Connect with us

Otros Deportes

Pitcheo de Bravos con un dominio histórico

Si los Dodgers quieren asegurar su boleto a la Serie Mundial, van a tener que encontrar la forma de anotar carreras ante el cuerpo monticular de los Bravos de Atlanta.

Los Bravos vencieron 7-0 a los Marlins el jueves en el Juego 3 de la Serie Divisional de la Liga Nacional en el Minute Maid Park para completar una barrida y ganarse su primer base a la Serie de Campeonato de la Nacional desde el 2001. Pero su triunfo fue mucho más impresionante que una mera barrida: Atlanta se unió a los Gigantes de Nueva York de 1905 como los únicos equipos en dejar en blanco a sus rivales en cuatro de sus primeros cinco partidos en una misma postemporada.

Los Gigantes utilizaron a sólo dos lanzadores – Christy Mathewson y “Iron” Joe McGinnity, miembros del Salón de la Fama – en esas cuatro blanqueadas contra los Atléticos de Filadelfia en el Clásico de Otoño. Aunque los Bravos usaron mucho más que dos serpentineros, lucieron imponentes mientras avanzaban a la SCLN.

Aquí los dejamos, entonces, con algunos números que deberían saber sobre la increíble exhibición de pitcheo de Atlanta.

La historia

La efectividad colectiva de los Bravos quedó en 0.92 (no se trata de un error) luego de que sus lanzadores permitieran apenas cinco carreras en 49 entradas para empezar la postemporada. Esas cinco anotaciones igualan a Atlanta con los Orioles de 1983 para la segunda menor cantidad permitida por un equipo después de sus primeros cinco encuentros en un mismo playoff, sólo por detrás de aquellos Gigantes de 1905, que concedieron tres rayitas ante Filadelfia en el Juego 2 (su única derrota en la Serie Mundial).

Los abridores de los Bravos han estado encabezados por Max Fried, Ian Anderson y Kyle Wright, que se combinaron para sumar cuatro presentaciones en las que el abridor tiró al menos cinco capítulos sin que se le pisara el plato. ¿El único otro equipo con tal dominio de su pitcheo abridor en sus primeros cinco cotejos de una postemporada? Exacto, aquellos Gigantes de 1905 con Mathewson y McGinnity.

Wright se convirtió en el 12do lanzador en debutar en octubre con una apertura de al menos seis entradas en un partido en el que su equipo podía ganar la serie. Si eso suena familiar con este grupo, es porque lo es. Anderson hizo lo mismo en el Juego 2 de la Serie del Comodín por Atlanta. Los Bravos del 2020 son el primer equipo en recibir dos actuaciones de debut en postemporada de ese tipo, en potenciales juegos de asegurar la serie, en una misma postemporada.

En total, esos abridores, junto al relevo, se han combinado para lanzar cuatro blanqueadas en estos playoffs. Además de empatar el récord para empezar una postemporada, con esa cifra empataron por la segunda mayor cantidad de blanqueadas de parte de un equipo en una postemporada completa. El único club con más juegos pintando de blanco al rival en un playoff son los Indios del 2016, con cinco.

¿Cómo lo hicieron?

Hay un viejo dicho según el cual un equipo se pone en buena posición para ganar si puede evitar un “número inflado” – un rally de al menos dos carreras – en cualquier entrada de un partido. Bueno, los Bravos hicieron mucho más que eso, pues sólo permitieron un “número inflado” (el tercer inning de tres carreras de los Marlins en el Juego 1 de la SDLN) en sus primeros 49 episodios de la postemporada. De hecho, los serpentineros los Bravos han visto a un oponente cruzar el plato en sólo tres de esos capítulos hasta ahora.

Los tres abridores ya mencionados de Atlanta se han combinado para sumar 33 ponches, 20 hits, cinco bases por bolas y cuatro carreras en 28.2 entradas. Es algo mucho más impresionante considerando dónde se ubicó el cuerpo de abridores de los Bravos durante la temporada regular.

El club llegó a la postemporada en el puesto 28 de 30 equipos en efectividad de sus abridores (5.51), pero Fried y Anderson se combinaron para promedio de carreras limpias de 2.14 en la ronda regular. El resto de los abridores de los Bravos tuvo 7.33. Y eso incluye a Wright (5.21), quien fue capaz de cambiar el guion el jueves.

¿Y el bullpen? Igual de dominante. Los relevistas de Atlanta han permitido una sola carrera y han ponchado a 26 en 20.1 innings.

Los Bravos habían dejado en cero a sus rivales 17 veces en 25 participaciones en la postemporada desde su primera presentación en la Serie Mundial en 1914, lo que significa que los Bravos del 2020 han conseguido casi un cuarto del total de blanqueadas anteriores de la franquicia en un lapso de 10 días. (GG). (MLB en español).