Los derechos televisivos ahogan al fútbol portugués - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

Los derechos televisivos ahogan al fútbol portugués

Los clubes de Portugal se afanan para solventar la grave crisis provocada por la suspensión de competiciones debido a la COVID-19. En juego está el cobro de los derechos televisivos y sin ellos apenas tendrán liquidez para afrontar las nóminas de los jugadores.

Los clubes, especialmente los más modestos, están en una situación de indefensión, ya que, al contrario de lo que ocurre en otros campeonatos, como el español, la Liga portuguesa no negocia directamente los derechos con el operador televisivo para su posterior reparto.

Las cadenas negocian de manera individual con cada club y al parón liguero le sigue el corte de ingresos televisivos.

Los clubes no cobrarán por los derechos de mayo, junio y julio si no se celebran las diez jornadas que faltan de campeonato y la cuota de marzo fue abonada por el operador como una cantidad a modo de préstamo.

David Belenguer, exjugador español y presidente del Tondela, que milita en la primera portuguesa, explicó hoy a EFE que los clubes entienden que la medida adoptada por los operadores es “ilegal”.

En el caso del Tondela, Belenguer avanzó que han logrado financiación para hacer frente a las nóminas de los futbolistas para uno o dos meses y espera que los operadores televisivos recapaciten.

Clubes, Liga y Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) se han mostrado muy unidos en las últimas semanas, aunque todos son conscientes de que este modelo deja sin fuerza negociadora a los equipos, que no pueden presionar en conjunto.

Se calcula, aunque son contratos privados entre los clubes y el operador, que cada año se reparten un total de 250 millones de euros entre los equipos portugueses en conceptos de derechos.

Sin los pagos de los próximos meses, los directivos de los clubes modestos, e incluso la mitad de los equipos de primera división de Portugal, podrían quebrar económicamente.

En los últimos días, se han repetido las reuniones entre la Liga, la FPF y el Sindicato de Jugadores Profesionales de Fútbol (SJPF) para estudiar soluciones ante una pérdida de ingresos estimada en unos 310 millones, es decir, un 60 % menos que todo el volumen de la pasada campaña, cuando se alcanzaron los 510 millones.

El presidente del SJPF, Joaquim Evangelista, explicó a EFE que la idea inicial es que un modelo de negociación entre futbolistas y clubes para reducir entre un 30 y un 50 % el salario durante los próximos meses recuperable cuando se retomen las competiciones.

Esta fórmula ha sido el acordada entre la directiva del Braga y la plantilla, que verá reducida su mensualidad en un 50 %, aunque la podrán recuperar a partir de septiembre si vuelve la normalidad.

Evangelista mostró su rechazo a que los clubes apliquen Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) ya que el Estado tendría que soportar dos terceras partes del salario, hasta un máximo de 1.905 euros.

Según Evangelista, son los operadores televisivos “los que deben acudir para ayudar al fútbol con líneas de apoyo y evitar el colapso de la industria futbolística”.

En Portugal hay un total de 1.100 profesionales del fútbol entre la primera y la segunda división y, además de algunos clubes del segundo escalón, el Belenenses (de primera) ya presentó un ERTE a su plantilla por falta de ingresos.

Los que, de momento, no han anunciado ningún tipo de medidas e, incluso, no tienen avanzadas negociaciones con los futbolistas, son los tres grandes, Benfica, Sporting y Oporto, aunque se prevé que tras la Pascua decidan cómo afrontar la merma de ingresos debido al parón liguero provocado por la pandemia. EFE.

Comentarios

Recomendamos - De Todo Un Poco