Connect with us

De Todo Un Poco

Las 58 pequeñas grandes historias de la Copa Libertadores

A cinco días de caer el telón de la edición 58 de la Copa Libertadores reseñamos a continuación otras doce imperdibles historias del torneo que comenzó a disputarse en 1960.

  1. UN DELEITE Y UN PROBLEMA LLAMADO PELÉ

La Libertadores brilló como nunca con un brasileño que tenía una magia que hizo que mucha gente a la que no le gustaba el fútbol lo siguiera por él. ‘O Rei’ Pelé fue campeón en 1962 y 1963 y jugó también en 1965. Marcó 17 dianas en 15 partidos. Siempre con el Santos. Y aunque era admirado, también era muy temido. Sus rivales decían que lo mejor era no tocarlo porque “era bravísimo”, como lo afirmó el delantero del Peñarol José ‘Pepe’ Sasía. “Era el mejor. Pero si reaccionaba era capaz de romperte una pierna. Maradona no fue tan guapo como Pelé. Con Pelé sí había problemas”.

  1. DOS AÑOS SIN COLOMBIANOS

Ni Millonarios, campeón en 1964, ni el Deportivo Cali, titular de 1965, pudieron jugar las Libertadores de 1965 y 1966 porque la Dimayor, rector del fútbol profesional colombiano, mantenía diferencias con la Adefútbol, que tenía la afiliación a la FIFA y a la Conmebol. Por ello, la Dimayor propició la creación de la Fedefútbol en Cúcuta en 1964. Esto profundizó el conflicto con la Adefútbol, cuya sede estaba en Barranquilla. Por lo que la FIFA suspendió al fútbol colombiano de los torneos internacionales.

  1. ¡ESTUDIANTES DE AMÉRICA!

Estudiantes de La Plata, que no estaba entre los grandes de Argentina, llegó a la Libertadores en 1968 y subió a la cima de América y del mundo. Los Pincharratas dejaron en el camino al Racing, último campeón; al bicampeón Independiente y a Palmeiras en tres finales para ganar el trofeo en el estadio Centenario de Montevideo que albergó su primera final del torneo. De la mano de Osvaldo Zubeldía, precursor del entrenamiento diario y el doble turno, que potenció a sus jugadores para un rendimiento máximo y con el inspirado Juan Ramón ‘la Bruja’ Verón, que en 1968 anotó en las tres finales ante el cuadro brasileño. Estudiantes celebró también en 1969 y 1970 para convertirse en el primer tricampeón del torneo y fue finalista en 1971, en donde cayó ante el Nacional uruguayo, en la primera final repetida, pues se enfrentaron en la de 1969.

  1. UNA BRUJA QUE ENCANTA Y JUEGA

Llegó a ser para Estudiantes tanto o más importante que Pelé para el Santos. Juan Ramón ‘la Bruja’ Verón jugaba de ‘wing’ izquierdo y en la Libertadores anotó 13 goles. Zubeldía reconoció tener una debilidad por él debido a su genialidad. Marcó también el tanto de cabeza en Old Trafford ante el Manchester United para darle a su equipo la Copa Intercontinental en 1968. Hasta un coro le sacaron en La Plata: “¡Si ve una bruja montada en una escoba, ese es Verón, Verón, Verón que está de moda!”. Treinta años después, en 2009, su hijo Juan Sebastián, ‘la Brujita’, también fue figura de Estudiantes y campeón de la Libertadores.

  1. ONCE GOLES CONVIRTIERON A UN PORTERO EN MÚSICO

En el grupo 2 de la edición de 1970 en el estadio Centenario se dio la mayor goleada del torneo: Peñarol 11 – Valencia 2. Pero antes el Valencia, subcampeón venezolano, había caído por 1-0 frente al Nacional uruguayo tras la expulsión de su arquero Omar Colmenares. Tres días después, en una noche lluviosa, jugó contra Peñarol. Por el suspendido Colmenares, la portería la tomó el lesionado Darío Castillo, que no tenía sustituto. El ecuatoriano Alberto Spencer anotó el primero a los 30 segundos y volvió a marcar minutos después. Por partida doble también lo hicieron Julio Losada, Nilo Acuña, Ermindo Onega y Pedro Rocha, más uno de Waldemar Cáceres. Por esos 11 goles Darío se fue con sus guantes a otra parte, dejó el fútbol y se dedicó a la música.

  1. LA BATALLA DE LOS 19 EXPULSADOS

Un 17 de marzo de 1971 ocurrió uno de los mayores escándalos de la Copa. La Bombonera fue testigo de la batalla campal protagonizada por Boca Juniors, que quedaba eliminado al empatar 2-2 con Sporting Cristal, tras ir arriba por 0-2. El Xeneize debía ganar para avanzar a las semifinales ante un rival sin opciones. Pero a un minuto del final la cancha se transformó en un cuadrilátero por una falta del boquense Rubén Suñé a Alfredo Quesada. La gresca dejó 19 expulsados: 10 de Sporting y 9 de Boca. Y todos a la Comisaría 24 de Buenos Aires, en la que después compartieron pizzas. La Conmebol declaró a Boca perdedor del encuentro y la Bombonera fue suspendida. Boca no aceptó esta sanción y no se presentó a los dos partidos restantes. A ‘semis’ avanzó sin jugar el Universitario peruano.

  1. EL SACERDOTE ESPAÑOL QUE LE HIZO UN GOL AL CAMPEÓN

“¡Benditos sean los botines del padre Bazurko!”, gritaban en las calles de Guayaquil la noche del 29 de abril de 1971 cuando el sacerdote y futbolista español Juan Manuel Bazurko hizo el milagro en semifinales y metió un derechazo en el minuto 17 con el que el Barcelona derrotó por 0-1 al campeón Estudiantes en La Plata, tras pase al área de Alberto Spencer.

Tan solo 8 partidos jugó con el Barcelona y anotó dos goles. Uno recordado para siempre, ese ante Estudiantes. Después volvió a San Camilo, un pequeño pueblo en Quevedo al que lo había enviado la iglesia católica que le dio una licencia para mudarse a Guayaquil y fichar por el Barcelona, al que llegó vestido con su sotana.

Pese a su obra futbolística, el vasco de 25 años retornó ese mismo año al Liga de Portoviejo, equipo donde fue descubierto, y colgó los botines para retornar a España, dejar el sacerdocio, formar una familia y dedicarse a la docencia.

  1. MASCHIO GANÓ LA COPA CON DOS CLUBES RIVALES

Humberto Maschio puede sacar pecho y decir que es el primero que ganó la Copa Libertadores como futbolista y como entrenador. Destacó en Racing Club como volante ofensivo y con La Academia alcanzó la Libertadores en 1967. Luego se formó como entrenador y, aunque también dirigió a Racing, desde el banquillo fue el artífice de la Libertadores de 1973 que obtuvo Independiente. Genio y figura de los dos clubes de su ciudad natal, Avellaneda.

  1. EDICIÓN REPLETA DE ESTRELLAS

La edición de 1974, que ganó por quinta vez el Independiente, es recordada como una de las que más reunió estrellas en el campo. El campeón tuvo a Daniel Bertoni y Ricardo Bochini, quien vistió solo una camiseta en 20 temporadas, la del Rojo de Avellaneda. Sao Paulo tuvo a Rocha y Chicao. Mario Alberto Kempes, con Rosario Central, se enfrentó con René Houseman, Miguel Brindisi y Carlos Babington, de Huracán. Destacaron Fernando Morena en Peñarol, Willington Ortiz en Millonarios y Héctor Bailetti en Defensor Lima. También la disputaron Luis Cubilla (Nacional), Ever Almeida (Olimpia), Teófilo Campaz (Atlético Nacional) y Dudú (Palmeiras).

  1. EL ‘CHICO’ EN EL QUE DEBUTÓ TABÁREZ

El Montevideo Wanderers se convirtió en el primer equipo ‘chico’ de Uruguay que compitió en la Copa en 1975, pues durante quince ediciones consecutivas lo hicieron Peñarol y Nacional. Y en ese club debutó en el torneo un hombre que ha marcado a los uruguayos y a la Celeste: Oscar Washington Tabárez, ‘el Maestro’, quien jugaba como zaguero. Otro hito del Wanderers estuvo a cargo del arquero argentino Miguel Ángel Ortiz, quien fue el primer portero en patear un penalti en la Libertadores y en hacer un gol. El 5 de abril de 1975 le anotó por esa vía al peruano Unión Huaral en el empate 2-2.

  1. EN MEMORIA A BATATA

Brasil volvió a ser campeón de la Copa Libertadores en 1976 con Cruzeiro, un equipo demoledor en ataque que marcó 46 goles, liderado por Jairzinho, el artillero del Mundial de México’70, y por su capitán Wilson Piazza, otro campeón del mundo. También en el ataque estaba Roberto Batata, quien tras regresar de Perú, donde anotó un gol ante Alianza Lima, perdió la vida en un accidente de tránsito el 14 de mayo. Esto unió más al equipo que le dedicó el título tras vencer por 3-2 a River Plate en el desempate en el estadio Nacional de Chile. Cruzeiro, además, fue el primer equipo que llegó como subcampeón al torneo que conquistó el trofeo.

  1. BOCA GANÓ LA PRIMERA DEFINICIÓN POR PENALTIS

Boca Juniors se impuso en 1977 en la primera definición por penaltis en una final del torneo ante el Cruzeiro. Ambos habían ganado como local por 1-0 y al igualar sin goles en el desempate en el Centenario de Montevideo se llegó a los lanzamientos desde el punto penal en la que celebró su primera Copa el Xeneize, cuando Hugo ‘el Loco’ Gatti atajó el quinto a Vanderlei. Los boquenses fijaron en esa edición la marca histórica de menos tantos en contra al encajar solo tres goles. EFE.

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco