Connect with us

Más de Honduras

Teníamos un equipazo que no tembló al visitar al Olimpia: Verón

Otro de los héroes de Platense en la obtención del segundo título de Liga en el Clausura 2001, el argentino Marcelo Andrés Verón, no dudó en elogiar a sus compañeros porque no hubo duda de que merecían ser campeones y no solo en uno sino en los dos campeonatos que enfrentaron al Olimpia.

“Ellos tenían un equipazo, es el mismo plantel que logró la clasificación al mundial de clubes, pero nos plantamos bien de visita, con señorío, buscando el marco contrario como le gustaba jugar al profesor Alberto Romero, ya que él no cambiaba nunca su manera de jugar, tanto de local o de visita, esa fue parte del éxito más la unidad de un grupo que seguimos unidos a través de  las redes sociales en un grupo whatsapp”, recordó emocionado.

El sudamericano que hizo dupla con su paisano y amigo José Mauricio Pacini, dijo que a pesar de que tuvo éxito en Honduras, pero reconoció además que no fue nada fue fácil: “vine a Honduras dos semanas antes del inicio del torneo, no me salían bien las cosas, llevaba cuatro fechas sin marcar y con la presión de suplir a Juan Manuel Cárcamo, el goleador que se había ido a  Europa. La presión se sentía hasta que hice el primero al Deportes Savio, de allí en adelante no paré de hacer goles hasta ser el goleador y campeón con el club”, dijo.

De su gol en la gran final de ida en Puerto Cortés surgió una anécdota con un periodista local, terminando el juego le consultó que si ya sentía campeón, a lo que respondió: ” a un equipo como Olimpia no lo podés dar por muerto, esto no se ha definido y así fue ellos nos igualaron casi de inmediato en la vuelta, pero tuvimos la gran virtud de levantarnos, de buscar el gol del campeonato con señorío, yo perdí dos goles ante Donaldo González, pero estaba escrito que Rony Morales nos daría el campeonato”, agregó.

Un relato muy emotivo e importante fue lo que vivieron al regresar a Puerto Cortés con la Copa en mano: “llegamos casi a las cinco de la mañana, se podía andar más a pie que en bus, la gente estaba loca, nos pedían la copa para tomarse fotos, especialmente le pasó a Pacini que se bajó del bus con la Copa y no le pararon bola, se tomaron la foto ellos solos, era una locura el puerto, lo más lindo que que viví seguramente.

Ese grupo era muy hermanado, jugábamos francamente bien, Romero nos hizo un equipo bien compacto en todos los puestos, incluso con las bajas que se fueron los cupos bien llenados por Fabricio Pérez y Edgar Sierra, fuimos justos campeones, aunque también pudimos serlo un torneo antes, pero no se dio por el penal inventado por Vivian Rodríguez. Lo importante es que este grupo quedó en la historia de un club modesto que no suele ser campeón en forma seguida, pero que cuando lo hace, no hay dudas de su logro, al ser los  mejores”, finalizó. (GG).

Comentarios

Recomendamos - Más de Honduras