La escuelita de pibes del 'Maestro' Tabárez - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

La escuelita de pibes del ‘Maestro’ Tabárez

Con 72 años, Óscar Tabárez ha visto todo en la vida. El fútbol le ha permitido esa bendición. Ha sido el ‘maestro’ de diversas generaciones de jugadores uruguayos. Y ahora en sus manos se forman unos pibes buenísimos: el mediocampo celeste.

De sobra conocidos los demonios que Tabárez tiene en el ataque, su preocupación desde que Uruguay quedó eliminado del Mundial Brasil-2014 en los octavos de final fue cómo hacerles llegar la pelota limpiamente a Suárez y Cavani para dejarlos en posición de gol.

Esa búsqueda silenciosa por el mundo dio dividendos cuando a la selección fueron llegando Giorgian De Arrascaeta (Flamengo), Nahitan Nández (Boca Juniors), Matías Vecino (Inter de Milán), Rodrigo Bentancur (Juventus), Lucas Torreira (Arsenal), Federico Valverde (Real Madrid) y Gastón Pereiro (PSV Eindhoven).

“Tenemos mejores opciones en el mediocampo que en otras oportunidades”, reflexiona el ‘maestro’.

Y los más beneficiados de la nueva sangre celeste son precisamente Suárez y Cavani, los máximos goleadores históricos del seleccionado charrúa.

“Uruguay estaba acostumbrado a mucha marca y siempre a alguna contra y no generar tanto fútbol. Hoy el fútbol a nivel general ha cambiado mucho y la demostración está en los grandes jugadores de buen manejo que tenemos”, advirtió el ‘Pistolero’ del Barcelona.

Mediocampo esperanzador

De Arrascaeta, en ese entonces ídolo del Cruzeiro, Nández, Vecino, Bentancur y Torreira, que jugaba para la Sampdoria, disputaron el Mundial Rusia-2018, del que la Celeste se marchó en los cuartos de final eliminada por Francia, días después el campeón en Moscú.

Valverde y Pereiro se quedaron por fuera de la cita, pero Tabárez premió el presente y la paciencia de ambos jóvenes valores, y los incluyó en la nómina de 23 para pelear por el decimosexto título de Copa América para los charrúas.

Con 30 años, Nicolás Lodeiro (Seattle Sounders), un volante ofensivo que trabaja por izquierda, es el más veterano del mediocampo celeste, disputó el Mundial-2014, pero quedó fuera de los convocados para Rusia.

El promedio de edad de la zona medular de la Celeste es de 24 años. El estado ideal en el fútbol en el que comienza el tránsito hacia la madurez deportiva y en el que se recoge experiencia en cuanto partido y concentración se esté.

El mediocampo de Uruguay es lo que más ilusiona al ‘maestro’. Una zona donde en otras épocas escaseaba el buen pie y sobresalían los llamados ‘raspadores’, pero hoy la nueva generación ofrece diversas variantes para cualquier tipo de sistema táctico.

“Esa zona de campo (el medio) es el sector más esperanzador que tenemos, y me parece algo muy importante”, sostuvo recientemente Tabárez.

Para todos los gustos

Los ocho mediocampistas convocados para la Copa América tienen características diferentes.

Torreira es de corte defensivo, pero suele soltarse para pisar el área. Y a su juego le agrega la precisión en los remates a distancia. Incluso es uno de los ejecutores de tiros libres en el Arsenal logrando conseguir varios goles.

Bentancur y Valverde, nacidos en la generación que terminó en el cuarto lugar del Mundial Sub-20 de 2017, trabajan como doble ‘5’ moderno. Recuperan y trasladan la pelota, son finos en sus desplazamientos y suelen ser el primer pase por su visión de juego.

Nández es un todoterreno por derecha. Constante ida y vuelta. Apoyo defensivo y descarga ofensiva tirado sobre la banda. De Arrascaeta es el volante creativo moderno, ingenioso, con visión y buen pasador.

Pereiro es otro clásico ’10’. Buena pegada, con interesante juego interior individual y en asociación.

Y Vecino cumple con todas las tareas en la mitad. Marca bien y distribuye bien. Una lesión muscular en el bíceps femoral de la pierna izquierda lo marginó de la Copa luego del 4-0 sobre Ecuador.

“Uruguay es un equipo con muchas armas, muchas herramientas. Tenemos con qué ir a buscar ese título”, dijo Torreira antes de aterrizar con la Celeste en Brasil.

Así es la escuelita de pibes del ‘maestro’: talentosa, variada y disciplinada. Y qué mejor que en las manos de Tabárez para seguir aprendiendo. AFP.

Recomendamos - De Todo Un Poco