Connect with us

Más de Honduras

Llegamos de invitados y quedamos a un paso de la final: Maradiaga

En charla virtual con Deportes TNH, Ramón Enrique Maradiaga, reconoció que uno de los momentos más emotivos de su carrera como entrenador es el honroso tercer lugar de la Copa América 2001, justamente 19 años.

“Veníamos de perder en casa contra Costa Rica en la eliminatoria cuando don Lisandro Flores me informó que estaba la posibilidad de ir la Copa América  pero sin todos los internacionales, a lo que dije que sí porque nunca he tenido miedo a los retos por muy grande que fueran”, aseguró.

Madariaga no pudo contar con figuras como Carlos Pavón, Milton Núñez e Iván Guerrero, mientras Samuel Caballero y Julio León no estaban del todo confirmados al inicio: “tuve que echar mano de jugadores nunca convocados como Límber Pérez, David Cárcamo, Mario Rodríguez, Leonardo Morales, Saúl Martínez, Carlos Guity, Marvin Brown, Henry Enamorado, quienes realmente respondieron al reto e hicieron un gran trabajo pese a la prontitud del mismo y el tipo de partidos que íbamos a disputar”, acotó.

Pese a esa disposición grande del grupo siempre hubo limitantes dentro el torneo como lesiones y suspensiones: “lo de Oscar Lagos dañó al grupo, marginado por doping, luego vino la lesión de David Suazo y Milton “Jocón” Reyes, ya el grupo se quedó en 20, aunque finalmente sí contamos con Caballero y “Rambo” quien convenció al Olimpia de ser prestado para jugar el evento”, recordó.

Ya metidos en el torneo Honduras inicia perdiendo ante Costa Rica, quien nuevamente les ganaba pero en Colombia: “esa derrota no nos dañó tanto, estábamos acomodados de un viaje incómodo en avión militar y además por el entorno de invitado. Todo eso se acabó ganándole a Bolivia y a Uruguay, ya allí éramos otros equipos”, aclaró.

Lo que realmente causó furor y sorpresa fue el triunfo ante Brasil, pero Maradiaga lo predijo en una conferencia de prensa previa, donde afirmó que Honduras no enfrentaba a Pelé Rivelino, Garrincha, Tostao, entre otros:

“Brasil era muy tetracampeón, pero no íbamos a enfrentar a ninguna de sus estrellas, esa respuesta fue una premonición de cómo estaba el grupo, no íbamos a defendernos todo el juego, sino jugar inteligentemente ante un rival poderoso. Teníamos listo a Caballero por si jugaba Mario Jardel, al final no lo sacó de titular hicimos nuestro juego y ganamos bien. Tanto fue el impacto del triunfo ante Brasil que solicitaron una semana después jugar un amistoso en agosto en Río  Janeiro.

“Me autorizó don Lisandro para que decidiera y le di el visto bueno, ellos jugarían con más refuerzos igual yo con todos los interacionales que no fueron a la copa, pero el representante de Trafic se metió en medio y dijo que una revancha no convenía porque podían ganar los brasileños y bajaríamos en el ranking FIFA. Yo no tenía miedo pero él si por el billete que llevó después en otros partidos internacionales”, relató.

Ya clasificados con méritos propios a las semifinales ante el anfitrión, la situación fue distinta, Maradiaga acepta hoy que se equivocó en el planteamiento: “no es poner excusas pero al ver los jugadores disponibles y las posibilidades de armar un once me di cuenta que me equivoqué al mover tres piezas cuando solo debí hacer uno, al final lo pagamos caro y Colombia que era un gran equipo nos dejó sin la final”, recordó

El hecho de no llegar a la final no fue nada frustrante para el país, la primera participación y Honduras estaba entre los cuatro primeros del continente: “ganar siempre es un premio para el trabajo de los jugadores, aunque algunos uruguayos justificaban que era el tercer equipo de su país, pero nosotros no andábamos con los habituales. Además les veníamos ganando desde los juegos de Winnipeg. Esa no es excusa, ganamos bien, le di oportunidad a Henry Enamorado y lo hizo bien tapando un penal, así como todo el grupo que demostró que cuando se trabaja correctamente y se concientiza en la cancha las cosas salen bien como en esa ocasión”, concluyó. (GG).

Comentarios

Recomendamos - Más de Honduras