Connect with us

La Bicolor

Julio César Arzú: “En esta selección sería titularísimo”

Pasó toda su carrera bajo los tres postes, pero por esas ironías de la vida, ahora dice que la portería le aburre, y a sus 56 años juega de delantero centro en la Liga de Veteranos de San Pedro Sula, y asegura que hace goles de alta factura. Ver para creer.

Julio César “tile” Arzú, exportero de la selección nacional.

Julio César “tile” Arzú, exportero de la selección nacional.

Calzoneta y gorra azul, camiseta amarilla, y tenis negros, ya no tiene la velocidad de antaño, el tiempo no perdona, su paso es lento, pero seguro, los que lo reconocen lo saludan con admiración, para las nuevas generaciones pasa inadvertido, en medio de un torneo de escuelas bilingües, ahí está aquel enorme arquero que en más de una ocasión fue figura de la bicolor.

Julio César “Tile” Arzú, portero que brillaba con Real España y la selección nacional, tuvo un mano a mano con MÁS y cuenta que es de su vida, afirma que en los tiempos actuales sería indiscutible en la bicolor y agrega que Noel Valladares y Donis Escober no tendrían cabida en la representación de España 82.

¿Qué hace?
Vivo del fútbol, desde que tengo uso de razón mi vida es el deporte. Ahora soy entrenador y dirijo la escuela Internacional, y un grupo de talentos en el Instituto Municipal de Deportes de San Pedro Sula, nunca me he alejado del fútbol.

¿Sigue teniendo rutina de jugador?
Sí, me levanto a las 5:30 de la mañana y una hora después salgo de la casa a cumplir mis distintas actividades y retorno hasta la noche al hogar.

¿Muy poco tiempo con la familia?
Poco en verdad y eso me ha causado algunos problemas, resentimientos, pero al final mi familia sabe que hago lo que me gusta, y que eso me hace feliz.

¿Todavía juega?
Sí, todos los fines de semana me voy a la potra con los amigos.

¿Aún se lanza?
No, desde que me retiré profesionalmente me hice delantero, jugar de portero me aburre, porque cuando a uno no le tiran más bien parece espectador, y yo soy hiperactivo, así que ahora soy romperedes, meto mis goles.

¿Qué siente cuando habla de la selección del 82?
Se me pone la piel de gallina, porque más allá de lo futbolístico éramos un grupo de hermanos, aún lo somos, Ramón “Primitivo” Maradiaga, Gilberto Yearwood, Carlos Orlando Caballero, Héctor “Pecho de Águila” Zelaya, todos los que integramos aquel equipo nos seguimos viendo como una familia y eso fue fundamental para triunfar.

Cuando ve videos del gol de “Pecho de Águila”, ¿qué siente?
Mire que han pasado más de 30 años y todavía me emociono y lo celebro, en aquel momento me parecía que era mentira que le íbamos ganando a España en su casa.

El nivel de la liga nacional es pobre según, Julio César “tile” Arzú.

El nivel de la liga nacional es pobre según, Julio César “tile” Arzú.

¿Le ha reclamado a Yearwood por los goles que no hizo contra Yugoslavia?
No, porque tengo claro que él no era goleador, hizo grandes jugadas por su calidad, pero no le daba para definirlas. Si esas corridas las hace Betancourt las mete fácil, sin embargo el mérito hay que dárselo a Gilberto.

Dicen que los futbolistas de su época despilfarraban lo poco que ganaban, ¿usted qué hizo?
¿De dónde hijo?, no se puede despilfarrar lo que no se gana y ese fue mi caso, yo me retiré ganando 6 mil lempiras en el Petrotela, con lo poco que gané compré una casa para mí familia y ahí estamos aún, ahora tengo que trabajar para sobrevivir.

¿Antes no era negocio ser jugador?
Definitivamente no. Si miran la generación de nosotros son pocos los que están muy bien, Maradiaga ha hecho una gran carrera como entrenador, “Pecho de Águila” Zelaya vive muy bien, pero por lo que hacen ahora, no es que hicieron dinero de jugadores.

¿Qué le parece el nivel de la Liga Nacional?
Muy malo, es pobre, los equipos llamados grandes han dejado de serlo, salvo Real Sociedad los demás clubes no dan espectáculo, nada que ver con el nivel de antes, son muy raros los partidos bueno.

¿A qué atribuye usted este fenómeno?
Dicen que la parte económica es fundamental y eso influye en los jugadores.

¿Pero usted acaba de decir que en sus tiempos pagaban mal y los espectáculos eran buenos?
Es que nosotros jugamos por amor al deporte, ahora lo hacen por amor a la plata, si no hay pago hay huelga, esa es la gran diferencia. Por ejemplo en la selección ni nos enterábamos cuales eran los premios, sino que de repente llegaba un directivo a darnos un incentivo.

Noel Valladares es tan bueno que nadie lo mueve, ¿o no tiene competencia?
Decir que no tiene competencia sería injusto con Donis Escober, quien a mi juicio debería ser el titular de la selección nacional, y se lo he dicho a Luis Fernando Suárez, ojo no estoy diciendo que Noel sea malo, es un gran arquero, pero me gusta más Donis.

Jimmy Steward es el mejor portero en la historia del fútbol hondureño, yo, el segundo, aseguró.

Jimmy Steward es el mejor portero en la historia del fútbol hondureño, yo, el segundo, aseguró.

¿Por qué?
Los he visto a los dos y creo que es más trabajador, técnicamente mejor, ordena su defensa, sus salidas son excepcionales y posee un gran juego aéreo, lo tiene todo, sin embargo a Suárez le gusta más Noel.

Retrocedamos, ¿Arzú sería titular en esta selección?
Silencio por un instante, sonrisa ancha y exclama, titular no, titularisimo.

¿Noel y Donis hubiesen jugado en la selección del 82?
No, no lo creo. Yo tuve la fortuna de tener a los mejores del país como suplentes y eso es un lujo.

¿Mejor portero de la historia del fútbol hondureño?
Jimmy Steward, yo, el segundo…

Entonces, ¿por qué usted jugó en el mundial?
Por suerte, no me da pena decirlo, Steward era mucho mejor, pero “Chelato” me puso a mí.

¿Existe la suerte en el fútbol?
Claro que sí, y eso fue lo que nos faltó en España 82, nos sobraba fútbol y calidad, sin embargo la suerte nos abandonó.

¿Y en Sudáfrica que la faltó a Honduras?
Compromiso y seriedad. Los muchachos no se dieron cuenta que estaban en un mundial, salieron relajados a todos los partidos, nadie les aviso que la competencia había arrancado y eso no puede ser.

¿Y en Brasil qué ocupamos?
Hacer todo lo que no se hizo o no se quiso hacer en Sudáfrica. Concentración, trabajo, entrega, que los futbolistas piensen que el país entero estará pendiente de ellos, que se enteren que son unos privilegiados.

¿A que debemos aspirar?
Clasificar a la segunda fase y tratar de dar la gran sorpresa.

Chelato Uclés me dijo que era una mierda y casi me retiro.

Chelato Uclés me dijo que era una mierda y casi me retiro.

¿No es mucho pedir?
No creo, porque hay un buen grupo para dar el gran campanazo, capacidad tienen, ya lo han demostrado, así que tenemos que aspirar a más.

¿Qué le faltó en su carrera?
Pasar a la siguiente fase del mundial.

¿Chelato Uclés?
El mejor maestro del país, no hay otro como él. Pero ya no está en edad para que le den una selección, porque es muy emotivo y eso le generaría muchos problemas.

¿Su dolor más grande?
La forma como nos echaron del Mundial de España, veo una y otra vez esa jugada y no fue penal, eso me dolió mucho.

¿Un gol tonto?
Uno que me hicieron por cocina en un Olimpia–España, yo venía a pasear a Tegucigalpa, pero el finado Flavio Ortega me dijo que notaba nervioso a Wilmer Cruz y Luis López Silva y me convenció de jugar. Entonces Javier Flores me hizo un tiro “churuncullo”, me agaché para atajarlo y se me fue entre las piernas, de ahí en adelante me transformé y tapé todo.

¿El mejor que le hicieron?
En México. Recuerdo que me desconcentró un grito del profesor Chelato y cuando reaccioné la pelota ya estaba muy cerca, volé y logré tocarla, pero se fue al ángulo, pensé que le podía llegar, sin embargo al día siguiente vi la foto en un diario mexicano y entendí que no la sacaba nunca.

Jaime Villegas y Víctor “Muma” Bernárdez, ¿a quién pone?
“Muma” Bernárdez es más aguerrido y técnicamente mejor, lo que Jaime tenía era su liderazgo para ordenar a sus compañeros.

¿Ramón “Primitivo” Maradiaga o Wilson Palacios?
A ojos cerrados Ramón.

¿Porfirio Betancourt o Bengtson?
Porfirio sin duda. No me gustan los delanteros actuales, Bengtson es muy frío y eso no me cuadra, con el retiro de Carlos Pavón se acabó el último gran exponente del centro delantero catracho, era un animal.

¿Luis Fernando Suárez?
Viaja mucho, pero como es extranjero no lo cuestionan, fuese hondureño se lo comen, pero logró la clasificación y hay que felicitarlo.

¿El regaño más grande que recibió?
Chelato Ucles me pegó una “puteada” (regañada) que casi me retiro.

¿Qué le dijo?
Que era una “mierda” porque regalé un gol, no me dejó llegar ni al camerino, se me fue encima y hasta me hizo llorar, tenía listas mis cosas para irme a Tela, pero mis compañeros me convencieron, que si el profesor me regañaba es porque quería que fuera mejor.

Por: Jairo LANDA
@jairolanda1

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor

s