Connect with us

Más de Honduras

“Muma” Bernárdez, la figura de la copa azul

Por: Geovanni Gómez

@geovannygo

La cuarta final entre “albos” y “azules” fue más clara para el Motagua, esta vez no hubo goles de oro ni penales, sino un triunfo categórico en el juego decisivo 3-1 en el estadio Olímpico de San Pedro Sula, ya que por las dudas del rival sobre jugar en el Nacional deciden trasladar el partido decisivo a la gran ciudad con su público, pero el equipo de Ramón Maradiaga no le importó eso y lo derrotó merecidamente para ganarle otra vez a su eterno rival.

La gran figura de esta gran final fue Víctor Salvador “Muma” Bernárdez, zaguero que anotó dos golazos de tiro libre en cada juego, lo que representó goles morales en favor de los motagüenses

LA IDA EN EL NACIONAL

El domingo 10 de diciembre del 2006 se realizaba el séptimo partido de gran final entre Olimpia y Motagua en el estadio Nacional de Tegucigalpa con la ilusión de que fuera un gran espectáculo y lo fue, ya que los dos equipos salieron rápidamente en busca del triunfo sobre el eterno rival, donde los “albos” se adelantaron con gol de su gran ajusticiador, Wilmer Raynel Neal Velásquez a los 11 minutos, luego de aprovechar un gran pase de Maynor Figueroa.

El triunfo fue apenas celebrado ya que dos minutos después de tiro libre Víctor Bernárdez fusilaba en el marco norte a Donis Escober quien adornó el golazo de los azules.

Ambos equipos y sus entrenadores Flavio Ortega de Olimpia (QDDG) y Ramón Maradiaga de Motagua intentaron ganar el juego, pero al final el empate no disgustó a ambos, aunque dejaba abierta la gran final.

Al estadio esa tarde de diciembre llegaron 32 mil 055 aficionados que dejaron una gran recaudación de 3 millones, 362, 670 lempiras, que pasaron a las arcas del local, el Motagua.

El arbitraje estuvo a cargo de Ricardo Zelaya, quien fue auxiliado por Reinaldo Salinas, Rafael Beltrand y José Sandoval. Zelaya mostró cuatro amarillas, dos a los olimpistas Maynor Figueroa y Luciano Emilio, así como a los motagüenses Pedro Fernández y Milton “Jocón” Reyes.

BATACAZO EN EL OLÍMPICO

La dirigencia de Olimpia buscando ganarle al Motagua su primera final decide llevarse el juego de vuelta al estadio Olímpico de San Pedro Sula, aprovechando el aforo más grande y la cantidad de aficionados norteños afines al club que acapararían la mayoría de las entradas.

No se equivocaron en el aforo y en el masivo apoyo popular, pero no contaban que el rival estaba preparado para ganar ante la adversidad, perdiendo la final merecidamente 1-3, con su público y en su ambiente.

Al igual que el partido de ida en Tegucigalpa, los dos equipos entraron concentrados en ganar al rival desde los primeros minutos, donde Olimpia llevó más peligro a la portería de Ricardo Canales en el inicio del mismo e incluso se puso en ventaja a través de Maynor Figueroa quien cobró tiro libre en el marco sur, la bola le hizo un extraño a Canales y ya los olimpistas celebraban el posible título en el Olímpico, peo la alegría duró apenas 18 minutos ya que otra vez el zaguero Víctor Bernárdez de tiro libre le anotaba a Donis Escober en un remate imposible de contener ya que fue con fortaleza y bien ubicado arriba del meta albo.

Ese gol acalló a los miles de aficionados olimpistas y al propio equipó albo que bajó la guardia, aunque el primer tiempo finalizó empatado 1-1.

Motagua y sobre todo su entrenador sentía que tenían al Olimpia, el cuadro albo dejaba dudas y muchos espacios al atacarlo y en una incursión por la izquierda de Jairo Martínez, éste elevó un centro que de bolea mando a la red el brasileño Josimar Nascimento, sepultando el grito de los albos que fueron mayoría en el juego.

Olimpia lo intentó una y otra vez, pero la zaga liderada por Javier Martínez salía solvente de la misma, hasta que en otro contragolpe en jugada individual y de velocidad de Luis “Guicho” Guzmán puso el tercero definiendo bien ante Escober y dejando claro quién era el mejor de ese partido, al triunfar 3-1 y sumando su cuarta final ganada al hilo ante los “merengues”.

Al estadio Olímpico Metropolitano de Sula llegaron un total de 38 mil 256 aficionados que dejaron en recaudación 4 millones, 528 mil 620 lempiras.

El arbitraje estuvo a cargo del talangeño Mario Moncada, auxiliado por Roberto Girón, Nery Sánchez y Lucinio Rodríguez. Moncada únicamente expulsó al brasileño Pedro Aparecido Santana de Motagua.

El once titular de esa copa de Motagua fue formado por Ricardo Canales, Límber Pérez, Víctor Bernárdez, Javier Martínez, Emilio Izaguirre, Víctor Mena, Pedro Santana, Jorge Claros, Rubén Matamoros (Luis Guzmán), Jairo Martínez y Josimar Nascimento.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras