marcó tres tantos en 38 partidos pero dio unas apreciables diez asistencias.

Con esos datos, el Atlético confió en un jugador llamado a crecer y que tuvo un buen inicio tanto personal como colectivo, ganando la Supercopa de Europa al Real Madrid en Tallin (Estonia) por 2-4. Un gol ante el Getafe, una asistencia ante el Huesca y otra ante el Brujas, todas en sus tres primeros meses, permitían pensar en un futbolista que podría aportar mucho al Atlético.

Sin embargo, poco más se ha visto del centrocampista galo, que apenas ha ofrecido tres goles y seis asistencias en dos temporadas -un total de 72 partidos en sus dos primeros cursos-, a las que se une el pase que le dio a Joao Félix hace dos semanas para que marcara el último gol del 3-2 al Salzburgo austríaco.

Un bagaje menguante como rojiblanco: de los 43 encuentros que disputó en su primera campaña, con tres goles y seis asistencias, pasó a 39 partidos la pasada campaña, y en esta ha participado en ocho de los diez duelos. Solo en dos (Celta y Betis) ha sido titular, en ambos sustituido, por lo que no ha disputado ningún partido completo.

Jugador de indudable buen pie, en muchos partidos se ha podido comprobar cómo su intervención no dinamiza la jugada, sino que la hace más lenta. Tampoco ha explotado su disparo a distancia ni en los lanzamientos de golpes francos. Aún así, su entrenador, el argentino Diego Pablo Simeone, no ha dudado en defender su importancia cuando ha sido preguntado por su actuación.

“Los futbolistas míos, a muerte con ellos siempre hasta el final. Obviamente, Lemar está en un momento donde está trabajando para mejorar, el otro día en Vigo hizo un partido importante, en Múnich lo hizo bien los minutos que jugó y hoy tuvo cosas buenas en el inicio con algunas que no fueron tan buenas, como todo el equipo en el primer tiempo. Confío en su calidad, en su juego y seguiré apostando por él porque es un futbolista nuestro y los míos son míos hasta el último día”, dijo tras la victoria ante el Betis (2-0)

Simeone ha repetido en varias ocasiones que el centrocampista galo le aporta no solo en ataque, sino también a la hora de apoyar al lateral izquierdo en labores defensivas, pero lo cierto es que los méritos de otros jugadores están haciendo perder sitio aún más si cabe al internacional francés.

Ya no es solo el potencial del extremo belga Yannick Carrasco o el del canario Víctor Machín ‘Vitolo’ -ambos actualmente lesionados-, sino también las buenas actuaciones por la derecha de Marcos Llorente y el argentino Ángel Correa, que provocan que los jugadores más polivalentes del mediocampo rojiblanco, Koke Resurrección y Saúl Ñíguez, se vuelquen a la izquierda.

Ausente de la convocatoria de la selección francesa, que no le llama desde hace un año, Lemar tiene durante estas dos semanas tiempo para trabajar junto a su entrenador y los otros cinco compañeros no lesionados que permanecen en Madrid, en busca del punto de forma que le ayude a mejorar su nivel. Entretanto, celebra su 25 cumpleaños como rojiblanco, a la espera de cambiar el signo menguante de su trayectoria en el Atlético. EFE. (JL).