Connect with us

Boxeo

Nicaragua rinde homenaje a Alexis Argüello en 10 aniversario de su muerte

El Gobierno de Nicaragua y la Alcaldía de Managua conmemoraron el décimo aniversario de la muerte del tricampeón mundial de boxeo Alexis Argüello, quien era alcalde de la capital nicaragüense cuando, según las autoridades, se quitó la vida.

El presidente del país, Daniel Ortega, otorgó la orden “Alexis Argüello” al retirado jugador de béisbol Roberto Espino y al jugador de baloncesto Noel McKenzie, ganador de la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos de Panamá 2010.

También de manera póstuma al “comandante guerrillero” William Ramírez, destacado promotor del deporte nicaragüense, y cuya orden la recibió uno de sus hijos, Aureliano Ramírez.

“Aquí están tus campeones, luchadores por la paz, siempre luchando por la paz. ¡Qué viva Alexis Argüello!, ¡Qué viva Alexis Argüello, ¡Qué viva Alexis Argüello!”, exclamó el mandatario, quien elogió la personalidad del boxeador fallecido.

Las autoridades rindieron honores a Argüello con ofrendas florales, una misa y con una sesión solemne del Consejo Municipal de Managua.

A los homenajes por Argüello asistieron como invitados especiales los mexicanos Rubén “Púas” Olivares y Federico Enríquez, enviados especiales de Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Además, estuvieron presentes los excampeones nicaragüenses Román “Chocolatito” González, Rosendo “El Búfalo” Álvarez y Ricardo “El Matador” Mayorga.

Según las investigaciones de la Policía de Nicaragua, el pugilista se suicidó la madrugada del 1 de julio de 2009 de un disparo en el pecho con una pistola de calibre nueve milímetros en su residencia, 12 kilómetros al sur de Managua.

Los hijos mayores de Argüello han expresado desde un inicio sus dudas de que el exalcalde de Managua se suicidara, y nunca han participado en los actos oficiales en honor al tricampeón mundial de boxeo.

Argüello, también conocido como el “Caballero del Ring” y el “Flaco Explosivo”, es considerado el mejor atleta en la historia de Nicaragua, y un personaje popular y espontáneo, tanto en su época de boxeo como de político.

El tres veces campeón del mundo dejó una marca de 82 peleas ganadas, 65 por “nocaut” y 8 derrotas y vio frustrado su cuarto título mundial en 1982, ante el estadounidense Aaron Pryor, en la categoría de las 140 libras (63 kilos).EFE

Recomendamos - Boxeo

s