Connect with us

De Todo Un Poco

El estadio Guangzhou Evergrande, la próxima ‘macrojoya’

Un par de jornadas antes de celebrarse el sábado el Día Internacional de los Monumentos y Sitios se dio el pistoletazo de salida a la nueva ‘macrojoya’ de los coliseos deportivos del mundo.

Se trata del nuevo estadio del Guangzhou Evergrande, una instalación que se prevé que se pueda inaugurar en 2022 con un diseño impactante, espectacular, en forma de flor de loto, desarrollado por el estadounidense con base en Shanghai Hasan Syed, y que presume que será un auténtico monumento.

Su proyecto fue elegido entre ocho procedentes del Reino Unido, Australia y Estados Unidos y se presenta como la nueva ‘macrojoya’, cuyo coste aproximado se estima ascenderá a 1,7 billones de dólares y tendrá un aforo para 100.000 espectadores, con lo que entrará de pleno en el ‘top 5’ de los estadios del mundo.

De hecho, el presidente del conglomerado Evergrande, Xia Haijun, llegó a asegurar que se convertira “en un nuevo hito de clase mundial comparable a la Ópera de Sydney y al Burj Khalifa de Dubai, y en un importante símbolo del fútbol chino para el mundo”.

Las previsiones es que esté a punto para ser la sede de la apertura de la Copa de Asia 2023, pero incluso podría hasta ser sede del Mundial de clubes de la FIFA que se iba a celebrar el próximo año en China que tuvo que ser aplazado por la pandemia del coronavirus.

Será la ‘casa’ del Guangzhou Evergrande, que se ha convertido en uno de los principales clubes del continente asiático, que ya sabe lo que es adjudicarse la Liga de Campeones y jugar el Mundial de Clubes, y que ahora juega en el estadio Tianhe, con capacidad para 58.500 espectadores.

Y será uno de los estadios más grandes y más modernos del mundo. El récord lo tiene en estos momentos el Rungrando Primero de Mayo de Pyongyang, inaugurado en 1989 y donde juega la selección norcoreana.

El Michigan Stadium, situado en Ann Arbor (Estados Unidos), es el segundo más grande, con 107.601 asientos. Aunque su uso es para el fútbol americano, como buena parte de los demás coliseos norteamericanos, en este feudo se han disputado encuentros de ‘soccer’ como el el año pasado el Nápoles-Barcelona del torneo veraniego que se disputa en los últimos años por el país, en el que por ejemplo el uruguayo Luis Suárez logró un doblete y el francés Antoine Griezmann anotó su primer tanto como azulgrana en el triunfo por 4-0.

El Melbourne Cricket Ground, con un aforo de 100.024, aparece actualmente para cerrar el podio de los estadios con uso futbolístico, aunque el primer deporte, como su nombre indica, es el cricket. No obstante, es uno de los habituales escenarios en los que la selección australiana, los ‘socceroos’, juegan sus partidos y también ha albergado amistosos internacionales de clubes, con participación, entre otros, de Real Madrid y Manchester City, y de selecciones, con Argentina y Brasil.

El Camp Nou se mantiene como el estadio más grande del continente europeo. En la actualidad el aforo oficial es de 99.345, pero con la remodelación del Espai Barça subirá hasta unos 105.000, cifra aún inferior a la que tuvo en anteriores etapas.

Una vez se produzca dicha reforma superará, por lo tanto, a esa nueva joya que ya está en camino en Guangzhou, que precederá al Soccer City de Johannesburgo, el estadio que se construyó para el Mundial de Sudáfrica 2020, con aforo de 94.736 y donde se coronó campeona la selección española con el gol de Andrés Iniesta en la prórroga ante Holanda.

La flor de loto que verá la luz en dos años dará aún más lustre, colorido e imaginación, al mundo de los estadios, que presentarán el el Mundial de Catar 2022 unos coliseos también espectaculares, al margen de remodelaciones profundas y atractivas como por ejemplo está ya experimentando otro de los principales templos del balompié, el Santiago Bernabéu, que se prevé también esté acabado en plazo similar. EFE (HN)