Connect with us

Fútbol Internacional

Manuel Pellegrini, veteranía y aplomo para un banquillo ‘caliente’

El chileno Manuel Pellegrini dirigirá al Betis las tres próximas temporadas y será el encargado de dar tranquilidad desde su veteranía, experiencia y aplomo a un banquillo ‘caliente’ y convulso desde la marcha de Quique Setién hace un año y la destitución en esta temporada de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’.

El Betis ha querido jugar sobre seguro, todo lo que ello es posible en el fútbol, y optado ‘por un técnico de alto nivel y gran prestigio internacional para elevar el nivel de rendimiento del primer equipo’, un perfil contrastado en busca de esa difícil estabilidad en el banquillo del Villamarín tras el fracaso de esta temporada en definición del presidente verdiblanco, Ángel Haro.

Manuel Pellegrini es el séptimo técnico desde que Haro se hizo con la presidencia del Betis en 2016 tras Pepe Mel, Juan Merino, el uruguayo Gustavo Poyet, Víctor Sánchez del Amo, Alexis Trujillo, Quique Setién, Rubi y nuevamente Alexis Trujillo en el epílogo de esta temporada.

Después del fallido paso por el banquillo del Villamarín de Rubi, quien no ha podido cumplir el primer año de los tres que firmó con el Betis, el chileno llega para amainar las aguas y templar las crecientes exigencias de parte de la afición verdiblanca, tan lejanas muchas veces de las esencias de la entidad y del propio nivel de su presupuesto y plantilla.

Para ello, el veterano entrenador de Santiago de Chile, quien el próximo septiembre cumplirá 67 años, pondrá su saber y experiencia al servicio de un proyecto que se pretende basado en el buen trato del balón y, además, en la necesaria intensidad que le ha faltado al equipo en esta temporada fallida, como se ha reconocido también desde el club.

Hasta que el balón empiece a rodar el próximo septiembre, Pellegrini deberá diseccionar los mimbres de la actual plantilla y saber con lo que cuenta para un próximo ejercicio en el que el mercado de fichajes estará indiscutiblemente mediatizado por la merma de ingresos de clubes que, como el Betis, no han cumplido las metas europeas y se verán, además, afectados por la crisis económica derivada del coronavirus.

Con el objetivo de elevar las prestaciones de la plantilla verdiblanca, el chileno emprende en el Benito Villamarín su cuarta experiencia en el fútbol español después de sus nueve años en el Villarreal (2004-2009), su efímero paso por el Real Madrid (2009-2010) y su triunfal andadura con el mejor Málaga de su historia (2010-2013).

En ese Málaga de las vacas gordas del jeque Abdullah Al Thani, Pellegrini logró ensamblar las piezas para ponerlo en los cuartos de final de la Liga de Campeones, en la que cayó ante el Borussia de Dotmund, y entrenar a jugadores como el brasileño Julio Baptista, el argentino Martin Demichelis el holandés Ruud Van Nistelroy o los españoles Isco Alarcón, Santi Cazorla o Joaquín Sánchez, con quien volverá a coincidir en el Betis.

Joaquín será uno de los grandes apoyos de Pellegrini en el vestuario bético junto a pesos pesados sobre los que deberá cimentar su proyecto siempre que la economía verdiblanca lo permita, como el internacional francés Nabil Fekir, el portugués William Carvalho y Sergio Canales, fundamentalmente.

A la espera de refuerzos y salidas, el técnico de Santiago también habrá de sacar la mejor versión de otros futbolistas devaluados en un ejercicio mediocre y, entre ellos y sobre todos, el delantero centro Borja Iglesias, cuyo primer ejercicio como bético se ha traducido en una decepción inversamente proporcional a los treinta millones de euros que pagó el Betis al Espanyol por su traspaso.

‘El Ingeniero’ llega al Betis tras entrenar en Inglaterra a Manchester City y West Ham United, su último destino, y al Hebei Fortune chino y para implantar una idea de juego ofensivo marcada por el toque aunque también por la versatilidad que él mismo se encargó de explicar en alguna ocasión sobre cómo tuvo que armonizar el estilo directo del fútbol inglés con una posesión no exagerada.

No será un verano al uso en lo futbolístico, con menos de un mes entre el fin de la presente Liga y el comienzo de la siguiente, y Pellegrini ya está en pretemporada con los tres partidos que tiene el Betis por delante para la conclusión del presente ejercicio: Atlético de Madrid en el Metropolitano, Alavés en el Villamarín y el cierre en Zorrilla ante el Valladolid. EFE. (JL).

Comentarios

Recomendamos - Fútbol Internacional