Connect with us

Fútbol Internacional

Montagliani: Todos los países merecen la oportunidad de competir

El presidente de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf), Víctor Montagliani, cree que ahora es el momento para que los países más pequeños puedan cumplir sus sueños y aprovechar nuevas oportunidades.

Concacaf ha implementado un calendario internacional más inclusivo que dio lugar a que una nueva Liga de Naciones genere más oportunidades para alcanzar los torneos de fútbol más grandes en lugar de jugar una serie de amistosos sin sentido ni resultado.

El éxito en la Liga de Naciones puede traducirse no solo en un camino para la nueva Copa Oro de 16 equipos que comienza este verano, sino también para ayudar en las posiciones en la clasificación para la Copa Mundial de FIFA 2026 en Catar, entre otras competencias.

Anteriormente, los países más pequeños miembros de Concacaf tuvieron dificultades para llegar a estos eventos debido a la falta de partidos y de participación en general, lo que a su vez provocó un freno en el desarrollo de infraestructura para ayudar al juego a crecer en todos los niveles.

Sin embargo, Montagliani, quien fue reelegido como presidente el mes pasado y también es vicepresidente de la FIFA, ha trabajado incansablemente para garantizar que todos tengan la oportunidad de compartir protagonismo.

“Parte de nuestro trabajo es crear esperanza y nada crea más esperanza que la posibilidad de que los países puedan clasificarse para los torneos más importantes”, dijo.

La fase clasificatoria de la Liga de Naciones de Concacaf terminó a fines de marzo y dejó a Haití primero en la tabla de posiciones integrada por 34 equipos, con Canadá, Martinica, Curazao y Bermudas completando los cinco primeros lugares.

“Para los países que son debutantes es todo un descubrimiento tanto para el gobierno como para el mundo corporativo. Algo como la Copa Oro puede despertar el interés en todos los niveles”, dijo Montagliani.

“La emoción por la clasificación en la Liga de Naciones fue muy evidente, algunas posiciones fueron ocupadas solo por diferencia de goles. Los países que en el pasado nunca tuvieron la oportunidad de competir en la Copa Oro quedaron fascinados con el juego”.

Es mucho más fácil hacer que las cosas funcionen en estos países cuando puedes llamar a sus puertas y tener un programa sólido. Esto no solo es para la Copa Oro, sino que durante el próximo ciclo de cuatro años participaremos en competencias importantes, lo que generará un impacto”.

Este es el mensaje para los miembros: no hay que preocuparse por cuántos partidos van a jugar y contra quién”.

“Cuando la FIFA anunció por primera vez una expansión de la Copa Mundial a 48 equipos hubo opiniones en contra. Pero esto tiene que ver con la esperanza y con inspirar a la gente. Los países que nunca han tenido la oportunidad de clasificarse para torneos en el pasado, ahora la tienen”.

“Un equipo como Panamá que logró clasificarse para la Copa del Mundo en Rusia, se convirtió en un país que sigue al fútbol. Es sorprendente lo que puede hacer un torneo importante como una Copa de Oro o una Copa del Mundo”.

“Todo esto es parte de lo que pensamos”.

La Copa Oro, que comienza el 15 de junio, contará por primera vez con partidos realizados en el Caribe y Centroamérica.

“También nos da la oportunidad de construir campos de juego”, agregó.

Hay equipos que han jugado más partidos en 2018 que en todo el período que va de 2012 a 2017. Esto es un reequilibrio de la economía y la competencia y genera también otras oportunidades. Todos los países merecen la oportunidad de competir”.

Cuando Montagliani asumió su cargo en mayo de 2016, Concacaf tambaleaba tras el escándalo de corrupción que hizo que el ex presidente Jeffrey Webb se declarara culpable de múltiples cargos y el líder de la FIFA, Sepp Blatter, fuera obligado a asumir el papel de jefe en la organización.

Sin embargo, el canadiense, de 53 años, ha implementado cambios generales que han ayudado a la confederación a reestructurarse y avanzar con confianza.

“Estoy muy satisfecho. Cuando asumí el control se trató de intentar sobrevivir, pero después de tres años de un arduo trabajo de todos, nos hemos ganado el derecho de pensar a largo plazo. Hay mucho más por hacer, esto no se detiene. Es un maratón no un esprint”.

La administración tiene un funcionamiento orgánico y siempre hay que trabajar en ello. Cuando hay problemas, siempre van a pasar cosas. Así es la vida, no hay diferencia con cualquier otro tipo de sociedad. Incluso en los países más democráticos del mundo, habrá personas que tratarán de perjudicar a otras”.

“Las instituciones que hemos corregido con prácticas comerciales y la forma en que estamos tratando de educar a la gente contribuirá en gran medida a minimizar el riesgo de corrupción que tuvimos en el pasado”. AFP.

Recomendamos - Fútbol Internacional

s