Firmino, el verdugo de Monterrey que no necesita marcar goles para ser imprescindible - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

Firmino, el verdugo de Monterrey que no necesita marcar goles para ser imprescindible

Aunque Roberto Firmino se erigió en el héroe del Liverpool, el miércoles, al marcar el tanto decisivo contra Monterrey para que los ‘Reds’ accedieran a la final del Mundial de Clubes, el delantero brasileño no es una pieza clave en el campeón de Europa por su cantidad de goles.

En los gráficos que ordenan las alineaciones antes de los partidos de la Premier League, Firmino siempre aparece en el centro del tridente ofensivo del Liverpool, encerrado entre sus compañeros africanos Mohamed Salah y Sadio Mané.

Pese a que en la percepción de los aficionados el brasileño es un 9 puro, nada más lejos de la realidad: el exjugador del Hoffenheim centra sus esfuerzos en moverse por la zona de ataque para dejar espacios a sus veloces compañeros que, ellos sí, llenan de goles sus bolsillos.

El ratio de anotaciones de ‘Bobby’, como le apoda su entrenador, el alemán Jürgen Klopp, no es el que correspondería a un delantero centro al uso de un gran club de Europa, pero es una pieza clave del engranaje del vigente campeón de la Liga de Campeones y actual líder destacado de la Premier League.

“Muy valioso”

“Es un jugador muy importante. Disfruta mucho jugando en este equipo, por estar ahí con todos estos super muchachos a su alrededor”, declaró Klopp a la web del club a principios de septiembre.

“Eso es lo que le ayuda, claro: si tienes la velocidad a tu alrededor, puedes ser ese chico descarado entre líneas, para estar ahí y marcar los goles. Es un jugador muy valioso para nosotros”, añadió.

En la temporada actual, Firmino acumula tan solo 5 dianas en los 26 enfrentamientos en los que se ha vestido de corto, lo que arroja una cifra de 0,19 tantos por partido, la media más baja en sus cinco temporadas en Anfield.

No obstante, en Melwood, lugar donde entrenan los futbolistas ‘Reds’, no suenan las alarmas. La escuadra comandada por Klopp es la segunda más goleadora de la Premier y el egipcio Salah y el senegalés Mané llevan 9 tantos cada uno en el campeonato doméstico y unos promedios similares (0,56 y 0,54 respectivamente) a los que firmaron el curso pasado.

Esa falta de ego de la que hace gala Firmino, no muy habitual en los vestuarios más prestigiosos, es uno de los motivos por los que el seis veces campeón de Europa está viviendo una época tan dulce, cuya guinda sería su primer campeonato inglés desde 1990.

Luego de vencer a ‘Rayados’, el siguiente obstáculo del club inglés es el Flamengo brasileño, flamante campeón de la Libertadores, en la final del Mundial de Clubes, un club que Firmino no minusvalora.

“Va a ser un gran juego, una gran final. No va a ser fácil, ellos están jugando muy bien. Es un equipo que tiene varios jugadores rodados, que jugaron en Europa, hay que tener cuidado y estar concentrados”, declaró el punta.

Descubierto por el Hoffenheim

Roberto Firmino dio sus primeros pasos serios en el mundo del fútbol con la camiseta del Figueirense brasileño, un conjunto de la idílica localidad de Florianópolis (sur) que milita actualmente en la segunda categoría del país.

En la temporada 2010/2011 fue fichado por el Hoffenheim alemán a cambio de unos 4 millones de euros, una cantidad elevada para un jugador por entonces desconocido y que contaba apenas 19 años.

Pero en el emergente club germano, Firmino encontró su lugar para explotar su calidad y en la campaña 2013/2014 recibió el galardón a jugador revelación de la Bundesliga, merced a sus 16 goles ligueros.

A finales de 2014 contestaría a su primera llamada para vestir los colores de la selección brasileña, con quien levantó la pasada Copa América-2019, su primer título con la ‘Seleçao’.

La apuesta del Hoffenheim se demostró ganadora y obtuvo un gran beneficio con su venta al Liverpool en el verano boreal de 2015 por unos 40 millones de euros.

Un valor que en la actualidad se ha quedado desfasado. El portal especializado Transfermarkt lo tasa estos días en 90 millones de euros. Un ejemplo de que no hace falta marcar muchos goles para ser imprescindible. AFP.

Recomendamos - De Todo Un Poco