Connect with us

De Todo Un Poco

El coronavirus puso a la selección china “ansiosa”

El seleccionador de China, Li Tie, reveló el peso psicológico que tuvo el coronavirus sobre sus jugadores, que tuvieron que quedarse más tiempo del previsto en Dubái en una concentración de entrenamientos que se prolongó debido a la pandemia.

Los jugadores de Li Tie pasaron una gran parte del mes de marzo en Dubái (Emiratos Árabes Unidos), como muchos equipos del campeonato chino. Tras haber encontrado un vuelo, pudieron llegar a China el 23 de marzo, pero tuvieron que quedarse en cuarentena en la isla tropical de Hainan (sur), según la agencia de prensa Xinhua.

“Durante este período, todos nuestros jugadores y nuestro personal estaban sometidos a una gran presión psicológica. Todos el mundo estaba ansioso, extrañaba su casa y se preocupaba de nuestra propia seguridad”, explicó Li Tie a la televisión china.

“La situación epidémica en Dubái se agravaba cada día, el número de clientes de nuestro hotel disminuía cada día”, añadió el excentrocampista del Everton, nombrado seleccionador a principios de enero en sustitución de Marcello Lippi.

“Los otros equipos de la Super League china (primera división) regresaron a China uno detrás de otro”, añadió.

Los medios de comunicación chinos habían informado que el equipo estaba mentalmente cansado por una combinación de entrenamientos, cuarentena y alejamiento de su familia en un contexto difícil.

Los jugadores, que todos dieron negativo al control del coronavirus, solo regresaron a sus clubes la semana del 6 de abril para preparar la nueva temporada, que debía inicialmente comenzar el 22 de febrero, pero que fue aplazada sine die.

La federación china reunió a su equipo en concentración para preparar los partidos de clasificación del Mundial de 2022 contra Maldivas y Guam, previstos el 26 y el 31 de marzo, pero aplazados. El seleccionador piensa que estas calificaciones podrán reanudarse en octubre o noviembre.

El coronavirus apareció en China, en Wuhan (centro), en diciembre, antes de propagarse por el mundo entero y de matar a más de 112.500 personas. AFP.