Connect with us

De Todo Un Poco

De Bruyne, el gran cromo que se va a casa

Kevin de Bruyne. Es el gran cromo del Manchester City. El cromo que valdría por diez en el álbum de la calle. Inexplicable, que un talento como De Bruyne muerda el polvo.

Pero el fútbol es imprevisible. Y el Olympique de Lyon con tres claves: la banda de Cornet, la clase de Housem Aouar y el descaro de Moussa Dembélé, desmontó a la contra y con una presión de libro al City de Pep Guardiola.

El City se va de la Champions. Dio ventaja al Lyon jugando con dos laterales muy básicos -Walker y Joao Cancelo a banda cambiada-; un portero como Emerson ineficaz en los días grandes donde se exige la excelencia, errores en la entrega inexplicables y la falta de acierto de Sterling, que desesperó a Pep en el último cuarto de hora.

El último pase de De Bruyne. El toque final de De Bruyne a Sterling. Merece la pena pagar por ver esa maniobra del Manchester City. Pep Guardiola es el primero que disfruta desde el banquillo con esta arquitectura que deja en ventaja habitualmente al City.

De Bruyne filtra balones sin parar. Hubo uno en el primer tramo con un golpe de exterior que levantó admiración. Fútbol gourmet que se aprecia cada vez más, en una fase final de la Champions League donde la presión agobiante es el gran denominador común. La asfixia del Leizpig, del Atalanta, del Bayern y hoy del Olympique de Lyon, que vuelve a pasear su imagen de marca.

Jean Michel Aulas ha vuelto a acertar con un equipo interesante. Sin hacer ruido, vuelve al primer plano internacional. Atrás quedó la buena época del gran Lyon con Essien, Diarra, Juninho Pernambucano, Malouda… un póker de ases que asombró al fútbol europeo.

Vuelve el Olympique a la gran escena, a la mesa de los grandes. Ederson, a balón parado, se infló a animar a los suyos. “Come on guys”, gritaba desesperado debajo de la portería. Él no anduvo fino. Los campeones siempre ganan con una actuación de un gran portero. Y Ederson no dio plus alguno hoy. De Bruyne lideró el equipo, dio una exhibición, arriba, abajo, firmando el gol de su equipo, pero despistes e ingenuidades de un equipo grande, acabó con su presencia en la Champions.

Leizpig y ahora Olympique. Bayern Múnich y París Saint Germain serían favoritos. Pero en esta Champions, mejor ceder ese cartel al rival. EFE. (HN).