Connect with us

Más de Honduras

La huella de “Tyson” Núñez en el Nacional, sigue sin borrarse

Foto: @Ovaciondigital

Milton Omar Núñez conocido en el mundo futbolístico como “Tyson” Núñez, sin duda que dejó una huella imborrable por uno de los clubes históricos del mundo, el Nacional de Uruguay.

El catracho militó en la temporada 1998-99 y luego tuvo un semestre en el 2001, a casi 20 años de su presencia con el equipo tricolor, su afición sigue recordándolo en especial sus goles.

Diario la Ovación Digital de Uruguay, entrevistó al catracho y resaltó que a sus 47 años todavía sigue activo en el balompié, pues el goleador milita en el Victoria de la Liga de Ascenso.

En sus palabras al diario sudamericano “Tyson” dijo que es cuestión de disciplina que todavía juegue, aunque reconoció que ya es hora de ir pensando en el retiro.

“Todo es cuestión de disciplina y el haber aprendido mucho de varios jugadores que en su momento eran mayores que yo. Por eso sigo adentro de las canchas todavía. Agradecido con Dios y con los dirigentes, es algo que me llena de orgullo estar por cumplir 48 años en octubre y seguir jugando”.

“No he fijado fecha; había pensado jugar este torneo, pero está parado por la pandemia. Este o el otro puede ser el último año, ya es momento de hacerse a un lado y buscar hacer otras cosas para sobrevivir. El retiro ya lo canté”, dijo sobre su retiro, dijo entre risas.

NACIONAL
Núñez militó en dos ocasiones en el Nacional, primero entre 1998 y 1999, después regresó para jugar el segundo semestre del 2001.

Sobre su primera ocasión recordó que “yo no llegué diciendo que quería probarme, pero sí era una prueba. Fui con mi representante, él habló antes y los dirigentes le dijeron ‘tráelo para ver qué es lo que hace, para ver qué es lo que tiene’. Yo llegué y entrenaba como si tuviera el lugar fijo. Me sirvió mucho llegar a Nacional, yo venía de jugar en Guatemala, pero la verdad que fue una bendición haber llegado a Nacional. Fue una prueba personal, Nacional fue el equipo que me dijo sí y terminó siendo el mejor año de mi carrera”.

“Fue un año muy bonito, espectacular para Nacional porque logramos cortar el sexeño. Formar parte de un equipo que cortó una racha fue importante. Había mucha presión, pero en ese momento en Nacional había renovado casi todo el plantel y eso sirvió mucho. Era un grupo sano, alegre, se merecía ganar ese año”.

De sus primeros días en Uruguay, el hondureño manifestó que “eran pocas las personas que conocía, pero recuerdo que el que pasaba por mí era Silvio Fernández. Después, cuando se fue del equipo, me pasaban a buscar Cesilio De los Santos o Jorjão. Estoy muy agradecido con todos ellos. Fue un tiempo bonito compartir con gente que quizás no esperaba que ibas a dar mucho, pero que gracias a Dios les pude mostrar que no había llegado solo por hacer una prueba. Agradecido a la gente de Nacional, que en ese momento era Don Dante Iocco y Óscar Magurno, Hugo De León, el profe Esteban Gesto. Ellos me dieron la posibilidad de jugar en un gran equipo. Me llena de satisfacción y Uruguay es la nacionalidad de mi hijo menor”.

Núñez era un desconocido para todos cuando llegó, pero en los entrenamientos empezó a mostrar sus virtudes, centradas principalmente en su velocidad y capacidad goleadora.

“¿Qué no se dijo cuándo llegué? Decían que como era un centrodelantero chiquitito, que arrugaba. Y realmente no soy de los que arruga, lo que pasa que el primer partido que jugamos esa vez fue una Copa Libertadores en Maldonado contra Peñarol y como que era una prueba de fuego. De repente la gente tenía otras expectativas, pero claro, no sabía yo cuál era la intensidad de los clásicos. Perdimos 2-1, pero jugar contra defensas como los que tenía Peñarol… Todos se turnaban para pegarle a Tyson Núñez. Sabía cómo era, tenía que hacer diferencia como extranjero y se dio. Hoy me río de las cosas que decían, incluso estando ahí me reía, porque sabía que las cosas iban a ser diferentes”, recordó.

Núñez fue uno de los goleadores de los tricolores en su primer pasaje en la institución, marcando 29 tantos.

“El que más me hablaba era ‘Pepe’ Herrera, Serafín también, se turnaban, je. Eran los que me amenazaban, me decían ‘te vamos a partir al medio’ y yo les respondía ‘¿sí? ¿a quién vas a partir? Jugá al fútbol, yo no soy luchador, ¿me entiendes?’ Yo me reía y al final te das cuenta que esto es fútbol. Siempre se hizo lo mismo de amedrentar a los delanteros o meterle miedo, pero no tenía miedo, tampoco iba a ser ‘callón’, como le decimos acá, entonces también les decía: ‘ah, ¿te la tirás de guapo? y ellos me contestaban ‘como guapos te vamos a partir, ya verás’. Yo me reía, je. Siempre jugué al fútbol con alegría. La gente va a la cancha para ver un espectáculo”, contó.

“Tyson” se ganó el corazón de los hinchas y el respeto de los adversarios. Dejó su huella en Nacional y hoy sigue con la llama de jugador encendida. (Fuente Ovación) (HN).

Comentarios

Recomendamos - Más de Honduras