Connect with us

De Todo Un Poco

Argentina llora a Emiliano Sala, su último ídolo caído

El cuerpo del futbolista argentino Emiliano Sala, fallecido el mes pasado en un accidente aéreo en el Canal de la Mancha, fue despedido en su pequeño pueblo natal de Progreso, donde fue recibido como un héroe entre lágrimas colectivas por familiares y amigos antes de su cremación.

Dolor, incomprensión, rabia y también cuestionamientos a lo ocurrido eran los sentimientos más expresados el sábado en Progreso.

“Es algo que no termino de comprender y de aceptar, porque duele muchísimo. El pueblo se apagó, mi pueblo se apagó desde el 21 de enero, y desde ahí, bueno, hasta el día de hoy. Solamente pido resignación a la familia, a sus amigos, allegados”, dijo entre lágrimas Lucía Torres, vecina de Progreso.

“La verdad yo no entiendo mucho de esto. Me gustaría encontrar un responsable, alguien que me diga ‘bueno, pasó esto’, pero solo la fatalidad parece que nos llevó a esto”, dijo a los medios _también entre lágrimas_ una tía del jugador, Mirta Taffarel, aún en shock por el suceso.

La pena se respiraba desde temprano en las calles de Progreso, que perdió a su ídolo y figura más conocida y donde reinaba un silencio sobrecogedor. Los restos del jugador de 28 años llegaron al aeropuerto internacional de Ezeiza el viernes a bordo de un avión de línea británico proveniente de Londres.

Luego de su llegada al aeropuerto, el cadáver emprendió el viaje en una camioneta fúnebre blanca hacia el pequeño poblado de pocos miles de personas, situado a unos 540 kilómetros al norte de la capital argentina donde todos conocían desde pequeño a “Emi”, como lo llamaban.

El cadáver de Emi fue visitado el sábado por prácticamente todos los vecinos de Progreso que se acercaban de a uno, llevando al jugador muestras de cariño y flores. En un silencio respetuoso el pueblo mostraba así su dolor estremecedor ante la pérdida de su ídolo compartido, un deportista apegado a sus raíces y conocido por su humildad.

Los restos del jugador fueron velados de manera pública en el club San Martín de Progreso, donde de niño dio sus primeros pasos como jugador. Luego de una ceremonia religiosa a la que no pudieron acceder las cámaras, el ataúd con los restos de Emilio fue sacado de las instalaciones por casi una decena de personas encabezada por su amigo y compañero en el Nantes, Nicolas Pallois y recibido por una multitud rota que se batió en cerrados aplausos.

De allí se dirigió a un acto íntimo para la familia poco antes de su cremación.

Sala, quien recién había sido fichado por el Cardiff de la Liga Premier, iba a bordo de una avioneta monomotor el 21 de enero, cuando la aeronave desapareció del radar sobre el Canal de la Mancha en vuelo desde la ciudad francesa de Nantes a Cardiff, la capital de Gales. La noticia que marcó los titulares y mantuvo en vilo al mundo futbolístico europeo y argentino por lo misterioso de la desaparición, en torno a la cual aún existen muchas incógnitas.

Los restos de la nave fueron recién localizados el 3 de febrero luego de que la familia del jugador recaudara fondos para iniciar una búsqueda privada con David Mearns, un estadounidense especialista en la detección de naufragios, en colaboración con investigadores británicos.

La autopsia, reveló que la causa de muerte fue lesiones en cabeza y torso.

Sin embargo, Martin Gatti, primo del jugador, reclamó una investigación para esclarecer lo ocurrido y establecer responsabilidades.

“No puede quedar que se estrelló el avión y que fallecieron los dos y ya está”, afirmó Gatti entre claras muestras de dolor y portando gafas oscuras.

Sala era conocido y apreciado por todos en el pueblo y también entre sus compañeros de los equipos en los que jugó. Para asistir al funeral y dar cierre a esta tragedia futbolística, el viernes llegaron a Argentina su amigo y compañero en el Nantes, Nicolas Pallois, y el técnico Neil Warnock del Cardiff, así como el director general del club, Ken Choo.

Los dirigentes, que acudieron al velorio, entraron por una puerta lateral para escapar de la prensa presente en el lugar.

Sin embargo, poco después del mediodía realizaron declaraciones.

“Era mi jugador, firmó para mí. Creo que iba a ser fundamental en lo que queríamos hacer”, explicó a los medios Neil Warnock, director técnico del Cardiff.

“Todo aquí hoy muestra lo importante que era”, señaló destacando el papel de la familia. “Todo el mundo ha venido a mostrar sus condolencias, nos ha hecho llorar”, señaló. “Miras a todo el pueblo aquí y parece como que todo el pueblo es parte de esto, nunca vi nada igual. La gente me mostraba fotos de cuándo (Emiliano) tenía 4 años, luego con 7, hablé con su profesor…”, afirmó.

“Lo vi dos veces en el transcurso de la firma, y si conoces a Emiliano te das cuenta que era una gran persona, muy humilde, muy con los pies en la Tierra”, declaró por su parte el director general del club, Ken Choo

“Nos sentimos muy tristes y todo el club en Cardiff se siente triste tras el incidente. Hoy yo creo que es bueno para la familia tener un cierre, encontrar el cuerpo”, afirmó. “Son gente muy humilde y la comunidad aquí es realmente fantástica”, señaló, afirmando que han ofrecido todo su apoyo a la familia y que permanecerán para ellos allá durante el día.

Los directivos del club rechazaron hacer comentarios en nada que no fuera referido al funeral y no quisieron responder a las preguntas sobre la polémica aparecida en la prensa sobre que el pago millonario del traspaso del jugador aún no se habría concretado.

El fichaje de Sala representaba el más caro de la historia del Cardiff: unos 15 millones de libras (19 millones de dólares). El jugador viajaba a la capital galesa desde Nantes tras despedirse de sus antiguos compañeros. AP

Recomendamos - De Todo Un Poco

s
error: Contenido tiene derechos de autor - Diario Deportivo Más !!