Connect with us

Más de Honduras

Alejandro Urquía “se comió” la Moramulca

Sin duda alguna que hacer retos por buenas obras vale la pena, máxime si lo hacen por personas necesitadas de lugares olvidados del país, en donde hay mucha pobreza en todo sentido, pero siempre hay gente caritativa con principios cristianos que buscan de una u otra forma ser esas personas que Dios puso en la tierra para ser solidarios.

Ese es el caso del ciclista nacional, Alejandro Urquía quien últimamente en lugar de competir por un premio, ha tomado retos de largas distancias para conseguir víveres, ropa y medicinas para sus paisanos de Marcala, La Paz, a la que ya ayudó con un reto anterior de La Ceiba a Marcala. Esta vez su “locura” lo llevó de Choluteca a Marcala, teniendo que subir la famosa cuesta de la Moramulca en bicicleta, una hazaña no muy fácil de conseguir.

Alejandro Urquía pedaleó de Marcala, La Paz hasta Choluteca.

“Casi me muero, ja ja ja, pero lo conseguí, casi cuatro horas para subir, es terrible esa cuesta, pero valió la pena el recorrido total fue de 18 horas para llevar víveres, ropa que este fin de semana serán entregados en las aldeas más pobres de Marcala, donde hay mucha pobreza y necesidad”, dijo emocionado.

Y es que Urquía es un joven de retos, a pesar de las limitantes de tiempo para entrenar para este tipo de eventos, ha demostrado ese coraje de un campeón en todo sentido, aunque le pondremos un título de monarca del ciclismo caritativo de Honduras: “es doble alegría la que siento, primero ser solidario con la gente humilde y luego demostrar que soy buen atleta, de metas que siempre trato de cumplir, aunque ver la alegría en el rostro de gente muy necesitada no tiene precio”, agregó.

A pesar de lo difícil del último reto. su creatividad no descansa ya prepara otra actividad para navidad, la que fue inspirada por sus tres hijos: “mis hijos ya tienen ese espíritu caritativo y me dijeron que porque no hacía un reto para conseguir juguetes en navidad. Estoy decidido, lo haré, no tengo fecha ni ruta, pero lo que sí tengo claro es que en esta navidad los niños pobres de mi pueblo tendrán algunos juguetitos que conseguiremos en el camino”, concluyó. (GG).