El atletismo innova para existir durante la crisis del coronavirus - Diario Deportivo Más
Connect with us

Otros Deportes

El atletismo innova para existir durante la crisis del coronavirus

Concursos de salto con pértiga a distancia, carreras cronometradas en solitario o ‘microrreuniones’: ante la imposibilidad de organizar las competiciones clásicas de atletismo por la pandemia del nuevo coronavirus, la imaginación se dispara para intentar llenar el vacío del calendario.

El ‘planeta atletismo’ está detenido, al menos hasta mediados de agosto, y los Juegos Olímpicos de Tokio, que debían disputarse en julio y agosto, fueron retrasados a 2021 por el COVID-19. Otra cita grande de la temporada al aire libre, el Europeo de París de agosto, fue directamente cancelado.

En esta situación de desierto no dejan de sucederse ideas de competiciones para paliar la sequía de confrontaciones y dar visibilidad a los atletas.

Antes de un concurso que podrá ser seguido desde los coches en un ‘drive-in’ en Alemania o ‘microrreuniones’ en la República Checa, el pasado 3 de mayo se disputó el “Ultimate Garden Clash”, en el que se enfrentaron a distancia las tres grandes estrellas del salto con pértiga, cada uno desde su jardín, en tres países diferentes.

La idea era clara: el sueco Armand Duplantis (plusmarquista mundial con 6,18 metros), el francés Renaud Lavillenie (explusmarquista mundial) y el estadounidense Sam Kendricks (dos veces campeón mundial) debían superar el mayor número posible de barras situadas a 5 metros en un tiempo de 30 minutos.

Duplantis y Lavillenie acabaron igualados en cabeza, con 36 intentos exitosos en esa media hora, mientras que Kendricks se quedó con 26.

El formato innovador fue seguido en directo y en diferido, según la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics), por más de un millón de personas en todo el mundo.

El pasado fin de semana se celebró una versión femenina, que midió desde sus terrenos de entrenamiento y con barras a 4 metros a la griega Katerina Stefanidi (ganadora con 34 saltos exitosos), la estadounidense Katie Nageotte (30) y la canadiense Alysha Newman (21).

“Hablé con Mondo (Duplantis) y con Sam (Kendricks) y cuando tuve su aprobación contacté con la Federación Internacional de Atletismo para encontrar el mejor concepto”, explicó a la AFP Renaud Lavillenie, impulsor de este pulso a distancia.

“La World Athletics se hacía muchas preguntas y tenía dudas sobre el futuro de la temporada, así que fueron adelante. El concepto va ahora a ser versionado para otras disciplinas”, afirmó el saltador francés, para quien es importante “poder hacer exhibiciones” durante el parón actual por la pandemia.

Fórmulas para el futuro

Por su parte, las grandes reuniones también buscan cómo existir pese al parón de las competiciones.

El 11 de junio, Lavillenie volverá a medirse a Duplantis, esa vez en una versión diferente de la emblemática reunión de Oslo, una etapa de la Liga de Diamante que este año se reconvirtió en una exhibición y se rebautizó como “Los Juegos de los Imposible”.

El prodigio sueco (20 años) saltará en el mítico estadio Bislett de Oslo, sin público, contra el local Sondre Guttmorsen, mientras que Lavillenie, campeón olímpico en 2012, volverá a saltar desde el jardín de su casa, en Perignat-lès-Sarliève (centro de Francia).

También en la capital noruega, el dos veces campeón del mundo de 400 metros vallas Karsten Warholm buscará lograr la mejor marca de 300 metros vallas, mientras que la también noruega Karoline Bjerkeli Grovdal será guiada en los 3.000 metros por un sistema luminoso instalado a lo largo de la pista para conseguir el mejor tiempo nacional en esa distancia.

“En este periodo en el que no pasa nada, no hay ideas malas, salvo las que provoquen riesgos sanitarios”, dice a la AFP Rémy Charpentier, el responsable de la organización de la reunión de Mónaco, la cita que podría suponer el estreno de la Liga de Diamante este año, el 14 de agosto.

“Esperamos hacer una reunión tradicional, quedan tres meses”, subraya.
El exatleta francés de decatlón Alain Blondel, responsable de la cancelada reunión de Rabat, cree que las grandes citas pueden “desarrollar ideas tecnológicas con medios modernos para tratar de construir el atletismo de 2030”.

“No hay que ver eso como una competición clásica, se aproxima más a un show de televisión a partir de un resultado atlético”, puntualizó.AFP. (RH).

Recomendamos - Otros Deportes