Connect with us

Otros Deportes

Lindsey mira a la historia y apunta a Stenmark

La estadounidense Lindsey Vonn, la esquiadora más mediática del último decenio, vuelve a escena. Plusmarquista femenina de triunfos en Copa del Mundo, con 82, apunta al récord histórico de Ingemar Stenmark (86), motivo que la impulsó a dilatar su retirada y a seguir compitiendo una temporada más.

Relatar con precisión el historial de lesiones de la campeona de Minesota requeriría mucho tiempo y espacio. Pero, por resumir, cabe indicar que, sin ellas, detentaría con holgura el récord histórico de victorias en la competición de la regularidad del deporte rey invernal; y que éste rebasaría, de forma clara, el centenar.

Lindsey, de 34 años, Kildow de soltera y que, a pesar de haberse divorciado, mantiene el apellido de su exesposo y antiguo técnico, Thomas Vonn -que hace años también integró el ‘US Team’-, afronta diez jornadas que podrían cambiar la historia del esquí alpino. Un deporte que últimamente se centra mucho más en su paisana Mikaela Shiffrin, la insaciable niña prodigio que devora hitos con 23 años y que acaba de entrar en el selecto club de ganadoras (7) en todas las disciplinas. En el que lleva desde hace tiempo su compatriota.

Pero a partir de este viernes, el foco se girará de nuevo hacia Lindsey, oro olímpico, doble campeona mundial y cuádruple ganadora de la general de la Copa del Mundo. Certamen que en mujeres sólo ha ganado más veces que ella la austriaca Annemarie Moser-Pröll (6), la gran campeona de los 70. Cuyo récord de victorias en esa competición (62), en vigor durante 35 años, batió Vonn hace cuatro.

Lo hizo precisamente en Cortina d’Ampezzo (Italia). Donde este viernes y el sábado se disputan dos descensos, antes del ‘súper’ del domingo. En una estación en la que, tras igualarlo el día anterior y en presencia del que entonces era su novio, el estelar golfista Tiger Woods, hizo historia. El 19 de enero de 2015.

Lindsey, que entró como la gran estrella que es en PyeongChang, donde -tras renunciar a los Juegos de Sochi (Rusia), por lesión- buscaba de nuevo la gloria olímpica, abandonó Corea del Sur con una medalla de bronce en descenso. Un botín que se antojaba exiguo. Por lo que decidió seguir compitiendo, en busca del récord del sueco Stenmark, gran especialista en las disciplinas técnicas, que logró todos sus triunfos en gigante (46) y en eslalon (40).

Cortina es buena plaza para empezar a apuntar a ese récord. Al que podría disparar, si todo saliese bien, el siguiente fin de semana en Garmisch-Partenkirchen (Alemania), donde se disputa un descenso y un súper. En la mítica Tofana, Lindsey ha ganado en doce ocasiones (seis descensos y seis supergigantes). Y sólo hay una estación en la que suma más triunfos: la canadiense Lake Louise, su ‘salón de té’, donde ha subido dieciocho veces a lo alto del podio.

Antes de las finales de Soldeu (Andorra), aún le quedarían las balas de Are (Suecia), Crans Montana (Suiza) y Sochi. Pero en un deporte que depende directamente de la meteorología, Lindsey debería ir a por todas el próximo fin de semana, en Garmisch; y éste mismo, en Cortina, donde este jueves fue décima en el entrenamiento, a 76 centésimas del crono de la noruega Ragnhild Mowinckel en los 2.660 metros de la mítica pista de los Dolomitas, con salida a 2.320 y un desnivel de 760.

Obviamente, la empresa es más que complicada. No tiene ritmo de competición. Pero lo puede coger; y la dama es un portento. Lindsey apunta a Ingemar. Vonn pide el foco. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Otros Deportes

s
error: Contenido tiene derechos de autor - Diario Deportivo Más !!