Connect with us

Fútbol Internacional

Vinicius, maravilla sin gol; Dembélé hizo de Messi

El clásico de vuelta de las semifinales coperas, en el que el Barcelona extendió su dominio de la última década en el Santiago Bernabéu, dejó a Vinicius Junior y Ousmane Dembélé como grandes protagonistas. El brasileño maravillando con su fútbol pero sin gol y el francés en el papel de Messi.

Levantó del asiento al aficionado madridista cada vez que entró en juego y provocó el mismo gesto de todos, mirando al cielo, ante las ocasiones desperdiciadas. El descaro hecho jugador. Velocidad y gestos técnicos que le convertirán en uno de los mejores jugadores del mundo en cuanto afine en los últimos metros.

El mal de Vinicius comienza a castigar sus actuaciones. Lo hace todo bien pero decide mal en la última acción. La definitiva. Ese momento de dar el pase preciso de gol o acertar en la definición. Hasta cinco claras ocasiones para superar a Ter Stegen sin éxito. Disparos desviados, al portero o dudas que le impidieron definir. El clásico estuvo en sus botas porque se fue de todos, con alguna jugada para el recuerdo, pero se apaga cuando llega el momento de la verdad.

El contraste lo representó a la perfección Dembélé, la apuesta de Ernesto Valverde en banda izquierda para buscar velocidad al ataque y castigar al Real Madrid si daba un paso hacia el ataque. El plan le salió a la perfección. Mientras el brasileño Coutinho desperdicia ocasiones, el francés Dembélé la devoró en el mejor escenario posible para el barcelonismo.

Apareció a la espalda de Carvajal para castigar la mala colocación de su marcador, marcharse con metros para pensar y poner un pase preciso a su mejor amigo del partido, Luis Suárez. Fue la acción que rompió el partido a los 50 minutos. De momentos de sufrimiento el Barcelona pasaba a dominar la eliminatoria gracias a Dembélé.

El francés decidió cambiar de banda en otra rápida acción y en la izquierda fue igual de efectivo. Apareció por sorpresa a espalda de Reguilón, puso un centro preciso con la derecha y Varane en su intento de despejar puso la sentencia al clásico. Con Leo Messi recibiendo un marcaje en sistema de ayudas defensivas de los jugadores del Real Madrid, el protagonismo lo pidió Dembélé. Avisó en el primer acto con un pase de la muerte que no encontró rematador y se paseó por área chica y golpeó con dureza en la segunda firmando una gran actuación. EFE

Recomendamos - Fútbol Internacional

s
error: Contenido tiene derechos de autor - Diario Deportivo Más !!