Connect with us

Más de Honduras

El pasado que condena a Héctor Rodríguez

Se confirmó, Héctor Rodríguez, será el silbante encargado de impartir justicia en el duelo de ida de la gran final entre Olimpia y Motagua, algo que los azules rechazan tajantemente.

Podría parecer una decisión antojadiza o un capricho de las “águilas”, pero su posición está fundamentada en los antecedentes del silbante en los partidos de Motagua, la dirigencia no percibe que Rodríguez, favorezca a los blancos, la percepción es que perjudica a los suyos.

En el clásico de 2014 dio por valido un gol de Olimpia en el que la pelota jamás ingreso, es decir un “gol fantasma, en ese mismo partido anuló un gol legitimo a Junior Izaguirre.

En la final que disputaron los clubes capitalinos sancionó dos penales a favor de Olimpia, uno muy claro, el otro dudoso. Más tarde en ese mismo encuentro le invalidó un gol a Carlos “Chino” Discua, a estas alturas nadie sabe por qué.

En un duelo contra Marathón tras la presión de Héctor Vargas, durante la semana, Rodríguez, permitía que todos los integrantes de la banca verdolaga estuvieran dentro de la cancha presionando a los futbolistas azules.

El último antecedente en este torneo es el partido contra Real de Minas, un duelo en el que los “mineros” repartieron patadas como confites en navidad sin que el silbante pusiera un alto, en ese duelo Rubilio Castillo, salió en ambulancia por una entrada brutal de un zaguero y el juez ni se inmuto, al final terminó expulsando a Denil Maldonado, por una falta dudosa.

Y la gota que acabó con la paciencia de la dirigencia motagüense fue que cuando lo encararon a Rodríguez, no reconoció sus fallas y acusó a los azules de haberle privado de dirigir la final del torneo anterior con sus acusaciones.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras