El perdón al futbolista acusado de acoso sexual divide a Egipto - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

El perdón al futbolista acusado de acoso sexual divide a Egipto

Foto: @AlboranGerardo

La reintegración en la selección egipcia de Amr Warda, acusado de acoso sexual, ha suscitado una honda polémica en Egipto, salpicando incluso al astro de los ‘Faraones’ Mohamed Salah, en plena Copa de África de Naciones (CAN).

“Equipo de acosadores”: en las redes sociales, convertidas en el único espacio de debate en un Egipto bajo régimen autoritario, numerosos internautas expresan su descontento ante el regreso del jugador, apoyado por sus compañeros, entre ellos Mohamed Salah.

“Salah apoya el acoso”, se indignan los internautas. Ni el ‘rey’ Salah escapa a las críticas en un país en el que el delantero del Liverpool es un referente social cuya imagen adorna calles y muros.

Después de que explotase el escándalo el miércoles, varios compañeros de Amr Warda le expresaron su apoyo, con Salah a la cabeza. En Twitter, el astro egipcio hizo un llamamiento a creer en las “segundas oportunidades”, y consideró que “castigar no es la respuesta”.

Numerosos internautas le acusaron de tener una “doble vara de medir”, luego de que en el pasado, apelase a “tratar mejor a las mujeres” en una entrevista en la revista Time.

Ya clasificado para octavos de final, Egipto se enfrentará el domingo con Uganda en su último choque de la fase de grupos, el último sin el centrocampista Amr Warda.

El jugador de 25 años fue excluido de su selección el miércoles luego de haber sido acusado de acoso por varias mujeres que difundieron en las redes sociales varias capturas de pantalla con mensajes insistentes, así como un video con imágenes obscenas atribuido al internacional egipcio.

Amr Warda pidió perdón en público, pero sin citar a las presuntas víctimas, en un video subido a Facebook.

– “Catástrofe para la sociedad” –
Ante la presión de los jugadores, la Federación Egipcia (EFA) decidió el viernes “reducir” la sanción y reintegrar a Amr Warda a partir de octavos de final, saludando de paso “el espíritu solidario” de los jugadores.

En un primer momento, antes del posterior perdón, “la exclusión definitiva se decidió pensando en que los hechos habían tenido lugar durante la concentración”, explica a la AFP el responsable de prensa de la EFA, Ossama Ismail.

Los hechos acontecidos antes de la competición revelan un “comportamiento personal por el que fue sancionado en la primera fase”, añade, incidiendo en el papel acusador de las redes sociales.

“Los jugadores tienen derecho de apoyar a Amr Warda, pero la federación debió haber sido más fuerte”, declara a la AFP Tarek Talaat, periodista del portal especializado Yalla Kora.

“Los jugadores lograron imponer su autoridad”, observa, citando especialmente a Mohamed Salah. Pero, en su opinión, este suceso “creó un abismo entre los seguidores y su equipo”.

La decisión de la Federación es una “catástrofe para la sociedad” debido al “papel social” del fútbol ante los jóvenes, estima Tarek Talaat.

– “Doble rasero” –
La abogada especializada en derechos de las mujeres, Azza Souleiman, dice estar “afectada” por el apoyo de los jugadores a Amr Warda.

“Es el símbolo de la simpatía de la sociedad y de este régimen hacia los casos de acoso contra mujeres”, declara a la AFP esta conocida activista.

La “tolerancia hacia el acosador” sigue siendo flagrante en este país conservador en el que “no es percibido como un criminal”, señala.

Varios medios egipcios publicaron artículos sobre “la otra cara” de Amr Warda, tendentes a limpiar la imagen del jugador.

“Es fácil salir impune de cualquier asunto contra las mujeres”, denuncia Souleiman, quien está en el punto de mira de las autoridades egipcias por su defensa de los derechos humanos.

En Twitter, la actriz Rania Youssef denunció el “doble rasero” de los guardianes de la moral. Ella misma escapó por poco de un proceso por “incitación al libertinaje”, después de haber aparecido con una falda semitransparente en el festival internacional de cine de El Cairo. AFP

Recomendamos - De Todo Un Poco