Connect with us

De Todo Un Poco

Argentina, territorio hostil para la organización de partidos de fútbol

La historia negra del fútbol argentino, que tiene cientos de antecedentes de muertes, incidentes y hechos de violencia que rodean los partidos, sumó un nuevo capítulo tras las agresiones del sábado y la decisión de este martes de que el River-Boca de la Libertadores se juegue fuera del país.

El presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, determinó que el partido de vuelta de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, que en la ida empataron 2-2 en la Bombonera, se dispute fuera de Argentina porque considera que “no están dadas las condiciones” de seguridad tras los incidentes del sábado.

Ese día los hinchas de River Plate arrojaron piedras y botellas al autobús que trasladaba a los jugadores de Boca Juniors rumbo al Monumental e hirieron a varios de ellos.

Luego hubo incidentes y enfrentamientos en las inmediaciones del estadio entre los simpatizantes y la Policía que derivaron en una veintena de detenidos.

Las imágenes de los hechos de violencia sobresaltaron y alertaron principalmente a los extranjeros que pretendían ver una final histórica, pero no generó tanta sorpresa en los argentinos, habituados a que ocurran este tipo de hechos, generalmente en menor medida, en el país austral.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y los directivos de ambos clubes realizaron diversas acciones y campañas de comunicación para intentar evitar los hechos de violencia.

Incluso los entrenadores y jugadores insistieron, en ruedas de prensa, en que era importante que los hinchas comprendieran que ambos partidos se tenían que vivir en paz.

Unas 328 personas fallecieron en Argentina en el contexto de partidos de fútbol, seis de ellos en lo que va del 2018, según datos de la ONG Salvemos al Fútbol.

La mayor catástrofe ocurrió sin dudas el 23 de junio 1968 cuando en el estadio de River Plate murieron 71 personas, todas hinchas de Boca Juniors, y un centenar resultaron heridas tras una avalancha ocurrida por causas desconocidas.

La creciente violencia en el ámbito de este deporte hizo que el Gobierno argentino determinara, en 2013, que los partidos de la primera división se jugaran solo con público local. La prohibición de acceder a los estadios para los hinchas visitantes corría desde 2007 en las otras categorías.

Además, un estudio recientemente publicado por la Revista de Gestión Pública de Chile indica que de 2006 a 2017 hubo 623 incidentes relacionados con el fútbol en Argentina.

Los tres más habituales fueron: 154 peleas entre hinchas del mismo equipo, 121 peleas entre hinchas de distintos equipos y 113 agresiones de hinchas a jugadores.

Lo más similar a lo de este sábado fue lo que pasó el 14 de mayo de 2015, cuando los hinchas de Boca Juniors atacaron dentro del estadio con gas pimienta a los de River Plate en el entretiempo del partido de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores.

En esa ocasión la Conmebol le dio el partido por ganado al Millonario, que en la ida se había impuesto por 1-0.

Boca Juniors, que pretende que lo consagren campeón de esta edición por la agresión sufrida, citó justamente este hecho en su reclamo ante la Conmebol.

Domínguez, presidente de la Conmebol, determinó que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores 2018 se juegue fuera de Argentina porque, a su criterio, el país no puede garantizar la seguridad.

Algo similar ocurrió incluso este mismo mes. El jueves 1 el derbi entre Rosario Central y Newell’s Old Boys, uno de los clásicos más apasionantes del país, se tuvo que jugar fuera de la provincia de Santa Fe y sin público porque no se podía garantizar la seguridad.

Y aunque la Conmebol insiste en efectuar la segunda final fuera de Argentina, el presidente del ‘xeneize’, Daniel Angelici, aseguró que no jugarán en ningún lugar del planeta, porque pretende que descalifiquen a River Plate y consagren campeón a su club.

Si el partido llegara a jugarse, sería la primera vez en la historia del fútbol argentino que River Plate y Boca Juniors definen entre sí un título fuera del país. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco