Connect with us

Fútbol Internacional

Julio Velázquez, la vida antes que el fútbol

El entrenador del Vitória de Setúbal, el español Julio Velázquez, confinado estos días en Portugal, donde vive solo, apartado de su familia, tiene claro que ahora no le preocupa el futuro del fútbol cuando “hay personas que se están muriendo y otras jugándose la vida sin los recursos suficientes”.

En una entrevista con EFE, Velázquez no esconde sus preocupaciones por su pareja, que está en Madrid, o por su madre, que trabaja a diario en un hospital; y ha logrado un esquema de trabajo con todo su equipo técnico para que los jugadores hagan sesiones de entrenamiento mañana y tarde.

Y reconoce que para sus futbolistas “lo más complejo es mantenerse equilibrado en el plano emocional” y aprovecha su tiempo para perfeccionar inglés, portugués e italiano y aprender alemán durante cuatro horas diarias, mientras visiona vídeos de fútbol alrededor de cinco horas al día.

Pregunta: La formación que recibe un entrenador no explica cómo hacerlo desde el confinamiento.

Respuesta: Es una experiencia más, donde tienes que tener una gran capacidad de adaptación y, ahora mismo, dentro de que lo más importante es el factor humano y la prioridad es que la humanidad recobre la normalidad, debemos ser responsables y profesionales en la medida de lo posible para mantener la forma. Llevamos una rutina para que así sea.

P: ¿Qué prima, el estado físico o el mental?

R: Lo más complejo es mantenerse equilibrado en el plano emocional. Estamos en un tesitura difícil para todos. Tenemos que estar en casa y colaborar al cien por cien con la sociedad y, a la par, llevar a cabo un trabajo para que cuando se vuelva a competir, que no se sabe cuándo, intentar estar en las mejores condiciones. Pero lo principal es el estado emocional, no podemos olvidar que antes que jugadores y entrenadores, somos seres humanos, con nuestras familias, nuestros padres, nuestras mujeres, nuestros hijos. El estado emocional repercute en lo demás.

P: ¿Cómo ha organizado todo para seguir con los entrenamientos?

R: Los jugadores viven en casas normales y no tenían material adecuado y el primer problema es que el stock de aparatos estaba bajo mínimos, pero el club llegó a un acuerdo con un gimnasio de Setúbal -a unos 50 kilómetros de Lisboa- para que tuviéramos bicis y material de fuerza. Luego, con los preparadores físicos, fisioterapeutas, ayudantes, etc, le hemos dado un sentido al día a día. Hablamos todos los días con los jugadores y todo el cuerpo técnico nos reunimos todos los días con videollamadas.

P: ¿Cada jugador tiene un entrenamiento personalizado?

R: Les mandamos trabajo por la mañana y por la tarde y a la semana hay uno o dos días de trabajo en grupo con videollamadas para que se vean las caras, se rían. Yo hablo con los jugadores, con los empleados del club, pero es más una llamada emocional, por si necesitan ayuda, aquí me tienen. Y los fisioterapeutas marcan trabajo preventivo de lesiones, mientras que la nutricionista marca las pautas a cada jugador. Cada futbolista tiene un trabajo diferente, en función de la edad y de su posición en el campo.

P: ¿Ha habido lesiones?

No, el único problema es el sillín de la bicicleta, de hacer tanto trabajo que genera molestias en el glúteo. El objetivo es mantener un mínimo, porque es una incógnita absoluta cuándo se va a volver.

P: En este tiempo, ¿el entrenador está muy solo?

R: Tengo a mi mujer y a mi familia en España. Mi padre está ya jubilado y mi madre se jubila en junio, trabaja en un hospital y te genera preocupación.

Ahora aprovecho el tiempo para cuestiones personales. Estoy aprendiendo una hora al día italiano, una hora de portugués y una hora de inglés. Esos tres idiomas ya los hablo y he decidido aprender alemán por lo que lo estudio una hora al día.

También aprovecho para ver mucho fútbol: 5 ó 6 horas de fútbol al día, veo dos o tres partidos de diferentes ligas para ver jugadores o equipos que me atraen por su modelo de juego. Hago una hora y media de deporte al día. Además, hablo mucho por teléfono, con mucha gente del fútbol, amigos, entrenadores, jugadores,… Te interesas por cómo están.

P: ¿Le preocupa el futuro del fútbol?

R: Si te soy sincero, no me preocupa absolutamente nada qué es lo que va a acontecer, para mí es algo secundario. La prioridad, estamos hablando de algo muy grave, es que se contagien el menor número de personas, que no se colapsen los hospitales y que se mueran el menor número de personas. Hay personas que se están muriendo y gente jugándose la vida sin los recursos mínimos. EFE

 

Comentarios

Recomendamos - Fútbol Internacional