Medalla de plata y honor - Diario Deportivo Más
Connect with us

Más de Honduras

Medalla de plata y honor

LIMA, PERÚ.- No pudo la representación nacional de Honduras, jugó una hora casi perfecta, tuvo contra las cuerdas a Argentina y parecía indicar que la presea dorada estaba más cerca del pecho catracho que de ellos, pero en estas instancias, las potencias futbolísticas siempre tienen la última palabra.

La albiceleste de Argentina comenzó marcando el primer gol en un craso error en la salida de parte de Jorge Álvarez que perdió el esférico y de ganancia le quedó a Agustín Urzi quien mandó trazo dibujado y pegado al poste derecho de Guity que no le pudo llegar a la apertura del marcador.

Pero estos muchachos que dirige Coito parecen estar hechos de un material adicional, no se arrugaron ante una de las potencias del continente y se olvidaron que jugaban contra Argentina, tomaron la pelota y se fueron a darle trabajo al portero Facundo Cambeses.

Con el público peruano disfrazado de hondureño, comenzó el trabajo para la zaga de Argentina. La tuvo Kilmar Peña de cabeza en un córner de Vuelto pero se fue pegada al poste mientras Fernando Batista, técnico rival suspiraba de alivio al ver el balón afuera.

Luego la buscó Alejandro Reyes de distancia y el esférico se fue a centímetros del poste derecho de Argentina. También Darixon tuvo otra pero, de haberla definido con pierna derecha la historia habría cambiado, pero optó por la siniestra y su toque se complicó mandándola lejos del segundo palo.

El gol tenía que caer porque Honduras se lo merecía, se adueñaron de la pelota y por la izquierda entre Darixon y Rivas taladraron la defensa sudamericana, el disparo a puerta fue repelido por Cambeses y al acecho estaba Douglas Martínez quien no perdonó. Antes de irse al descanso y con justicia, Honduras volvía a la pelea por la medalla de oro.

SEIS MINUTOS FATALES

Por casta y experiencia, estas selecciones rivales pueden matar con pocos espacios y fue lo que sucedió en seis minutos antes de llegar a la hora de juego. Santiago Colombatto hizo una acción individual sirvió para Carlos Valenzuela quien paró la pelota y en milésimas de segundo giró con disparo a marco que era imposible detenerlo.

Dos minutos después Lucas Necul cerró con gol un despeje desesperado de Denil Maldonado. Rato después fue el capitán Fausto Vera que prendió de cabeza un tiro de esquina que le llegó desde la izquierda y con esto ya liquidaba cualquier aspiración dorada para la bicolor.

A pesar de la derrota por goleada, este equipo nacional deja sensaciones positivas y cada uno de ellos se muestran como alternativas para este cambio generacional de futbolistas que ya se ausentaron del pasado mundial de Rusia. Algunos de ellos ya mostraron credenciales y capacidad, una medalla plateada en sus pechos los acredita como tal.

Recomendamos - Más de Honduras