Javier Aguirre habla de sintonia inmediata con el Leganés: "Fue un flechazo" - Diario Deportivo Más
Connect with us

Fútbol Internacional

Javier Aguirre habla de sintonia inmediata con el Leganés: “Fue un flechazo”

El técnico mexicano Javier Aguirre, afirmó que en ningún momento dudó a la hora de hacerse cargo del Leganés, equipo al que dirigirá hasta final de la presente temporada y que actualmente ocupa el último lugar de la tabla en la liga española.

“Es una buena oportunidad de volver a LaLiga. Un equipo me llamó hace un par de años en diciembre. Pero a diferencia de este momento, no vi ‘clic’ con la gente con la que me entrevisté. Ahora fue inmediato, fue un flechazo”, manifestó en su presentación.

“Me miraron a los ojos y me hablaron con el corazón, notas a la gente. Lo otro es secundario, lo arreglas en dos minutos. Pero ves cómo inmediatamente te abren su corazón. Cuando ves a la gente de frente y palpas, no lo dudé ni un segundo”, apuntó también.

Asimismo detalló el porqué del acuerdo: “Lo primero, la gente que me invita. Es una oportunidad fantástica. Lo segundo es que quería regresar a la liga. Y lo tercero no es que, yo tenga fe o no, el vestuario es quien la tiene. Si ellos no quieren no vamos a ningún lado, no hay entrenador sin jugadores. El dilema es qué piensa ese vestuario”.

“Estoy escarbando, quitándoles la basura, la presión por decirlo de alguna manera. Empezamos una etapa nueva en Anoeta. No soy psicólogo, soy entrenador de fútbol. Y una de las cosas que más me gusta es acercarme al ser humano. Saber si es soltero, casado, si hace una cosa u otra. Ya le he rascado a varios. Algunos no se sueltan pero ya les arrancaré”, añadió.

Aguirre destacó las instalaciones para trabajar y reconoció que las ha puesto en valor delante de sus jugadores: “He dado muchas vueltas y le hice ver a los chicos que esta casa no la tiene mucha gente en el mundo. Hay una afición magnífica, que sigue aquí y te anima. Es un patrimonio que no hay que olvidarlo jamás. Por ahí empecé”.

“En lo futbolístico ni quiero, ni debo, ni puedo meterme con el pasado, no lo voy a hacer. Respeto a mis colegas, he estado en esas circunstancias. No merecen más que mi agradecimiento. A partir de aquí empezamos una nueva vida el viernes”, agregó.

A la hora de valorar lo que se le viene encima declaró que quiere ir partido a partido y no hacer cuentas: “Yo veo materia prima. Veo material, ganas. Hoy entrenamos muy bien, con mucho entusiasmo y muchas ganas. Yo les dije, “cabrones parecen que van de líderes”. Qué calidad, qué cosa, qué bonito entrenamiento me regalaron”.

“Eso significa que hay algo. Y cuando hay cositas, algo tiene que suceder. Es difícil pedirles, pero de aquí a lo que queda exprimiré al equipo. Creo en el profesionalismo de este equipo, en su calidad. Por eso se tiene que salvar”, completó.

El entrenador ya ha ido contactando personalmente con sus futbolistas: “En 48 horas que llevo aquí, dos entrenamientos, he hablado por los menos cara a cara con siete u ocho jugadores. No significa que sean a los que veo menos comprometidos”.

“Vinieron los capitanes conmigo, se presentaron. Con dos de ellos ya había trabajado en el Atlético. Vinieron además los otros dos. He hablado con seis o siete y si no estaban comprometidos más les vale que estén porque, si no, ya saben que está diciembre aquí al lado. Lo tenemos fácil”, afirmó.

En esa línea, dijo: “No he pensado en ningún movimiento para diciembre salvo que alguno se quiera bajar del barco. Ya hablé con los jugadores, les dije que arreglábamos con la directiva si alguno quería irse. Y todos se callaron. Así que todos se quedan”.

Por otro lado no quiso analizar si es la situación más complicada en la que se ha aventurado pero sí que cada una es distinta: “La calidad de este grupo no coincide con la clasificación. No voy a hablar de árbitros, de suerte… eso es pretexto de perdedores. Esos factores no entrenan conmigo de lunes a sábado. Aparecen el domingo, hacen su trabajo y se marchan. La suerte y el árbitro”.

“Es una buena oportunidad para todos, hay chicos que han estado en la misma que yo y sabemos cómo hacer. No hay tiempo para lamentos, ni para el futuro. Hay que trabajar, ir 90, a 90, a 90… No es la situación ideal pero estoy encantado, es una buena oportunidad para mi y para todos”, opinó.

En cuanto al estado anímico de la plantilla, comentó: “Estaban apagadillos, faltos de confianza. Pero no quiero ir para atrás. Necesitan darse una alegría. Eso consiste en creer en sí mismos. Tirar a puerta, una pared, jugar con confianza. Ellos me lo dicen también”.

“Puedes perder, pero ese dudar es lo que no consiento. Hay que ir a por todas con nuestro estilo y nuestras maneras. Salir de los campos con orgullo de que lo hicimos lo mejor posible”, indicó ante los medios.

Además mandó un mensaje a la afición: “Les quiero agradecer que nos respeten el trabajo. Que nos dejen trabajar en armonía. Hay sitios que te lo hacen ver con enfado cuando sales con el coche. Aquí no”.

“Les prometemos trabajo, humildad, respeto. Es el tópico, pero aquí la gente apoya. Ojalá después de Anoeta nos conozcamos. La gente es bienvenida, habrá puertas abiertas cuando sea necesario”, expresó. EFE

Recomendamos - Fútbol Internacional