Connect with us

Fútbol Internacional

Muere Francisco ‘Paco’ Molina, legendario goleador en Chile y España

Francisco ‘Paco’ Molina Simón, un legendario futbolista de origen catalán, que se destacó como goleador en varios equipos chilenos y en el Atlético de Madrid, falleció en la madrugada de este miércoles en la ciudad de Antofagasta, donde residía, según informaron sus familiares.

Tras difundirse la noticia de su deceso, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), declaró en su memoria tres días de duelo institucional en homenaje a quien fuera el máximo goleador del Sudamericano (actual Copa América) de 1953, periodo en que las banderas de su sede ondearán a media asta.

Además, dispuso que en todos los partidos a disputarse el próximo fin de semana se guarde un minuto de silencio antes del inicio.

Molina falleció de causas naturales a los 88 años, pero tenía sólo 9 cuando llegó a Chile en el mítico barco Winnipeg, gestionado por el poeta Pablo Neruda para trasladar a su país a más de 2.200 refugiados de la guerra civil española.

Nacido en Suria, un pequeño pueblo de la provincia de Barcelona, Molina había acompañado a su familia en una huida hacia el sur de Francia, como hicieron muchos del bando derrotado en la contienda.

“Empezamos a arrancar a pie, en pleno invierno. Nos hundíamos en la nieve. Los niños caminábamos en una fila, unos metros más allá lo hacían los jóvenes. Había una fila de mujeres, otra de ancianos y otra de hombres. Así evitábamos que los que nos ametrallaban se dieran un festín”, recordó Molina en una entrevista con el diario El Mercurio en 2015.

La familia de Molina se instaló en Valparaíso, donde se inició en el fútbol, primero en el Deportivo Roberto Parra, del cerro Mariposa, del que pasó al Santiago Wanderers, el club profesional más antiguo de Chile, en el que debutó profesionalmente. En 1951 fue fichado por la Universidad Católica.

Internacional chileno entre 1953 y 1959, fue el goleador del Sudamericano disputado en Lima en 1953, con una marca de ocho goles en seis partidos, siendo el tercer chileno en alcanzar esa condición después de David Arellano (1926) y Raúl Toro (1937).

Su actuación en ese torneo despertó el interés del Atlético de Madrid, que lo fichó y en el que permaneció hasta 1957, con una producción de 39 goles en 67 partidos, incluidos los de la liga y de la “Copa del Generalísimo”, como se llamaba entonces la actual Copa del Rey.

Regresó a Chile en 1957, año en que jugó y ganó el título con el Audax Italiano, con 6 goles anotados en 15 partidos; en 1960 pasó a la Unión Española y en 1961 volvió a la Universidad Católica, con la que sumó un nuevo título a su palmarés. Terminó su carrera futbolística con la camiseta del Coquimbo Unido en 1964.

En total, disputó 231 partidos y anotó 112 goles en encuentros oficiales.

Después desarrolló una carrera como técnico que se prolongó hasta 1981, año en que se retiró y se afincó en Antofagasta. Dirigió a los clubes Coquimbo Unido, Deportes La Serena, Unión Española, Colo Colo, Antofagasta, O’Higgins y Everton.

Algunos de los clubes con los que jugó o dirigió, entre ellos Universidad Católica y Audax Italiano publicaron este miércoles sentidas notas de condolencias y saludos a su familia. EFE.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional