Connect with us

De Todo Un Poco

A 38 años del tricampeonato italiano

Foto: @pelotazo

La final de la Copa Mundial entre Italia y Alemania Federal fue en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid el 11 de julio de 1982 a las 20:00 horas ante más de 90.000 espectadores.

Ambos equipos estaban en trayectoria ascendente y habían superado los pronósticos iniciales, si se tienen en cuenta los malos resultados cosechados durante la primera fase. Sin embargo, los italianos eran ligeramente favoritos porque llegaban en mejor forma física que su rival, y también contaban con apoyo mayoritario entre el público local. No hubo bajas significativas: el máximo goleador alemán Karl-Heinz Rummenigge fue duda por gripe pero finalmente pudo jugar. Para dirigir el encuentro se confió en el brasileño Arnaldo Cézar Coelho.

El seleccionador italiano Enzo Bearzot apostó por un sistema de cinco defensas que incluía a Claudio Gentile en detrimento de Antognoni, y cuyo objetivo era incomodar a un contrincante agotado mediante un ritmo de juego lento. Los alemanes trataron de sorprender en los primeros minutos, e incluso vieron como el rival agotaba un cambio tras la lesión de Graziani. No obstante, Giuseppe Bergomi comandó la defensa azzurra para cerrarles cualquier espacio. A partir de ese momento, Italia tomó el control e incluso pudo haberse adelantado a los 25 minutos, cuando el colegiado señaló penalti a favor de Italia por una falta de Briegel sobre Conti. Su compañero Cabrini envió el lanzamiento por línea de fondo, así que ambos llegaron sin goles al descanso.

En la segunda parte el dominio italiano se hizo cada vez más patente. El 1:0 llegó en el minuto 57 a través de una jugada ensayada: Tardelli sacó rápido una falta para sorprender a la zaga germana, Gentile puso un centro al área y Rossi no desaprovechó la ocasión para rematar de cabeza, haciendo el sexto gol de su cuenta personal. Con el marcador en contra, los alemanes metieron un delantero más y adelantaron líneas, lo que dejaba espacios al ataque transalpino para armar contragolpes. Marco Tardelli hizo el 2:0 con un potente chut desde la media luna, y el 3:0 fue obra de Altobelli a pase de Conti. La euforia del público quedó reflejada en la reacción del presidente de Italia, Sandro Pertini, quien no dudó en celebrar con efusividad los goles de su país. Aunque Paul Breitner anotó el 3:1 definitivo a siete minutos del final, a Alemania ya no le quedaban fuerzas para reaccionar. Italia se proclamó vencedora de la tercera Copa Mundial de Fútbol de su historia. (GG)(Tomado wikipedia)

Comentarios

Recomendamos - De Todo Un Poco