Connect with us

Otros Deportes

Ultratriatleta francés pedalea 8.000 km en su salón por los sanitarios

El Tour de Francia en 14 días, casi 8.000 km en el cuenta kilómetros… confinado en su piso de 14 metros cuadrados, el ultratriatleta Pascal Pich pedalea como un loco para abastecer de material al personal sanitario movilizado contra el nuevo coronavirus.

En Savignargues, pequeña localidad al sur de Francia, Pascal Pich no es un confinado como el resto. Quíntuple campeón del mundo de ultratriatlón, deporte de resistencia extrema que combina la natación, el ciclismo y el atletismo en largas distancias, pedalea durante horas en su bicicleta estática.

“El kilometraje es monstruoso, pero no es nada excepcional. Lo que es excepcional, es el hecho de hacerlo solo y encerrado. La idea es únicamente pedalear”, explica Pich a la AFP.

Lo hace por una buena causa: uno de sus patrocinadores se ha unido a sus desafíos y abastece material a los sanitarios que luchan contra la pandemia (máquinas de café, microondas, mesas de ping-pong).

Cuantos más seguidores tenga en su página oficial de Facebook, donde organiza dos o tres ‘lives’ diarios, más material consigue para el personal médico. “Se han entregado cien máquinas para el personal sanitario en 28 hospitales diferentes”, se felicita Pich.

Todo comenzó la primera semana del confinamiento. El deportista buscó cómo ayudar a los sanitarios en primera línea frente a la pandemia del COVID-19.

“Cada uno lo hace como quiere y yo tenía ganas de pedalear, así que pedaleo. Lo que piensen los otros me da igual. También es absurdo estar en el salón de casa frente al televisor bebiendo cerveza”, dice el deportista, que ha recibido el apoyo de varias estrellas de la televisión francesa.

– Marquesina como horizonte –
Su primer desafío: correr el equivalente de las 21 etapas del Tour de Francia en 14 días. Es decir, 3.471 km recorridos sin moverse de casa. Tras una pequeña semana de recuperación, volvió a subir a la bicicleta estática para pedalear durante 54 horas a lo largo de seis días, el equivalente a una semana de trabajo para los médicos.

Y desde el 24 de abril, pedalea en turnos “como los de los equipos médicos”, es decir, “ocho horas de pedaleó, ocho horas de recuperación”.

El viernes alcanzará su objetivo de 88 horas sobre la bicicleta en 7 días, corriendo en cada sesión entre 250 y 320 km.

Al final habrá sumado unos 8.000 km, solo, en su pequeño apartamento y con una marquesina, donde seca su ropa de deporte, como único horizonte.

“Estoy solo en el apartamento. Es muy duro todo porque estoy encerrado en una pieza que apenas hace 14 metros cuadrados. Hay muy poco aire”, dice este poseedor de varios récords del mundo, como el que consiguió en mayo de 2018 al pedalear durante seis días en una bicicleta estática, recorriendo 3.165 km.

Alrededor suyo, un cronómetro como el que marca los récords en las grandes citas de atletismo, un ordenador y un televisor, en el que mira películas.

“Espero para todos que este será el último desafío, porque empiezo a estar un poco quemado y porque querrá decir que habremos avanzado con respecto al virus. Y que el personal sanitario estará un poco más relajado”, espera. AFP. (RH).