Connect with us

De Todo Un Poco

Thiago Silva, el renacimiento de “O Monstro”

“O Monstro” ruge de nuevo con el PSG en las grandes citas: el capitán brasileño del equipo parisino, Thiago Silva, encarnación del fiasco de la “remontada” sufrida ante el Barcelona en marzo de 2017, fue el símbolo de la combatividad de su equipo contra el Liverpool (2-1) en Liga de Campeones.

Imperial en el juego aéreo frente al coloso Virgil Van Dijk, intratable en los duelos frente a Roberto Firmino, y mostrando una gran concentración, el brasileño, criticado por su incapacidad a brillar en los partidos con mucho en juego, justificó su apodo de “O Monstro”.

Si hubiera que retener una imagen de su determinación comunicativa, sería el choque de pechos, al estilo NBA, con su compatriota Marquinhos, seguido de un grito de guerra al unísono, cuando impidieron un córner a pocos minutos del final del partido.

“El ambiente fue fantástico. Siempre lo ha sido, pero contra el Liverpool fue particular. Habíamos trabajado para ese partido, ya que si no ganábamos se nos complicaba todo. Por la forma en que jugamos, fue fantástico”, afirmó tras el partido. “Hemos atacado y hemos defendido todos juntos. Estoy muy feliz”, añadió.

– Lágrimas y “remontada” –
“No nos hemos clasificado todavía. Tenemos que ir a jugar a Belgrado contra el Estrella Roja y no será fácil. Liverpool perdió 2-0 allí, habrá que hacer un partido perfecto para clasificarse. Lo más importante, es hacer bien el trabajo”, añadió.

Mucho tiempo considerado como el mejor defensa del mundo, sobre todo cuando llegó al PSG procedente del AC Milan en 2012, el nombre de Thiago Silva (34 años) fue después asociado a “lágrimas” y “remontada”.

Capitán de la Seleçao en el naufragio del Mundial-2014 en casa, sus lágrimas en los lanzamientos de penal contra Chile personificaron los miedos de los jugadores brasileños, antes de caer derrotados por 7-1 en semifinales frente a los futuros campeones del mundo alemanes, un partido en el que Silva estaba suspendido.

Su actuación en Liga de Campeones en la famosa “remontada” del FC Barcelona (derrota por 6-1) en la edición de 2017, cuando el PSG había ganado por 4-0 en la ida, también acentuó esta imagen de defensa frágil en el plano psicológico.

Pero desde el Mundial-2018, “O Monstro” recuperó su plaza de titular en la selección, pese a la eliminación de su equipo en cuartos de final de la cita rusa. Sus lesiones con el Paris Saint Germain y su error contra el Nápoles, en el empate italiano en la jornada precedente (1-1), ensombrecieron su inicio de temporada.

“Es desagradable a veces (…). Se dicen cosas como: ‘Thiago, no está listo, mentalmente es débil, no está con el equipo’. Este partido contra el Liverpool no es una demostración para la gente que habla sino para mí mismo, mi familia, mi hijo que me pidió que ganáramos. Podrá decir en la escuela que su papá ha ganado”, dijo, emocionado.

Es siempre esa emoción a flor de piel, que algunos lo incluyen como una debilidad, donde el jugador brasileño tiene su fuerza. AFP

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco