Dudas sobre la identidad de un futbolista de Gambia del Hamburgo - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

Dudas sobre la identidad de un futbolista de Gambia del Hamburgo

La Federación Alemana de Fútbol (DFB) abrió una investigación luego de que la prensa revelara que un jugador gambiano del Hamburgo, Bakery Jatta, jugaba con una identidad falsa.

Según los documentos en posesión del histórico equipo alemán, ahora en segunda división, Bakery Jatta tiene 21 años y llegó a Alemania desde Gambia en 2015, a la edad de 16 años.

Sin embargo, según una investigación del diario Sport Bild, citando especialmente entrenadores en Gambia, el joven habría jugado en el pasado en el país africano con el nombre de Bakary Daffeh, y tendría dos años y medio más de lo que dicen sus papeles.

Las autoridades del Hamburgo también iniciaron una investigación, conoció la agencia deportiva SID, filial alemana de la AFP.

La historia de este joven refugiado gambiano convertido en una pequeña estrella del fútbol se había colado en los titulares de algunos periódicos germanos. Pero Bild asegura que en realidad jugó para varios equipos en África y para la selección de Gambia Sub-20.

El rotativo cita a dos entrenadores que identificaron a Bakery como su exjugador Jatta Daffeh. Bild añade que el rastro de Daffeh se pierde en África en agosto de 2015, exactamente la fecha en la que Bakery llegó a Alemania, con documentos que le permitían jugar en categorías inferiores a 17 años.

A principios de 2016 un examen médico al jugador desveló “que su desarrollo biológico se había alcanzado”, afirmó en ese momento el director deportivo del Hamburgo Peter Knäbel. La edad real del jugador no fue puesta en entredicho.

Luego de estas revelaciones, el Hamburgo apoyó a su jugador: “Tenemos el pasaporte válido de Bakery Jatta y su permiso de residencia”, apuntó el club. “Bakery ha sido ejemplar desde su llegada a nuestra casa. Se integró rápidamente en nuestro equipo, le apreciamos como jugador y como persona”.

El agente de Jatta, Efe-Firat Aktas, negó a la prensa local cualquier falsificación: “Tiene un pasaporte válido, que fue verificado. El resto no tiene ningún sentido para nosotros”, dijo.

De confirmarse las informaciones de Bild, Jatta se expondría a una anulación de su permiso de residencia así como a una suspensión por parte de la DFB. AFP.

Recomendamos - De Todo Un Poco