Real Sociedad quiere regresar pronto - Diario Deportivo Más
Connect with us

Más de Honduras

Real Sociedad quiere regresar pronto

Los “aceiteros” de Tocoa cumplieron con el objetivo trazado: ganar el torneo Apertura y avanzar en el trayecto que le marca el retorno a la Primera División. Hoy se llevaron el primer título del Ascenso pero con sufrimiento y épica. Una tarde inspirada de Kemsie Abbott los pone cerca de la Liga Nacional.

El partido comenzó muy movido con el equipo coloneño necesitado de establecer distancias con su rival. Cosas de la vida, hace seis meses, uno de ellos estaba en la división de privilegio del país mientras el otro jugaba con rivales de liga mayor en su zona, el fútbol los puso frente a frente más tarde que temprano, con una clara ventaja para el conjunto más experimentado.

Pero en este deporte a veces es necesario un acto de irreverencia que le permita mirar al más grande a los ojos y que sienta miedo y eso fue lo que sintió la gente de Tocoa cuando le cayó el primer gol del partido por conducto de Allan Hernández.

VOLTERETA

Aquí fue cuando el cuatro veces finalistas de la Liga Nacional entendió que había que ponerse serios. Adelantó filas y con sangre en el ojo se fue sobre su presa y en menos de seis minutos ya lo estaba exprimiendo. Una falta en el área es sancionada como lanzamiento penal y Kemsie Abbott lo ejecutaba a un costado. El portero quedó parado.

Y antes de irse al descanso llegó la voltereta en el resultado, tras una serie de acciones en las que intervino el meta de los “pateplumas”, el veterano capitán Henry Clark se encontró con el esférico a merced y que solo tuvo que dirigirla a las redes. Aquí el estadio era todo júbilo.

En la etapa de complemento, con solo un gol de ventaja, la Real Sociedad le cedió la iniciativa al conjunto santabarbarense apostando de esa manera al trazo largo donde buscaba la velocidad de Abbott, Arzú y Riascos y esto le daba resultados porque solamente podían ser detenidos por faltas que generaban tiros libres cerca de la portería de Fernández.

En una de esas, Samir Martínez mandó el balón pegado al palo derecho. Después otro centro, siempre lanzado de pelota quieta dejó con el molde hecho a Pablo Arzú que solo esperaba el contacto para mandar a las redes pero de la nada apareció un defensa para ceder un tiro de esquina.

Riascos reventó un cabezazo en el palo del equipo de Quimistán, esto acontecía minutos después de dos llegadas en la puerta de los rojos obligando al portero William Robledo a realizar sus mejores intervenciones del partido.

INFARTO Y GLORIA

Pero los “aceiteros” cometieron el error de juguetear con la presa sin pegarle la estocada final y cuando faltaban ocho minutos para terminar el encuentro, de una jugada de poco peligro salió un centro desde la izquierda hasta el cajón de Córdoba que puso la pelota en el poste para terminar ingresando a las redes, el “Martínez Durón” se quería morir, observaban impávidos como era irrespetados en su propia casa.

Pero Kemsie Abbott se había levantado con la misión de cumplir un sueño: lo vio una noche antes en la que le marcaba dos goles a los verdiblancos y en tiempo de reposición la tuvo, se quitó un rival en el frontis del área para terminar pegándole con el alma mientras el balón se iba de forma angustiosa hacia las redes, acortando hasta la mitad, el tortuoso camino a Primera.

 

 

Recomendamos - Más de Honduras