Connect with us

De Todo Un Poco

Shiffrin, de 23 años, cierra 2018 como la gran reina del esquí

La estadounidense Mikaela Shiffrin, que con 23 años ha ganado todo lo que se puede ganar en el esquí alpino, cerró 2018 con una nueva victoria en Semmering (Austria), que le supuso dos nuevos récords: los de triunfos en un año natural (15) y en eslalon, disciplina en la que suma 36 de sus 51 éxitos en la Copa del Mundo, en la que apunta claramente a un tercer título seguido.

Con su victoria de este sábado, la campeona de Colorado deshizo a su favor el empate que desde la semana pasada la unía a la austriaca Marlies Schild; y ahora comanda en solitario la relación histórica de victorias en eslalon, con 36.

Al relegar de nuevo -y por cuarta vez este curso en un eslalon- a la eslovaca Petra Vlhova al segundo puesto en la estación más próxima a Viena, Shiffrin logró su octava victoria de la temporada, la undécima en las doce últimas pruebas de esta disciplina que ha disputado. Confirmó que es la nueva reina del esquí alpino; y la emperatriz del eslalon: modalidad en la que es tres veces campeona mundial y en la que ha ganado en cinco ocasiones la Copa del Mundo.

La niña prodigio de Vail -que en los Juegos de Sochi (Rusia), hace cuatro años, se convirtió en la campeona olímpica de eslalon más joven de la historia- festejó este sábado su decimoquinto triunfo de 2018. Mejorando en uno el récord absoluto de triunfos en un mismo año natural (14) que había instalado hace apenas diez días -tras ganar ante su afición el eslalon de Saalbach- la otra gran estrella del deporte rey invernal: el austriaco Marcel Hirscher.

El astro salzburgués avanza firme en su afán de ampliar a ocho su propio récord de triunfos finales, pese a no haber competido este fin de semana en las pruebas de Bormio (Italia). Donde el italiano Dominik Paris firmó un sensacional ‘doblete’, al ganar, con claridad, el prestigioso descenso del viernes; y, por una centésima, el exigente supergigante de este sábado. En el que relegó al segundo puesto al campeón olímpico de la disciplina, el austriaco Matthias Mayer -oro en descenso, hace cuatro años, en los Juegos de Sochi-.

Shiffrin, que en los Juegos de PyeongChang (Corea del Sur), el pasado febrero, logró su segundo oro olímpico, al ganar el gigante -días antes de capturar plata en la combinada-, es insaciable.

Con su triunfo de este sábado, ya suma un total de 51 en la Copa del Mundo. Algo que, con anterioridad, nadie había firmado a su edad y que le supuso desalojar de la séptima mejor marca global -hombres y mujeres- histórica al mismísimo Alberto Tomba, cincuenta veces victorioso para Italia.

En mujeres sólo han ganado más que ella la suiza Vreni Schneider (55), la austriaca Annemarie Moser-Pröll (62) y su compatriota Lindsey Vonn (82), única que sigue en activo y que disputa su última campaña, apuntando al récord del sueco Ingemar Stenmark (86). Que supera en 23 a Hirscher, segundo en la relación histórica, en la que su compatriota Hermann “Herminator” Maier es cuarto, con 54.

Shiffrin -que se tuvo que conformar con un quinto puesto en el gigante de Semmering, tras dominar la primera manga- sigue batiendo récords. Al anotarse, el 2 de diciembre, el supergigante de Lake Louise (Canadá), entró en el selecto club de ganadoras en todas las disciplinas. Uniendo su nombre al de la austriaca Petra Kronberger, las suecas Pernilla Wiberg y Anja Paerson; la croata Janica Kostelic, su compatriota Vonn y la eslovena Tina Maze.

De Austria, como estaba previsto, sale primera en la general de la Copa del Mundo, que comanda ahora con 1.034 puntos, casi más del doble que Vlhova (568), apuntando a su tercera gran Bola de Cristal.

La eslovaca, de idéntica edad, que el viernes había ganado el gigante, también la secunda en la clasificación de eslalon, a cien puntos del tope posible de 500 que suma Shiffrin. Que volverá a competir el día de Año Nuevo en Oslo, donde se disputarán dos eslalon paralelos, con la presencia de Hirscher como gran atracción de la prueba masculina. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco

s