Muere Rosie Ruiz, quien cortó camino en maratón de Boston - Diario Deportivo Más
Connect with us

Otros Deportes

Muere Rosie Ruiz, quien cortó camino en maratón de Boston

Rosie Ruiz, cuya victoria en el maratón de Boston de 1980 fue anulada tras descubrirse que la corredora cortó camino y se convirtió en un perdurable símbolo de trampa deportiva, ha fallecido. Tenía 66 años.

Ruiz, también conocida como Rosie Vivas, falleció de cáncer en Florida el 8 de julio, de acuerdo con un obituario en que no se hace mención sobre el infame incidente del maratón. La revista Running fue la primera en hacer la conexión esta semana, un final adecuado para uno de los más extraños capítulos en la historia de la carrera.

“Es una parte colorida de la historia del maratón de Boston, sin duda”, dijo Bill Rodgers, quien conquistó la carrera en la rama masculina ese mismo año y sospechó de inmediato de la mujer sentada a su lado en el podio de premiación. “Pobre Rosie, fue la más perjudicada de todo esto”.

Nacida en La Habana, Cuba, Ruiz llegó a Estados Unidos a los ocho años y se estableció con familiares que residían en Miami.

Una desconocida en el ámbito deportivo que no lucía y actuaba como alguien que recién había corrido 42,16 kilómetros (26,2 millas), Ruiz terminó en el primer lugar en la rama femenina en Boston en 1980 en un tiempo entonces récord de 2 horas, 31 minutos y 56 segundos. Pese a que ella recibió la medalla y la tradicional corona de olivo, sus rivales se preguntaban cómo una mujer de la que nunca habían escuchado hablar _ni habían visto a lo largo de la competencia_ pudo ganar la carrera.

“Sabíamos que se había colado. Nosotros, que sabíamos qué era un maratón, lo dedujimos”, afirmó Rodgers a The Associated Press el jueves. “No había sudado lo suficiente; corrió con una camiseta pesada; no sabía nada sobre correr”.

“Yo me encontraba con ella al día siguiente en televisión, y ella lloraba inconsolablemente”, detalló Rodgers, que agregó que él pensó que Ruiz quería confesar. “Si ella simplemente hubiera dicho, ‘lo siento. Cometí un error’. Los corredores _todos nos retiramos de carreras_ lo habríamos comprendido”.

En una época previa a los chips de rastreo y puestos de control electrónico, los organizadores de la carrera se apoyaron en observadores para apuntar los números que portaban los corredores a su paso. Sin embargo, ellos se enfocaban principalmente en la carrera de los hombres.

Ruiz no aparecía en esas listas, ni en las cintas de video ni en ninguna de las cerca de 10.000 fotografías tomadas a lo largo de los primeros 40,23 kilómetros (25 millas) de la carrera.

Cuestionada por la Asociación de Atletismo de Boston sobre sus métodos de entrenamiento y su ritmo de carrera, ella no tuvo respuestas y parecía no comprender términos que serían comunes para los maratonistas de élite. Tampoco pudo reconocer escenarios por los que habría pasado en el trayecto. Dos estudiantes de Harvard se presentaron para decir que la vieron integrarse a la carrera cerca de Kenmore Square, aproximadamente a 1,6 kilómetros (una milla) de la meta.

A Ruiz le fue retirado el título ocho días después de la carrera. La canadiense Jacqueline Gareau fue declarada la ganadora correcta y fue trasladada de regreso a Boston al mes siguiente para ser premiada. AP

Recomendamos - Otros Deportes