Karpov: Carlsen es un gran campeón pero no representa el liderazgo en ajedrez - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

Karpov: Carlsen es un gran campeón pero no representa el liderazgo en ajedrez

La leyenda de Anatoli Karpov se extendió durante más de tres lustros abarcando desde mediados de los setenta hasta los albores del nuevo siglo, vivió una cruenta batalla en el tablero y fuera de él con Gari Kasparov y en la actualidad sigue embarcado en extender el ajedrez en todos los continentes, ya que el actual campeón mundial, Magnus Carlsen, “carece de liderazgo”.

A sus 68 años mantiene una ingente actividad como impulsor y promotor de escuelas en numerosos países, también en el suyo, Rusia, donde cree que han perdido la supremacía pasada, por lo que, como miembro del Parlamento -Duma- sigue empeñado en “reverdecer la tradición de la vieja Unión Soviética”, tal y como asegura en una entrevista con Efe.

Alaba la capacidad del nuevo monarca mundial, el noruego Magnus Carlsen, pero considera que no ostenta el liderazgo que se le reclama al número uno mundial y que, por ejemplo, sí tuvieron otros campeones mundiales.

“Es un campeón mundial muy bueno y fuerte, pero no creo que él sienta que lo es, porque también debería de ser un líder en el mundo del ajedrez y no ha representado ese papel hasta ahora”, afirma tajante el gran maestro ruso.

Ello a pesar de valorar su capacidad para superar a rivales que, en alguna ocasión, le han puesto en dificultades y de acaparar la corona mundial en todas las modalidades, la clásica y también de partidas rápidas.

Dentro de su promoción del ajedrez por todo el mundo, Karpov hizo parada en León, donde tomó parte, sin ganar en ninguna de las ocasiones, en dos ediciones del prestigioso Torneo Magistral de Ajedrez.

En esta ocasión se trataba de dos partidas de exhibición por parejas, enfrentándose al gran maestro leonés, sexto jugador español en la actualidad, Jaime Santos, compartiendo movimientos con dos niños de entre 7 y 12 años en un ajedrez gigante, cuyo tablero y figuras se elaboraron reciclando 1.250 neumáticos en desuso dentro del proyecto “Reciclaje inteligente”.

Para el excampeón mundial la capital leonesa es una ciudad “fantástica”, con algunas de las mejores representaciones de la arquitectura de Gaudí. “Según tengo entendido, se ha convertido en una de las ciudades españolas más activas en el mundo del ajedrez”, ha valorado.

Después de coronarse campeón mundial en 1975 ante la renuncia a enfrentarse con él del genio estadounidense Bobby Fischer, llegaron sus míticos enfrentamientos con Kasparov durante una década que traspasaron el ámbito deportivo para entrar de lleno en el político por las diferentes posturas de ambos jugadores.

Quizá por ello ahora piense que el ajedrez “ha perdido interés y la posición que tenía dentro del deporte mundial debido a muchos errores”, que achaca, tanto a cuestiones federativas como por el sistema de torneos.

“Ahora no tenemos líderes tan atractivos”, resume con contundencia el veterano “zorro” de Zlatoust, a lo que añade que los nuevos tiempos, con la irrupción de internet y los programas de ajedrez han cambiado sustancialmente el panorama.

“Hay una nueva vida debido a los programas de ajedrez en los colegios, el ajedrez está entrando en los programas, y algunas clases son obligatorias, otras están dentro del sistema extraescolar pero el ajedrez está entrando en los programas de los colegios en todos los continentes”, apunta.

Entre esos países cita a Turquía, Eslovaquia, Rumanía, Moldavia o Kirguistán e incluso en algunas zonas de Rusia, con decisiones en cuatro regiones que han optado por llevar el ajedrez a las escuelas, participando él mismo en un programa que se está desarrollando en la capital búlgara, Sofía.

Por eso considera que todas estas iniciativas suponen “una gran oportunidad para la recuperación del ajedrez” y valora el impulso que se le está dando en otros países poderosos en cuanto a su número de habitantes como China o India, que también se han volcado con este deporte.

En el caso del gigante asiático, el problema, según Karpov, es la división entre el número de practicantes del denominado ajedrez chino -62 millones- y el internacional, aunque ambas federaciones involucran a más de cien millones de jugadores.

“Con un número tan importante es más fácil descubrir talentos y apoyarlos”, concluyó. EFE

Comentarios

Recomendamos - De Todo Un Poco