Última humillación de México en casa - Diario Deportivo Más
Connect with us

La Bicolor

Última humillación de México en casa

Desde la eliminatoria al Mundial de Inglaterra 1966 hasta Estados Unidos 1994, Honduras no le había podido ganar un solo juego de local a México, mucho menos de visita, pero la historia cambió desde Francia 1998 a la fecha, sobre todo porque los partidos se disputaron en los estadios Francisco Morazán Olímpico de San Pedro Sula.

Justamente hoy 2 de mayo se cumplen 27 años de la última humillación de México sobre Honduras, al golearnos 4-1 en el estadio Nacional de Tegucigalpa, una derrota que marcó la eliminación de Honduras al Mundial de Estados Unidos 1994.

El proceso mundialista lo inició el uruguayo Estanislao Malinowsky (QDDG) quien había sido campeón de Concacaf con Olimpia, pero su trabajo fue deficiente y la FENAFUTH decide nombrar en su lugar al brasileño Flavio Ortega (QDDG), quien no pudo enderezar el camino a pesar de vencer a El Salvador, ya que la derrota ante los aztecas nos dejó fuera de combate.

Y es que ese domingo 2 de mayo de 1993 existía la fe de vencer a un equipazo mexicano dirigido por el doctor, Miguel Mejía Barón, pero al final no se pudo hacer el milagro a estadio lleno.

Apenas a los dos minutos Alberto García Aspe nos ponía temblar con su gol inicial, luego Luis Flores al final del primer tiempo venció nuevamente a Wilmer Cruz. Iniciando la segunda mitad, Luis García Póstigo le puso la tapa al pomo, aunque Juan Alberto “Matador” Flores descontaba a los 66 minutos. La última anotación fue en propia puerta a través de un autogol marcado por Rodolfo Richardson Smith a los 88 minutos.

Esa tarde triste Flavio Ortega alineó a Wilmer Cruz en la portería, mientras en defensa actuaron Marco Anariba, Gilberto Yearwood, Arnold Cruz y José Fernández. En mediocampo jugaron Richardson Smith, Tomás Roches y Mauricio Fúnez. Los atacantes fueron Eugenio Dolmo Flores, Eduardo Bennett y Nicolás Suazo. Ingresaron de cambio Pastor Ramón Martínez y Juan “Matador” Flores.

No podemos cerrar este recuerdo sin mencionar lo más triste y lamentable de ese partido, lo que sucedió al final, una enardecida afición se metió a la cancha para agredir y destrozar lo que encontraban en el camino, lo que provocó un severo castigo al Estadio Nacional, que obligó a FENAFUTH jugar la siguiente eliminatoria en San Pedro Sula. (GG).

 

Recomendamos - La Bicolor