Connect with us

De Todo Un Poco

Orlando, nueva capital del deporte de EEUU

El complejo deportivo de Walt Disney en su famoso parque de atracciones de Orlando (Florida) se dispone a recibir a la NBA y la MLS, una operación ganadora para la compañía que le asegura asistencia, contenido y publicidad durante un verano boreal amenazado por el coronavirus.

En el ESPN Wide World of Sports de Disney World, una área de 103 hectáreas construida sobre antiguos pantanos de Florida, la NBA terminará su temporada con una maratón de más de 100 partidos a puerta cerrada desde finales de julio hasta el 13 de octubre.

Por su parte, el fútbol (MLS) disputará del 8 de julio al 11 de agosto un torneo especial con el que reanudará la competición, mientras intenta regresar a sus estadios para finalizar la liga, probablemente sin espectadores.

Inaugurado en 1997, ESPN Wide World of Sports (WWS) es propiedad de The Walt Disney Company, que emite la NBA a través del canal ABC y de la red de cable ESPN a cambio de unos 1.400 millones de dólares al año.

ESPN también es propietaria de parte de los derechos de la MLS, por los que abona unas pocas decenas de millones de dólares anuales.

“La conexión con ESPN obviamente ayuda a ambas ligas”, señala Victor Matheson, profesor de Economía del Deporte en la Universidad de Holy Cross (Massachusetts).

Como muestra de esta fuerte relación entre la NBA y ESPN, que comenzó en 2002, Disney inauguró el año pasado la NBA Experience, una suerte de pequeño museo interactivo de la liga de basquetbol en el mismo corazón de Disney World, el gigantesco parque de más de 100 km2, prácticamente el tamaño de San Francisco.

– Promoción para Disney World –

Para Matheson,existen otros factores por los que el complejo de Orlando fue elegido por la NBA por delante de otras opciones barajadas, como Las Vegas, Atlantic City o Nassau (Bahamas).

“Disponen de instalaciones deportivas que les permiten acoger varios torneos”, dice el académico en referencia a las tres canchas cubiertas y las 18 pistas de basquetbol de las que dispone en total Disney World. “Y tienen la experiencia”, remarca.

El complejo se creó principalmente para albergar competencias juveniles y Walt Disney firmó un acuerdo de 30 años con la Unión Atlética de Aficionados (AAU), la principal organización deportiva juvenil de Estados Unidos.

Las Vegas, por su parte, es una de las sedes de la liga de verano de la NBA en el campus de la Universidad de Nevada, pero las dos canchas están en el corazón de la ciudad, mientras que el WWS de Disney es una gigantesca área privada.

Esto simplifica, a priori, gestionar los riesgos para la salud relacionados con el virus al mantener la operación en un entorno cerrado.

“No se organizarían deportes profesionales allí si la intención fuera tener aficionados”, aclara Keith Smith, quien trabajó para Disney durante casi 20 años y ahora cubre la NBA como periodista.

Ninguna de las tres canchas del complejo puede recibir a más de 8.000 espectadores. “Pero para un evento como este, sin espectadores, está perfectamente bien”, señala Smith.

Además, la NBA y la MLS podrán aprovecharse de las instalaciones hoteleras de Disney World, ahora desiertas porque el parque está prácticamente cerrado.

Incluso después de la reapertura parcial de Disney World a los visitantes, prevista para julio, no hay riesgo de que los turistas y los jugadores de la NBA se crucen.

“Los parques están muy lejos del Wide World of Sports”, señala Smith. “Además, hay seguridad en cada entrada (al complejo). Así que nadie se acercará a la NBA si no está autorizado”.

Para Victor Matheson, este plan permite a ESPN y a la NBA evitar un impacto económico todavía mayor al ya sufrido por la pandemia. La liga de basquetbol perdió alrededor del 40% de los ingresos anuales de taquilla que genera y, si hubiera optado por cancelar la temporada, las pérdidas hubieran podido alcanzar los mil millones de dólares, según el sitio The Athletic.

Del lado de Disney, la compañíarecibiráingresosde la NBA por el uso de sus instalaciones y alojamientos, pero lo importante está en otra parte.

“Van a poder transmitir estos juegos que de otra manera no se habrían jugado, y hacer mucha promoción para Walt Disney World durante la estancia de la NBA allí”, dijo Smith.

“Así que van a ganar financieramente, pero también de otras maneras”, subraya. afp (HN).