Connect with us

Automovilismo

HRW exige la liberación de activistas a cambio de un GP en Arabia Saudí

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció el hecho de que la Fórmula Uno planee organizar un Gran Premio en Arabia Saudí y pidió que, a cambio de llevar el certamen a la nación, solicite al gobierno la liberación de activistas en el país que defienden el derecho de la mujer a conducir.

“Si la Fórmula 1 se toma en serio mantener su propia política de derechos humanos, tiene que llevar a cabo un esfuerzo significativo para analizar las condiciones en Arabia Saudí y pedir la liberación de los defensores de los derechos de la mujer que han hecho campaña para que las mujeres puedan conducir”, dijo en un comunicado la directora de iniciativas globales de HRW, Minky Worden.

“No hay prueba alguna de que la Fórmula Uno ni su consejo de administración, la FIA (Federación Internacional del Automóvil), hayan seguido su propia política de derechos humanos para cumplir sus planes en Arabia Saudí”, agregó.

El anuncio de la carrera de Fórmula Uno en Arabia Saudí es la última de una serie de pruebas deportivas que el país está aparentemente “utilizando para distraer de sus serios abusos de derechos humanos”, según la organización.

El comunicado recuerda que, dos años después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul, el país ha sido el escenario de la celebración de un combate de boxeo del peso pesado en el que se disputaba un título mundial, una importante carrera de motor en el desierto (Dakar), y ahora este Gran Premio.

Por ello, HRW afirma que buscará contrarrestar ese “lavado de imagen” de Arabia Saudí a través de una campaña para informar al sector del entretenimiento y los deportes sobre el historial de derechos humanos del país, y les solicitará que comuniquen al gobierno saudí que rechazarán su dinero y participar en acontecimientos deportivos que tengan el principal objetivo de quitar atención a los abusos de derechos humanos.

De hecho, subraya la organización, deberían negarse a participar en cualquier competición en Arabia Saudí hasta que los activistas por los derechos de la mujer no sean liberados y que mejoren la situación de derechos humanos de la nación.

Un informe de HRW de noviembre de 2019 revela prácticas abusivas y arbitrarias por parte de las autoridades saudíes en contra de los disidentes y los activistas, y apunta que, pese a importantes reformas sociales como el levantamiento de las restricciones de viaje de la mujer, los activistas permanecen entre rejas.

Entre ellas, Loujain al-Hathloul, Samar Badawi, Nassima al-Sadah y Nouf Abdulaziz, que lucharon por el derecho de la mujer a conducir y por el fin del sistema de custodia masculina discriminatoria.

El texto también recuerda que no se trata de la primera vez que la Fórmula Uno se alía con países que quieren llevar a cabo un lavado de imagen, y señala que en 2016, se celebró una Gran Premio en Azerbaijan, donde hay represión contra sus críticos, y otra en Baréin, donde se desataron protestas durante años que llevaron al encarcelamiento del activista Najah Yusuf. EFE (HN).