Mundial de Clubes, jugoso premio y una famosa carta que nunca trascendió en el Olimpia - Diario Deportivo Más
Connect with us

Más de Honduras

Mundial de Clubes, jugoso premio y una famosa carta que nunca trascendió en el Olimpia

Sin duda, la clasificación del Olimpia al Mundial de Clubes en el 2001, al que nunca asistió porque el torneo fue cancelado, es una de las historias más reseñada del fútbol hondureño.

Se ha dicho de todo sobre esta anecdótica clasificación, incluyendo las burlas de la fanaticada rival porque la FIFA  dejó vestido y alborotado al equipo más popular del país.

Casi 20 años después, uno de sus protagonistas, Alex Mauricio Pineda Chacón, el diez del cuadro blanco en ese torneo, ahora entrenador de fútbol en Atlanta, se ha reservado la mejor parte para compartirla con toda la afición.

Fue en el programa “Con Pineda Chacón”, dirigido precisamente por su hermano, Juan Carlos, donde el “Chele”, como se le conoce entre la fanaticada, recordó recientemente el ambiente tras bambalina antes, durante y después de ese torneo, celebrado en Los Ángeles en enero del 2001.

PREMIO INALCANZABLE

Ciertamente, las posibilidades para el Olimpia eran remotas considerando que se enfrentaba al Pachuca, Toluca y al Galaxy, entre otros equipos de la Concacaf.

De estos, clasificarían dos para el mundial de clubes a celebrarse en julio de ese mismo año en España con la participación del Real Madrid, Galatasaray, Boca Junior y Palmeiras, entre otros clubes.

Pensar en ese escenario era por si sola una motivación para los jugadores de Olimpia, entonces, con una de las mejores plantillas. Eran los tiempos cuando había que hacer cola para jugar en el club albo. Además de Pineda Chacón, jugaban el portero panameño Donaldo González, Christian Santamaría, José Luis “El Flaco” Pineda, Danilo Tosselo, Nerlin Membreño, Samuel Caballero, Robert Lima, Gerson Vásquez y el incansable goleador Deninson Costa. El director técnico era Edwin Pavón (QEPD).

“A todos nos ilusionaba pensar en ese mundial, pero sabíamos que no iba a ser fácil”, recuerda el “Chele”. Y para elevar más los ánimos, el presidente del club, José Rafael Ferrri (QEPD) les ofreció un súper premio. “Nos llamó a la oficina en el canal 5 y ahí nos daría el 50 por ciento de lo que le diera la FIFA por participar. ¿Sabes cuánto era?  Como un millón y medio de dólares, era un platal”.

A partir de la oferta, los jugadores no pensaban tanto en el mundial sino en el premio. Por otro parte, aunque Ferrari era un triunfador nato, conocía las limitaciones de su equipo frente a los potentes rivales del norte. A lo mejor, eso lo motivó a elevar al máximo el premio, al fin y al cabo, pensó, no clasificarían.

LA SORPRESA

Pero en Los Ángeles, un inspirado Olimpia sorprendió a propios y extraños. Primero derrotó 1-0 al Toluca, considerado el mejor equipo de los últimos años del fútbol mexicano y dirigido por Ricardo Lavolpe con figuras como el portero Cristante, Víctor Ruiz, Carmona y José Saturnino Cardoso, entre otros. Luego, derrotó 4-0 al Pachuca, equipo revelación del último torneo, dirigido por “El Vasco” Aguirre y con jugadores como Miguel Calero en la portería, Cesar Victorino, Pablo Hernández y Pedro Pineda Madrid. En este partido, “El Chele” se gastó un gol de antología y Costa tres.

En la final, perdieron 3-2 contra el Galaxy de Lalas, Covi Jones y el escurridísimo volante salvadoreño, Mauricio Cienfuegos, pero los jugadores del Olimpia habían ganado el segundo boleto para verse, en agosto de ese año, cara a cara con Zidane, Roberto Carlos, Riquelme, entre otras estrellas del momento. Y por supuesto, el premio que les prometió el señor Ferrari.

“Cuando terminó el partido, me voy para donde Osman Madrid (el lugarteniente de Ferrari) y le digo: La hicimos, hermano”, recuerda Pineda Chacón.

El REFUERZO Y LA CARTA

Pasada la emoción de la clasificación, sucedió la otra anécdota de esta historia. En las semanas siguientes, a los oídos de los jugadores llegó el rumor de que la directiva buscaba refuerzos internaciones para el mundial. Incluso, se decía que el premio sería usado para pagarles el salario.

Eso inquietó al plantel blanco porque implicaba, además de no recibir el premio, quién sería excluido de la lista para viajar a España para cederle el cupo a los extranjeros. Entonces, “Se mencionaba a Romario como refuerzo, entonces, nos reunimos los 19 jugadores y firmamos una carta pidiendo que se respetaran la lista de los jugadores que habíamos ganado el boleto al mundial de Clubes. Por cierto, que aquí en mi casa conservo todavía esa carta firmada”, recordó Alex.

Finalmente, cuando el León había solventado todo vino la triste noticia: El mundial se cancelaba porque chocaba con los calendarios de las ligas europeas, afectaba los derechos de transmisión y el marketing. La FIFA, dirigido por el mafioso Joseph Blatter, prometió que se realizaría dentro de dos años, que los olimpistas siguen esperando. El premio para los jugadores tampoco llegó, la menos en la oferta inicial de Ferrari.

En lo que concierne al “Chele”, ya él había renunciado ir a ese mundial porque optó por dar el salto a la MLS donde, con 31 años, se convertiría en uno de los goleadores y asistentes más recordados de todos los tiempos (EG).

Recomendamos - Más de Honduras