Connect with us

Fútbol Nacional

Platense acaba con sueño de Lobos y se instala en semifinales

 

Lo realizado por Platense en la Copa Presidente no fue casualidad. Una solitaria anotación de Rundell Winchester, bastó para poner de rodillas a la Universidad Pedagógica Nacional y convertirse en el cuarto clasificado a la serie de semifinales donde tendrá como rival al Motagua.

Pese a que el equipo capitalino llegaba como gran favorito para agenciarse el boleto, al parecer fue el armadito equipo “selacio” el que aterrizó con esa mentalidad y al final se retiró con el triunfo 1-0 que ahora les basta para soñar con el título liguero.

El último y único boleto disponible rumbo a las semifinales, se trasladaba a la calurosa ciudad de Choluteca. El escenario, el bonito estadio Emilio Williams de esa localidad, fortín inexpugnable de Lobos, pero única esperanza de vida para un “tiburón” urgido y obligado a la victoria tras su complicado empate 1-1 en el primer compromiso de ida.

Pero el “la fiera naranja” no estaba sola, se refugiaba en el calor de su aguerrida afición, en su mejor posición en la tabla y sobre todo en el resultado conseguido en Puerto Cortés, donde les bastada únicamente el empate para acceder a semifinales y convertirse en el rival de Olimpia, tras conocer dos horas antes, que Real España superaba su llave ante el Marathón.

Así las cosas y con estos antecedentes, la afición de la sultana del sur comenzó a darse cita en la bonita instalación, con colores alusivos a su equipo y por supuesto, con las bulliciosas barras, convirtiendo el escenario en un carnaval futbolístico.

Sin embargo y luego del pitazo inicial, el visitante se encontraría con una fácil presa, porque ni se había acomodado la regular cantidad de aficionados, cuando un contragolpe gestado por Alexander Aguilar, terminaría en las piernas de Rundell Winchester y este tras llegar solo a empujar decretó el 1-0 a los 5 minutos.

Lejos de iniciar una remontada naranja, al parecer fue el armadito Platense que siguió con esa mentalidad, se aprovechó del nerviosismo local y en menos de 13 minutos, pudo irse arriba con dos goleas más, pero Winchester increíblemente falló dos claras, una al 10” y otra al 13”, al enviar sus disparos a centímetros de la portería encomendada a Celio Valladares. Era el peor inicio en todo el campeonato de la UPN.

Transcurrido el 26”, el lobo mejoró, fue arrinconando a su rival y tuvo su mejor oportunidad, con un “puntazo” de Kilmer Peña que resultó muy cerca del meta Zuniga.

A partir de ese momento y hasta el final de los 45”, hubo un solo equipo en la cancha, los dirigidos de Salomón Nazar se apoderaron del partido, tuvo más posesión de balón, sus llegadas fueron interminables, pero sus hombres no se encontraban, la última ocasión fue un “misil”de Cristofher Urmeneta, pero el guardameta porteño estaba atento y alejó una y otra vez el peligro de su portería. Al final de la primera etapa Platense se arrepentía de no haber liquidado en los primeros minutos.

COMPLEMENTO

Tras las duchas los Lobos saltaban a la cancha con la “soga al cuello”, pero confiaban en que la igualada era cuestión de tiempo, es por eso que adelantaron sus líneas y enviaron a la batalla a Arnold Meléndez, la formula les dio resultados, pero el gol no llegaba y el tiempo ya era su peor enemigo.

Completado los 65”, el equipo universitario mantenía maniatados en medio campo a sus rivales, pero los puntas trazaban diagonales sin respuesta y la circulación del balón se encallaba entre la maraña de piernas porteñas que defendía el 1-0 y comenzaba a dejar correr el tiempo.

Pero la fortuna al parecer estaba con la visita, porque al 67” Meléndez daría un aviso con un remate de cabeza y al 69” se confirmaba la teoría, porque un misil de Urmeneta, caprichosamente se estrelló en el vertical izquierdo del meta porteño.

Tres minutos después el delantero Benguche, soltó un “bombazo”, pero el intento solo fue un susto, porque la figura del portero Zúñiga se agrandaba y alejaba las malas intenciones de un desesperado equipo capitalino.

Los últimos minutos fueron de infarto, no apto para cardiacos y aunque el dominio era naranja, Platense no se desgastó por acelerar el juego, al final de cuentas, los obligados a apretar eran los locales y ese gol los metía a la serie de semifinales.

Después y hasta el final, el marcador no se movió más, el gol agónico de Rundell Winchester al 05”, resultó ser el premio gordo en una lotería a la que Platense jugó sin convicción, pero con verdadero orden para convertirse en el cuarto finalista y como inesperado rival del Motagua en la serie de semifinales.

Alineaciones:

Lobos: C. Valladares, D. Gutiérrez, E. Reyes, R. Montoya, H. Castillo, C. Urmeneta, J. Alvarez, I. Osorio, J. Pinto, K. Peña, J. Bengoche

Platense: R. Zúñiga, J. Bolaños, R. Matute, J. Nieto, J. Flores, J. Varga, M. Aguilar, G. Rodas, D. Mendoza, K. Arriaga, R. Winchester

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional