Connect with us

De Todo Un Poco

Keylor Navas, sin récord…todavía

El tanto marcado cerca de la hora de juego por Kingsley Coman dejó al costarricense Keylor Navas sin su cuarto trofeo de la Liga de Campeones, algo sin precedentes en un portero en la historia de la competición.

Fue en el estadio Da Luz de Lisboa donde la racha del meta de Costa Rica se truncó y donde Keylor dejó de ser el hombre de las finales. Había ganado todas las que había disputado hasta ahora. Perdió la disputada en Portugal, contra el Bayern Múnich.

Keylor fue duda hasta última hora. El guardameta tico sufrió una lesión en el duelo de cuartos de final contra el Atalanta. A diez minutos del cierre fue cambiado por el español Sergio Rico. Dañado en el tendón de la corva de la pierna derecha tras un despeje ha tenido que luchar contra el tiempo, pujar frente a los plazos, para no perderse la final ante el Bayern.

Las pruebas confirmaron que el exportero del Real Madrid sufría una lesión muscular en el bíceps femoral de su pierna derecha que sanó en diez días a pesar de que las previsiones y los pronósticos médicos aventuran, habitualmente, tres semanas.

El contratiempo llevó a maltraer al técnico Thomas Tuchel. Sergio Rico ocupó la meta parisina en semifinales, frente el Leipzig. Navas se lo perdió, pero no la final.

Kingsley Coman batió al costarricense, que cerró su participación en la ‘Champions’ con seis goles encajados en los nueve partidos que disputó.

Mantuvo la meta a cero en casi todos los encuentros de la fase de grupos, en uno de los dos contra el Galatasaray (el otro lo disputó Sergio Rico), en los dos ante el Club Brujas y en uno frente el Real Madrid. En el otro, ante su exequipo, en el estadio Santiago Bernabeu, encajó dos (2-2).

En octavos de final, contra el Borussia Dortmund, encajó dos en la derrota en el Westfallen Stadium (2-1), pero en la vuelta mantuvo imbatida su meta. El Atalanta, en cuartos, le marcó uno, el penúltimo hasta ahora. Después llegó el de Coman en la final.

Navas llegó a una cita que no se quiso perder. Pero el gol encajado y la derrota padecida contra el Bayern Múnich evitó que el meta tico se quedara en puertas de entrar en el olimpo de los elegidos.

El meta tico jugó su cuarta final de la Liga de Campeones. Fue la primera que perdió. Salió vencedor en las otras. El meta de San Isidro tocó el trofeo de ganador en las otras tres, con el Real Madrid. Ante el Atlético Madrid en Milán, por penaltis, contra el Juventus en Cardiff y frente el Liverpool en Kiev.

Keylor Navas se quedó a un paso de convertirse en el primer portero en conseguir cuatro Ligas de Campeones. Ahora, con tres, sigue a la altura de jugadores como los españoles Iker Casillas, Víctor Valdés y Juan Alonso, el inglés Ray Clemence, el alemán Sepp Maier o el holandés Heinz Stuy, que lograron tres.

En su primer año en el París Saint Germain, al que llegó después de cinco en el Real Madrid, no pudo completar una campaña redonda después de ganar la Ligue 1, la Copa de Francia y la Copa de la Liga de Francia.

Keylor Navas era un talismán para Tuchel. Había ganado el costarricense todas las finales que había jugado y llegó a Lisboa con catorce eliminatorias de ‘Champions’ sin perder.

Keylor suspiraba por su cuarta ‘Champions’. Uno de los pocos integrantes del París Saint Germain que sabe lo que es levantar la ‘orejona’ puede ser uno más de los elegidos.

Tiene tres el costarricense, a un paso del elenco de históricos futbolistas que presumen de cuatro. Dieciocho jugadores que cuentan con un póquer de trofeos en esta competición. De situarse al lado de Messi, Xavi, Iniesta, Gerard Piqué, del Barcelona; de Phil Neal, del Liverpool; de Seedorf, que la ganó con el Ajax, Real Madrid y Milán; de esos con los que hasta hace poco compartió vestuario: Bale, Benzema, Sergio Ramos, Luka Modric, Casemiro, Nacho, Carvajal, Isco, Varane, que lo lograron con el Real Madrid además de Toni Kroos, que logró una con el Bayern y tres con el conjunto blanco.

Se quedó en puertas Keylor Navas, sin poder hacer historia con el campeón francés, al que se le resiste a su ambicioso proyecto la máxima competición europea de clubes. EFE (HN)